Masivo reclamo por el testigo López

Los organizadores, en su mayoría alineados con el oficialismo, llenaron la Plaza de Mayo y pidieron "memoria y castigo"
Jaime Rosemberg
(0)
7 de octubre de 2006  

En un multitudinario acto, hegemonizado desde el primer minuto por el kirchnerismo, organizaciones de derechos humanos, dirigentes políticos, grupos piqueteros y reconocidos artistas marcharon ayer hacia la Plaza de Mayo para reclamar la aparición con vida de Jorge Julio López, el testigo del juicio contra el ex comisario Miguel Etchecolatz que desapareció hace 19 días.

La marcha arrancó en la intersección de 9 de Julio y Avenida de Mayo y terminó en la plaza. Fue la tercera y más concurrida manifestación en reclamo de la aparición con vida de López.

A diferencia de las anteriores demostraciones, encabezadas por allegados a López y organizaciones de izquierda, esta vez el Gobierno tomó todos los recaudos para protagonizar la marcha previa al breve acto, efectuado en un palco de espaldas a la histórica Pirámide de Mayo y la Casa de Gobierno.

El encuentro fue convocado por las Abuelas de Plaza de Mayo, Familiares de Desaparecidos, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y el Serpaj, de Adolfo Pérez Esquivel.

Horas después de que el presidente Néstor Kirchner manifestara desde Chubut su apoyo al acto, diputados nacionales oficialistas, intendentes bonaerenses y la mayoría de los integrantes del gabinete del gobernador bonaerense, Felipe Solá, acompañaron a las gruesas columnas de movimientos piqueteros como Barrios de Pie, Movimiento Evita, Libres del Sur y MP 29 de Mayo en su esfuerzo por llenar la plaza.

Más atrás se ubicaron dirigentes y grupos de izquierda no alineados con el Gobierno, como el Partido Obrero, el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), PTS, ARI y otros grupos de centroizquierda que reclamaron al Gobierno la “aparición con vida de López. El jefe de gobierno porteño, Jorge Telerman, intentó sin éxito sumarse a la columna principal, mientras su destituido antecesor, Aníbal Ibarra, se mezclaba con militantes oficialistas.

El acto duró unos pocos minutos. Pasadas las 19, y sin discursos, la titular de Abuelas, Estela de Carlotto, y su par de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Mabel Almeyda, entre otras, escucharon desde el palco a los actores Daniel Fanego y Leonor Manso leer las estrofas del poema “Pido castigo”, del escritor chileno Pablo Neruda.

“Pido castigo para el verdugo que mandó a esa muerte, pido castigo para el traidor, para el que dio la orden, para los que defendieron este crimen. No quiero que me den la mano empapada con nuestra sangre”, leyó Daniel Fanego.

“Buscamos verdad, buscamos justicia, buscamos a Julio. No a la impunidad”, gritaron los familiares de desaparecidos para cerrar el encuentro.

Buena gente

Minutos después, y en diálogo con los periodistas, Carlotto se mostró feliz. “Estuvieron estudiantes, actores, trabajadores, toda buena gente”, afirmó la titular de Abuelas. Pareció una alusión indirecta al acto efectuado anteayer en plaza San Martín, en el que se honró a las víctimas de los grupos guerrilleros durante la década del setenta.

Al igual que otros funcionarios oficiales, Carlotto desautorizó al gobernador bonaerense, Felipe Solá, quien días atrás había descripto a López como el “primer desaparecido en democracia”. Para Carlotto, “hoy no hay desaparecidos como durante el terrorismo de Estado; sólo quedan resabios de esa mafia, resaca que hay que corregir”.

Hubo también críticas a la amnistía general que reclamaron familiares de víctimas de la guerrilla y militares retirados. “Hacia atrás memoria, hacia adelante paz, tranquilidad y vida”, afirmó a LA NACION el diputado Dante Dovena (Buenos Aires), una de las espadas del kirchnerismo en la Cámara baja.

Desde el felipismo descartaron cualquier responsabilidad del gobierno provincial en la desaparición de López. “Muchos testigos tienen miedo de que un agente de seguridad los vigile; a pesar de las amenazas seguiremos adelante”, afirmó el secretario de Derechos Humanos bonaerense, Edgardo Binstock.

Kirchner dio su apoyo desde el Sur

  • ESQUEL.- El presidente Néstor Kichner explicitó ayer en Tecka, un pequeño pueblo cerca de esta localidad cordillerana, su "apoyo y acompañamiento a las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo" para la marcha que horas después encabezarían en el centro porteño para reclamar por Jorge Julio López, el testigo que desapareció tras declarar en el juicio contra el represor Miguel Etchecolatz. Al hablar en un acto de obras públicas, Kirchner se refirió a López como "amigo y compañero" y envió un mensaje a quienes se oponen a su política de derechos humanos: "Queremos que no haya más impunidad; que haya memoria".
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?