Alvarez, en el recinto pero con perfil bajo

Llegó a la Justicia la difusión de su legajo
Laura Capriata
(0)
14 de septiembre de 2006  

Tres días después de que se conociera que el diputado Juan José Alvarez integró la SIDE durante la última dictadura, el tema llegó a la Justicia.

La jueza federal María Servini de Cubría pidió ayer al fiscal Miguel Angel Osorio que dictaminara si correspondía abrir una investigación para saber si cometió un delito al difundir esa información.

El expediente se inició por una denuncia del fiscal federal Carlos Stornelli, en busca de conocer quién había entregado los datos al diario Página 12, que el último domingo publicó la noticia. Los posibles delitos por investigar, según dijeron a LA NACION fuentes de la causa, son incumplimiento de deberes de funcionario público y violación de secretos, ambos con una pena máxima de dos años de prisión.

Si el fiscal decide abrir la investigación, podría solicitar que declare como testigo Victoria Ginzberg, la periodista que escribió la nota.

Mientras el tema ingresaba en los tribunales, en el Congreso la noticia volvió a dominar los pasillos de la Cámara baja, aunque en el recinto hubo un notorio silencio al respecto.

Alvarez tuvo un fugaz paso por la sesión, donde se aprobaron distintos proyectos económicos.

Al principio del debate apareció por una puerta lateral y fue hasta su banca, saludó a sus compañeros de bloque y a algunos de la oposición que se acercaron a darle la mano como si se tratara del deudo de un difunto, y a los cinco minutos salió por donde había entrado, sin hacer declaraciones.

Sugestivo silencio

Según confiaron a LA NACION fuentes oficialistas, si Alvarez intentaba explicar en el recinto su paso por la SIDE (como analizó en un principio) o reclamaba por la difusión pública de datos secretos, el diputado kirchnerista Remo Carlotto (FV-Buenos Aires) pensaba responderle con un enérgico pedido de investigación sobre el tema que ya tenía preparado.

La ausencia de Alvarez (que para algunos respondió a las intenciones de Carlotto) garantizó la paz en la sesión y mantuvo en silencio a unos y otros.

En lugar del Alvarez, el titular de su bloque, Jorge Sarghini (Justicialismo Nacional-Buenos Aires) salió en su defensa, negó que la noticia interfiriera en el armado lavagnista y volvió a cargar contra el Gobierno.

"Las explicaciones de Alvarez son las nuestras", dijo en apoyo de su compañero, y agregó: "Se violó la ley de inteligencia con fines políticos".

También confirmó el éxodo del bloque de los cinco diputados que ayer adelantó LA NACION (de lo que se informa por separado).

"Entendieron que se habían terminado las razones para seguir trabajando juntos, pero no mencionaron a Alvarez", fue la escueta explicación de Sarghini, que sugirió que "se van a sumar otros" a su bancada, pero sin dar nombres.

Ante la consulta de LA NACION, pidió que se analizara quiénes se benefician para encontrar responsables.

Lista de nombres

Menos diplomático, el diputado santacruceño Juan Acuña Kunz (UCR) enumeró los funcionarios del entorno presidencial que, según él, se desempeñaron en la función pública provincial durante la dictadura.

"Alicia Kirchner [actual ministra de Desarrollo Social] era subsecretaria de Asuntos Sociales en Santa Cruz; Dante Dovena [diputado muy cercano al Presidente] era funcionario de Desarrollo Urbano provincial, y la actual presidenta del Banco Nación [Gabriela Ciganotto] era secretaria de Hacienda de Caleta Olivia", señaló el diputado radical que enfrenta a Kirchner en su provincia.

"Para patear la pelota para adelante hay que estar muy seguro de tu propio arco", ironizó Acuña Kunz.

En la bancada de Alvarez no fueron tan específicos, pero dejaron trascender que tenían en su poder una veintena de nombres de funcionarios clave del Gobierno para agregar a la lista. "Hay uno al que lo salvó [Albano] Harguindeguy", dijo, misteriosa, una fuente del bloque.

También la senadora Hilda González de Duhalde (que encabezó la lista que integró Alvarez) apuntó al oficialismo. "La política se ha convertido definitivamente en un chiquero", dijo Duhalde en declaraciones radiales. Y aunque se mostró sorprendida por los antecedentes del diputado en la SIDE, lo justificó. "He tratado de pensar en esa etapa de la vida de cualquier persona de 25 años que forma una familia, que tiene que conseguir un trabajo", consideró.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?