Suscriptor digital

La TV, cada vez más global

Las versiones mexicanas de "Montecristo" y "Amor mío" se estrenaron el lunes
Carlos Sanzol
(0)
19 de agosto de 2006  

Un galán ruso, en su idioma, graba una escena para la telenovela "Tango del último amor", que se produce y realiza para ese país, en los estudios Ronda, que Telefé tiene en Martínez. Un actor argentino interpreta el rol de Santiago Díaz Herrera, que aquí encarna Pablo Echarri en la versión mexicana de "Montecristo", que se estrenó en TV Azteca, el lunes pasado.

Escenas como esta muestran la nueva dirección que ha tomado el negocio de la televisión nacional. Ese es el rumbo que sigue Telefé, el canal que apuesta a generar contenidos propios, vender formatos de los ciclos locales para que cada país comprador los adapte a su realidad, comercializar programas grabados y prestar servicios de producción, de estudios y de técnica para que naciones extranjeras produzcan sus ficciones aquí.

Anteayer, Telefé Internacional, la división de ese canal que se encarga de la venta al exterior de productos televisivos propios y de terceros, organizó un recorrido por sus estudios, Ronda y Teleinde, en Martínez. Este evento, del que participó LA NACION, junto a otros medios, se realizó seis días antes del lanzamiento de otra de las compañías de distribución de contenidos argentinos al exterior, Dori Media Distribution, que competirá con Telefé.

En esa reunión, la palabra más repetida fue: "Montecristo". Sobre todo, cuando Claudio Villarruel, el director artístico de Telefé, había llegado, junto con Bernarda Llorente, la subdirectora de esa área, de México, por el estreno de la versión azteca de la ficción, que protagoniza el actor argentino Diego Olivera.

"Estamos orgullosos de que dos productos que nacieron en la Argentina debutaron el lunes, en prime time, en dos canales mexicanos", dice Villarruel para referirse no sólo a "Montecristo", sino también a la versión azteca de la sitcom "Amor mío", que el año pasado protagonizaron Romina Yan y Damián De Santo y que ahora se graba con actores mexicanos, en los estudios Pampa, otra de las propiedades de Telefé, en Martínez. El formato de esa sitcom, también se vendió a Rusia.

"Exportamos 40.000 horas de televisión argentina", explica Alejandro Parra, el director de Negocios Internacionales de Telefé. De ese total, el 30 por ciento corresponde a la venta de programas grabados y ya emitidos aquí, que en la jerga televisiva se conocen como latas; el 40 por ciento a los formatos y el 30 por ciento a señales, es decir la emisión de contenidos propios por canales como Fox, Disney Channel, Nickelodeon y Boomerang, entre otros. Además, desde 1998, la emisora tiene la señal de TV paga, Telefé Internacional, dirigida al mercado hispano de los Estados Unidos.

Traición a la mexicana

Villarruel llegó a la reunión con la prensa, con un diario mexicano en su maletín. Hacía pocas horas que había regresado de ese país. "Es increíble", fue lo primero que dijo, con una sonrisa en la cara, sobre el estreno de "Montecristo". Para justificar esa expresión muestra el diario. "Una obra maestra", se lee en el título de la crítica. "«Montecristo», la nueva telenovela nocturna de Azteca 13, es una obra maestra, la mejor producción dramatizada que se ha hecho en la televisora del Ajusco, uno de los melodramas seriados más importantes de los últimos años, un proyecto que necesariamente pasará a la historia de la televisión mexicana", firmó uno de los críticos más respetados de ese país, Alvaro Cueva. En términos de rating, el estreno rondó los 14 puntos. "Nuestras tiras arrancan así", dijo Villarruel con la esperanza de que esta ficción alcance el éxito que tuvo la versión mexicana de "Amor en custodia", que en la Argentina, el año pasado, protagonizaron Soledad Silveyra y Osvaldo Laport.

"Hemos cambiado la manera en que se graban las telenovelas en México", contó Villarruel. Y eso se pudo ver en el primer capítulo de la ficción. Allí no hay actores y actrices hipermaquillados ni tampoco existen cámaras estáticas que se acercan por zoom para hacer los primeros planos del rostro iracundo de la mala en cuestión. Si no fuera por el acento mexicano con el que tuvo que lidiar Diego Olivera, parecería que lo que se ve es una novela argentina.

Para lograr esos cambios en la manera de producir telenovelas en México, Telefé envió a TV Azteca al director argentino Marcelo Ripari, quien está a cargo de la realización integral de la telenovela, al productor ejecutivo de "Montecristo" y a un editor. Pero también hay una asesoría sobre la línea de vestuario, maquillaje y la musicalización que debe seguir la tira.

Los autores Marcelo Camaño y Adriana Lorenzón también viajaron a México para asesorar sobre los guiones y sobre la mejor forma de adaptar la historia que, en ese país, no se centra en la expropiación de los niños durante la dictadura militar argentina por razones obvias, sino sobre el tráfico de bebes, un tema más universal que puede ser aceptado en todos los países, como va a ocurrir en Chile y en Portugal, donde ya se están preparando sendas versiones. En el país trasandino, la tira estará protagonizada por Gonzalo Valenzuela, que aquí actúa en "El tiempo no para".

El día del estreno de "Montecristo", a las 21, en México, también debutó "Amor mío", por El Canal de las Estrellas, a las 20. Esta tira se graba con actores mexicanos en un estudio de Martínez y alcanzó los 22,5 puntos de rating.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?