Suscriptor digital

Víctor Hugo dijo que levantaron "Desayuno" por su "criterio libre"

En la emisora desestimaron esa versión
(0)
11 de julio de 2006  

En el primer día sin "Desayuno" en la pantalla de Canal 7, su conductor, Víctor Hugo Morales, adjudicó la decisión del levantamiento del programa a la intención de la nueva dirección del canal de "tener la parte editorial en un puño". "Lo que ocurre con «Desayuno» es una molestia y por eso quitan el programa. Era un espacio independiente y de criterio libre", dijo ayer el periodista a las radios Continental y La Red desde Alemania, antes de tomar el avión que lo traerá de regreso al país hoy por la mañana.

En tanto, las autoridades de Canal 7 y el productor del ciclo, Eduardo Metzger, intercambiaron acusaciones para explicar el levantamiento del programa, que llevaba seis años en el aire de la emisora estatal.

"Es claro que el Gobierno tiene una especie de tara con todo lo que sea libertad de prensa", abundó, por su parte, Morales. "Me quedo con la sensación de que no soy útil para los planes de la dirección del canal, lo cual a lo mejor es un elogio para mí", dijo, según consignó la agencia DyN.

En tanto, la nueva conducción de Canal 7 -que encabeza la periodista Rosario Lufrano desde fines de mayo pasado- dejó a Víctor Hugo fuera del conflicto, e incluso reiteró su intención de mantener al periodista en la programación. "Es indudable que no me ofrecieron la continuidad periodística de «Desayuno»", dijo Víctor Hugo.

"Analizamos toda la programación desde que llegamos. Nos parecía que el programa estaba gastado, que no tenía fuerza y que era un noticiero, y nosotros ya tenemos uno. Además, Metzger tenía algunas irregularidades en la facturación. Estábamos negociando con él la salida del programa, y le propusimos que siguiera un tiempo más, siempre y cuando no se difundiera esto", dijo a LA NACION Néstor Piccone, coordinador de Contenidos.

Según afirmó, la decisión de adelantar el levantamiento del programa se tomó el miércoles pasado, cuando Metzger dio a conocer el conflicto públicamente. "No queremos un debate de si se levanta o no un programa en la pantalla", dijo Piccone.

Metzger, por su parte, adjudicó la decisión a una estrategia de la nueva gestión de "manejar la línea editorial". "Pasamos cuatro gobiernos distintos, así que no podemos ser pro ni contra de nada", dijo a LA NACION. "Me habían comunicado la decisión hace diez días, pero habíamos hablado de seguir incluso hasta fines de agosto. Me sorprendió la forma en que lo hicieron, argumentando incumplimientos del contrato. Seguramente tenían miedo de que usáramos la pantalla para difundir esto, pero yo nunca lo hubiera hecho", dijo Metzger.

Desde el canal, hicieron diferencias. "Respetamos a Víctor Hugo y nos interesa tenerlo en el canal, siempre y cuando no nos ponga del lado del enemigo", admitió Piccone. "Pero Metzger como empresario deja mucho que desear". De todos modos, Piccone aclaró que "muchos programas no van a salir más o van a cambiar su frecuencia de salida al aire. Vinimos a reordenar el canal en toda la línea", señaló.

Metzger aclaró que no ha recibido ofertas de ningún canal para llevar "Desayuno", que inició sus salidas al aire en 1987, en Canal 13. "Cumplimos con lo que debe ser un canal público. «Desayuno» era un servicio para el interior y una ventana para el país", afirmó. El programa empleaba a unas 30 personas y tenía un rating promedio de 1 punto, aunque había llegado a ganar su franja horaria con entre 3 y 5 puntos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?