La suerte del gabinete pasea por Roma

Menem llega hoy y mañana se reunirá con Scalfaro y Prodi; intercambio comercial y Malvinas, dos temas de la agenda.
Alejandra Rey
(0)
1 de diciembre de 1997  

ROMA.- Aparentemente, la lluvia constante, un poco de spaghetti rociado por buen vino tinto y la tarde del domingo dispersaron ayer tanto los rumores como la avanzada de funcionarios del Gobierno y empresarios que ya se encuentran en esta ciudad.

Fue imposible localizar en sus alberghi al senador Eduardo Bauzá, al canciller Guido Di Tella o a los encargados de prensa de la Presidencia, que tuvieron su día libre. Algunos viajaron a Nápoles a disfrutar de un día lluvioso, ma non tropo, y de buen fútbol.

De todos modos, nadie se olvidó de la situación del gabinete presidencial y de los posibles cambios ministeriales:se comentaba, por caso, que hace más de un mes, cuando el embajador en Italia, Antonio Erman González, estuvo en la Argentina, fue "tanteado" por Bauzá, que le habló de su posible vuelta al país para ocupar la Jefatura de Gabinete.

Ese es uno de los cargos que quedaría "vacante" si realmente el presidente Carlos Menem decidiera aquí hacer modificaciones en su elenco de colaboradores.

Fuentes argentinas en estas tierras (que no viajaron a Nápoles) confiaron a La Nación : "Si los cambios se hacen, el Presidente ya los tiene pensados. Es probable que los defina acá, en Roma, pero no creo que haya anuncio oficial hasta que vuelva, excepto que el ministro de Trabajo, Armando Caro Figueroa (que no asistió a la última reunión del gabinete nacional), efectivamente presente su renuncia, la cual sería aceptada a la vuelta".

Pero el nombre del actual embajador en Roma no sólo es mencionado como probable sucesor de Jorge Rodríguez, sino para un par de ministerios y hasta para la Secretaría General de la Presidencia, que hoy conduce Alberto Kohan y que, como se apuntó en la edición de ayer, esta vez no fue de la partida en el viaje presidencial.

Las versiones sobre cambios en el gabinete circulan desde no hace poco (principalmente luego del desalentador resultado electoral del 26 de octubre) y apuntan a que, de haber novedades, sería de aquí a diez días. En rigor, eso sólo lo tiene en claro el jefe del Estado, que, como siempre, tiene la última palabra.

Por eso, y por las dudas, González no habla del tema, y prefiere hacer hincapié en su labor como embajador en Italia. Cuenta, con orgullo, que durante su estada en ese país "Menem sentará las bases para un relanzamiento del tratado de Relación Asociativa Particular" que rige desde hace diez años, más conocido como Rapia.

Esta vez, apunta el diplomático cirujano, "va a ser muy distinto, porque cuando Alfonsín lo firmó, en 1987, había fluido dinero de Italia a nuestro país, pero ahora, y a partir de que nuestro ingreso per cápita mejoró, el intercambio es distinto y estamos en condiciones de asistir a las Pyme que se radiquen allá o que ya lo hayan hecho".

Tratado polémico

Como ejemplo, González explica que "muy pronto" se dejará de pagar la doble imposición a los impuestos a la renta y al patrimonio, de modo que las empresas lo hagan en un solo país y no en ambos, como hasta el momento.

Lo que González se cuida bien de contar, por razones obvias, es que este tratado, el Rapia, le costó al Estado argentino más de un escándalo y fue la vía de salida rápida del Gobierno del ex ministro del Interior José Luis Manzano, de algunos problemas judiciales de Alieto Guadagni y del alejamiento de Claudio Moreno, entonces embajador italiano en Buenos Aires.

Mientras la tarde de ayer caía lánguida y lluviosa sobre Piazza Navona, lugar que algunos funcionarios eligieron para pasear, González ajustaba la agenda presidencial. Para comenzar, se habría incluido entre los temas por tratar en el nivel de cancilleres el de las Malvinas.

González y Di Tella habrían preferido que el asunto se incluyera como algo natural en las agendas de los dos interlocutores (el canciller argentino no podrá encontrarse con su par, ausente con aviso, y lo hará con la parlamentaria Toia, que reemplaza al diplomático), pero se espera que haya un pronunciamiento, al menos tímido, con palabras que apunten a la cuestión por parte de los italianos.

Ayer, Di Tella y González mantuvieron una reunión en esta ciudad con el embajador argentino en el Reino Unido, en la que habrían llegado a la conclusión de que hablar del tema Malvinas "es muy importante".

En sus encuentros con el presidente italiano, Luigi Scalfaro, y con el jefe de gobierno, Romano Prodi, Menem agradecerá la sanción en el Parlamento italiano del tratado marco de relación entre la Unión Europea y el Mercosur, que Italia, a diferencia de otros países también firmantes, ya aprobó.

Puntos en común

Durante la gira, que comenzará hoy cuando llegue Menem, pero que se hará oficial mañana cuando se encuentre con las autoridades locales, el Presidente hablará de la posición argentina respecto de la banca en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (tema que comparte con Italia) y del nombramiento del país como socio extra-NATO. Finalmente, y desde Bologna, Menem viajará a Turín a visitar la planta de la empresa Fiat; desde allí partirá hacia Buenos Aires.

En su lugar, el canciller Di Tella ofrecerá una conferencia de prensa en la que informará sobre lo conversado con Prodi.

Interés de empresarios

ROMA (De una enviada especial).- Además de funcionarios, una comitiva de alrededor de 40 empresarios acompaña al presidente Carlos Menem en su visita oficial a Italia.

Entre los hombres de negocios que viajan con Menem están Vincenzo Barello (Fiat Argentina), Carlos Bulgheroni (Bridas), Gerardo Cartellone (Cartellone Construcciones), Antonio Estrany y Gendre (Bridas), Eduardo Eurnekian (Multimedios América), Julio Macchi (Bolsa de Comercio de Buenos Aires), Juan Carlos Masjoan (Autopistas del Sol), Agostino Rocca (Siderar), Luis Zanon (Cerámicas Zanon) y Jaime Campos (Fundación Invertir).

El intercambio comercial entre la Argentina e Italia se triplicó en los últimos años. Hoy, Italia es el primer socio comercial de la Argentina en Europa y ocupa el quinto lugar entre los destinos de las exportaciones argentinas , luego de Brasil, Estados Unidos, Holanda y España.

Además, son varias las empresas italianas que intervinieron en las privatizaciones argentinas. Entre ellas están Italgas, Camuzzi, Gasometri, Stet y Alenia.

Los intereses de los inversores italianos muestran diferentes tendencias, desde las de carácter industrial con miras al acceso a los mercados regionales, hasta los emprendimientos individuales que se focalizan en inmuebles urbanos, como campos, hotelería y comercios .

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?