Lanzó el Gobierno un plan de impulso a la energía nuclear

Invertirá $ 1800 millones para terminar la central Atucha II, que estaría operativa en 2010
Diego Cabot
(0)
24 de agosto de 2006  

Como acostumbra el Gobierno cada vez que comunica un plan de obras, el presidente Néstor Kirchner y gran parte del Gabinete se reunieron ayer en el Salón Sur de la Casa Rosada para presentar, ahora formalmente, un ambicioso plan de energía nuclear. El anuncio de reactivación de la actividad atómica en la Argentina descansa en cuatro pilares: la terminación de la central Atucha II, los inicios de un estudio de prefactibilidad para la construcción de la cuarta generadora nuclear, la extensión de la vida útil de la central de Embalse y la reanudación de la producción de uranio enriquecido.

"Los ejes de esta reactivación se basan en dos cuestiones técnicas primordiales: la generación masiva de energía nucleoeléctrica y la aplicación de la energía nuclear en la salud pública y en la industria", explicó el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, encargado de presentar el plan, y subrayó en varios pasajes de su discurso que se retomaría la actividad atómica "con fines pacíficos".

El ministro no ocultó que la generación de energía está en el centro mismo del régimen anunciado ayer. Ahora el gobierno de Néstor Kirchner se propone relanzar el desarrollo nuclear en busca de fuentes alternativas de energía para enfrentar la escasez que padece el país en la materia.

"Nucleoeléctrica Argentina está ahora facultada para finalizar las obras y realizar la puesta en marcha de Atucha II. Planeamos lograr este objetivo en el segundo semestre del año 2010, donde podremos contar con 750 MW adicionales de potencia y energía asociada, con una inversión estimada en 1850 millones de pesos", dijo De Vido.

Atucha II -la tercera central nuclear, que se sumaría a las ya existentes Atucha I y Embalse- actualmente está construida en un 80 por ciento y está ubicada a 120 kilómetros de la Capital Federal, en la ciudad bonaerense de Lima, contigua a Atucha I. "Esta central de gran magnitud, iniciada hace ya 26 años y que tan útil sería hoy al sistema eléctrico de la República, aún permanece inconclusa. Para resolver esta situación el gobierno del presidente Néstor Kirchner ha tomado la decisión de terminarla lo antes posible", concluyó el ministro, que estimó que el proyecto generaría 4000 puestos de trabajo.

Lo escuchaban varios industriales que esperan ávidos la construcción de alguna generadora que alivie las restricciones energéticas que tienen en sus empresas, especialmente en épocas en que el consumo domiciliario presiona sobre la demanda eléctrica.

Dentro del paquete de medidas, y sin dar mayores precisiones, el Gobierno también anunció que "ya está en marcha un estudio de prefactibilidad para la construcción de una cuarta central nuclear". De Vido resaltó que la institución canadiense Atomic Energy Of Canada Limited (AECL) trabajará con el gobierno argentino en el desarrollo, diseño, construcción, puesta en servicio y operación para la terminación de Atucha II.

El Gobierno también avanzará en la puesta en marcha de un estudio para extender la vida útil de la central Embalse, que en 2011 dejaría de estar operativa.

En el sector especulaban que el apuro en la terminación de Atucha II obedecía a la salida de operación de la central cordobesa. Sin embargo, fuentes de la Secretaría de Energía dijeron que éste no era el motivo. "En esa época [por 2011] contaremos con inversiones fuertes en el sector. Además, Atucha II y Embalse están en otro corredor, por eso una no reemplaza a la otra", sostuvo un funcionario del área.

Sobre el tema, el presidente de Nucleoeléctrica Argentina -una sociedad anónima de propiedad del Estado que es la encargada de vender la energía nuclear en el mercado eléctrico mayorista y que será encargada de la terminación de Atucha II-, Eduardo Messi, dijo que "estaba programado que una entrara en servicio cuando la otra dejara de operar". Finalmente, De Vido anunció que "la Argentina retomará la producción de uranio enriquecido, una medida que seguramente no pasará desapercibida, ya que es una sustancia que se utiliza para fabricar explosivos de alto poder de destrucción. "Resulta indispensable que la Argentina restablezca sus capacidades en ciertas áreas tecnológicas tales como la del enriquecimiento de uranio. A tal fin, se ha decidido reanudar las actividades de enriquecimiento en el complejo tecnológico Pilcaniyeu [ubicado en San Juan], consolidando la tecnología originalmente usada en los años 80 y evaluando la posibilidad de aplicar nuevas tecnologías innovativas", agregó el ministro. El uranio también se utiliza para la producción de elementos de uso hospitalario, como radioisótopos.

Además de Kirchner y De Vido, estuvieron presentes los ministros de Defensa, Nilda Garré; de Justicia, Alberto Iribarne; del Interior, Aníbal Fernández; el senador José Pampuro y el gobernador bonaerense, Felipe Solá. Por los empresarios estuvieron los presidentes de la Unión Industrial Argentina, Héctor Méndez, y de la Cámara de la Construcción, Carlos Wagner, entre otros.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios