Suscriptor digital

Boqueteros: esperanza para los damnificados

A un año del robo que conmovió a la ciudad, hay 40 millones de pesos para pagar a las víctimas del robo.
(0)
5 de enero de 1998  

Exito y frustración son las dos palabras que sintetizan la investigación del saqueo de 164 cajas de seguridad cometidas hace un año en la sucursal Recoleta del Banco Crédito Argentino y la batalla judicial de los damnificados para recuperar el dinero que les fue robado.

Exito porque la investigación en manos del juez Adolfo Calvete permitió detener a cuatro sospechosos, Jorge Pomponi, Norberto García, Antonio Mandaradoni y René Riviére, los dos primeros ex agentes de los Servicios de Inteligencia del Estado, acusados de planificar y ejecutar el ingenioso robo de dinero y joyas por unos 12 millones de dólares.

La investigación, casi casera del juez y la Policía Federal, permitió rastrear y cruzar llamadas telefónicas sin ningún sistema Excalibur de por medio. Ayudados por listados de comunicaciones y lápices de colores, los pesquisas lograron trazar una red de cruce de comunicaciones que vinculó a los sospechosos y llevó a la policía tras sus pasos.

Así se lograron recuperar 500.000 dólares en dinero y algunas joyas, muchas de ellas con inscripciones de sus dueño. Su robo, descubierto el 6 de enero último, se realizó mediante un túnel de 70 metros que corría bajo la esquina de Callao y Las Heras.

La investigación está en su mejor momento. El juez liberó por falta de pruebas al ex campeón de off shore José María Clusellas, acusado de ser el financista de la operación.

No obstante, sigue bajo investigación, al igual que otras personas, que figuran en los misteriosos cruces de comunicaciones.

Tan entusiasmado está el juez que postergó su licencia de verano para quedarse al frente de su despacho ante novedades que puedan surgir durante la feria judicial.

Los clientes del banco despojados, muchos de ellos hombres de la farándula, destacados políticos y hasta encumbrados juristas todavía no cobraron un centavo del banco en concepto de indemnización.

El Banco de Crédito Argentino fue absorbido por el fusionado BBV-Banco Francés destinatario ahora del medio centenar de juicios por 20 millones de dólares que iniciaron algunos de los damnificados.

"Las casi 60 mediaciones y negociaciones entre los demandantes y el banco fracasaron", afirmó Nydia Zingman de Domínguez, la abogada que representa a 42 de las víctimas.

El banco argumentó que el robo se trató de un hecho extraordinario, imprevisible e inevitable y que por eso no es responsable y, por lo tanto, no debe indemnizar a las víctimas.

Pero los clientes dicen que desde 1993 se robaron 45 cajas de seguridad mediante boquetes, con lo que esta metodología ya estaba difundida.

Hasta aportaron como prueba un libro escrito en 1974 por AlbertoSigari, que cuenta como saqueó, boquete mediante, un banco en Suiza.

Aún así, los clientes están esperanzados. Saben que el nuevo BBV-Franco Francés destinó 40 millones de pesos para pagar eventuales juicios, y creen que se llegará a una conciliación, aunque les lleve un año y medio más de lucha ante los estrados judiciales.

Por expertos

El túnel, de casi 50 metros de longitud que partía de Callao 1519, fue calificado por expertos en el tema como una "obra de ingeniería".

Nadie descalificó que los boqueteros hayan manejado planos subterráneos de la ciudad, para sortear con éxito redes cloacales, de electricidad y de telefonía de la zona, y hayan tenido conocimientos especiales.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?