Suscriptor digital

Nuevo homenaje a las víctimas del terrorismo

Mil personas asistieron a una misa; no hubo incidentes
(0)
4 de julio de 2006  

Con un llamado a la concordia "sin revanchismos ni resentimientos", más de mil personas asistieron anoche a una misa en homenaje a las víctimas del atentado contra el comedor de la Superintendencia de Seguridad de la Policía Federal, ocurrido el 2 de julio de 1976.

El acto fue convocado por la Asociación de Víctimas del Terrorismo de Argentina (AVTA), una organización que busca recordar a los "muertos y heridos olvidados por la historia oficial desde el advenimiento de la democracia", según se define a sí misma en uno de los volantes repartidos ayer en las puertas de la iglesia Nuestra Señora del Socorro.

La elegante parroquia ubicada en Juncal y Suipacha fue el escenario elegido por AVTA para realizar el homenaje en el 30° aniversario del atentado, atribuido a la agrupación guerrillera Montoneros, que costó la vida de 24 personas y causó heridas de diversa magnitud a más de 70.

Entre los organizadores se encontraban Arturo Larrabure (hijo del coronel Argentino del Valle Larrabure, secuestrado el 10 de agosto de 1974 y asesinado 372 días más tarde por el Ejército Revolucionario del Pueblo) y José María Sacheri (hijo del profesor de Filosofía de la UBA Carlos Alberto Sacheri, asesinado el 22 de diciembre de 1974 en San Isidro). Entre el público asistente había varios militares retirados, además de Cecilia Pando (esposa del ex mayor Pedro Mercado) y el periodista Bernardo Neustadt.

"Venimos a recordar a las víctimas del terrorismo, porque hay que contar la memoria completa. El Gobierno cuenta la memoria parcializada", dijo Pando en el atrio de la iglesia.

Sacheri destacó que "no se quiso hacer un acto político", pero enseguida señaló: "No puede ser que el Gobierno meta preso a un coronel por haber homenajeado a su padre", en referencia al coronel Andrés Guillermo Fernández Cendoya, que participó de un homenaje al general pos mórtem Andrés Fernández Cendoya, realizado hace dos semanas en el Círculo Militar.

La misa fue oficiada por el padre Néstor Angel Fernández, un párroco de San Miguel, y asistieron familiares de cuatro de las víctimas del ataque de 1976 contra el comedor policial. Entre las intenciones que se leyeron, además de las que se referían a los muertos en el atentado, hubo una que pedía por "la concordia del pueblo argentino, sin revanchismos ni resentimientos".

Si bien no hubo otros comentarios de tinte político, al comienzo de la misa se pidió a la prensa que no tomase fotografías ni grabaciones.

Esta actividad se inscribe en una serie de actos realizados por sectores que reivindican la acción de las Fuerzas Armadas durante la dictadura, que comenzó con una concentración de unas 3000 personas en la plaza San Martín, el 24 de mayo pasado. Luego fue el acto del Círculo Militar. "Va a haber nuevos homenajes", confirmó Sacheri. Por lo pronto, ya se está organizando uno para el 5 de octubre, en recordación del ataque al Regimiento de Infantería de Monte 29 en 1974.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?