Suscriptor digital

Podrían morir miles de peces en Yacyretá

Peligro: problemas técnicos de la represa atrapan a cardúmenes impidiéndoles el paso hacia arroyos donde deben reproducirse.
(0)
10 de enero de 1998  

POSADAS.- Los peces del río Paraná corren serio riesgo de morir debido a varios inconvenientes técnicos de la represa de Yacyretá que les impide pasar a través de sus ascensores y los atrapa tras un murallón de cemento.

Esto ocurre en plena temporada de desove, justo cuando la Argentina y el Paraguay, dueños de la obra hidroeléctrica, establecieron una veda conjunta para proteger la reproducción de especies valiosas.

La falla en los sistemas de transferencia se originó hace 60 días y nunca fue subsanada, según informó el personal que trabaja en el sector de la represa responsable de estos inconvenientes.

Los peces se amontonan y dan vuelta cerca de los vertederos, donde son fácilmente atrapados por pescadores que llegan desde Brasil y se alzan con miles de toneladas de pescado.

Los periodistas del diario misionero El Territorio, de Posadas, constataron que los dos ascensores que se encuentran instalados en ese sector no funcionan.

También se comprobó que no había operarios trabajando y, a juzgar por lo observado, estos equipos se hallan paralizados.

Apenas se puso en marcha Yacyretá, en 1995, comenzaron los primeros inconvenientes con la otrora fauna ictícola por efecto de los gases formados por el movimiento de las turbinas.

Y, desde hace dos meses, no hay transferencia de peces. Período en el cual los dos países condóminos acordaron por primera vez una veda compartida para proteger el período de reproducción de las especies.

Interrupción del ciclo natural

La primavera es el período durante el cual se cumple el ciclo migratorio de los peces que remonta el río Paraná desde el Río de la Plata.

Los peces recorren cientos de kilómetros en busca de arroyos donde desovar. En este momento, este ciclo biológico ancestral se está viendo interrumpido por la acción del hombre.

Y las consecuencias pueden ser gravísimas, máxime si se tiene en cuenta la necesidad de preservar especies en vías de extinción.

Un problema tan delicado como este merece una solución urgente de las autoridades ya que afecta directamente a los intereses regionales.

También cabe recordar que los bancos internacionales que han otorgado créditos exigen el cumplimiento de estrictas normas conservacionistas y que recientemente se realizó un panel de inspección con asistencia de expertos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Banco Mundial .

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?