España sale a buscar el voto de los residentes latinoamericanos

Los inmigrantes legales votarían en 2007
(0)
20 de agosto de 2006  

MADRID.- De cara a las elecciones municipales de mayo de 2007, la derecha y la izquierda están de acuerdo en España por primera vez en un asunto relativo a los inmigrantes: que los extranjeros no europeos, estimados en dos millones de personas, puedan votar y ser elegidos.

En pleno receso legislativo de verano, el gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y la coalición Izquierda Unida-Verdes (ICV, comunistas-ecologistas), presentaron en el Congreso una propuesta no de ley -no obligatoria- que insta al gobierno a que todos los inmigrantes residentes legales en España puedan votar y ser votados en las elecciones municipales. "Los reconocemos como trabajadores, pero no como ciudadanos", enfatizó el diputado de ICV Joan Herrera, al señalar que la iniciativa permitirá que "dos millones de personas no sólo paguen impuestos y trabajen, sino que puedan votar y ser votados".

Más de 2,7 millones de extranjeros, de los cuales más del 36% son latinoamericanos, viven legalmente en España, donde otro millón de extranjeros está en situación irregular, según diversas fuentes. Para que los extranjeros no europeos legales puedan ejercer ese derecho cívico, es necesario que España "proceda a la negociación y firma de acuerdos o convenios con los países con mayor número de nacionales residentes legales en España y especialmente con aquellos con los que tiene relaciones históricas, políticas y culturales más estrechas", dice la propuesta.

España tiene convenios que deben ser ratificados con Chile, la Argentina, Uruguay, Venezuela y Colombia, países de los cuales por lo menos medio millón de emigrados viven en España. El texto impulsado aconseja revisar -"suprimir", según ICV- un artículo de la Constitución española que prevé "criterios de reciprocidad" para que los residentes voten en el lugar en que viven.

La política migratoria ha sido permanente motivo de disputa entre la derecha y la izquierda en España, pero el deseo electoralista acercó posiciones sobre el voto inmigrante, medida que respalda más del 60% de los españoles, según una encuesta estatal. El Partido Popular (PP, opositor, de derecha), crítico feroz de la regularización excepcional que en 2005 implementó el gobierno socialista, respaldó la iniciativa y recordó que hace seis meses presentó una propuesta similar. "Lo podrían haber hecho hace tiempo, porque les habíamos dicho que lo apoyábamos", dijo el secretario general del PP, Angel Acebes.

Consciente del respaldo electoral que podría obtener entre los inmigrantes latinoamericanos, la jefa del gobierno regional de Madrid, la conservadora Esperanza Aguirre, realizó visitas a Ecuador y Colombia, países con mayor presencia emigrante en España.

Casi un millón de extranjeros viven en la Comunidad de Madrid, donde cubren una tasa de empleo regional del 66 por ciento. De donde llegaron opiniones divergentes es de Cataluña, donde el voto inmigrante supondría más de medio millón de electores suplementarios. "El problema de la inmigración no es el derecho de voto, sino que nos siguen entrando más inmigrantes de los que nos deberían entrar", dijo el secretario general de Convergencia i Unió (CiU), Josep Antoni Duran i Lleida.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?