Toman la intendencia de Santa Elena

Para forzar la renuncia del jefe comunalse movilizaron ayer vecinos de esa localidad entrerriana
(0)
12 de noviembre de 2006  

PARANA.- Vecinos de Santa Elena irrumpieron ayer al mediodía en el municipio de esa ciudad, ubicada a 150 kilómetros al norte de esta capital, para pedir la renuncia del intendente Domingo Rossi, ex vicegobernador de la provincia, condenado por la Justicia a prisión condicional en una causa por enriquecimiento ilícito.

Los vecinos forcejearon con policías y se registraron roturas de vidrios, pero solamente algunas personas pudieron sortear la fuerte custodia policial e ingresaron en el edificio comunal.

La mayoría de los manifestantes se quedó afuera de la sede comunal de Santa Elena, en la plaza Centenario, en espera de respuestas a su reclamo: el alejamiento del mandatario comunal, y al anochecer se retiraron a sus domicilios.

Rossi fue encontrado culpable de enriquecimiento ilícito y la condena judicial incluye la inhabilitación a ocupar cargos públicos por 8 años. Eso significa que el ex vicegobernador de Jorge Busti no podrá presentarse a la reelección en los comicios previstos para el año próximo.

El cuestionado intendente de Santa Elena no tuvo contacto ayer con los vecinos que reclamaron hasta con violencia su alejamiento del cargo. En junio último, el periodista Carlos Furman había sufrido un atentado con disparos en el frente de su casa y había sido amenazado por desconocidos que le advirtieron que si seguía "cabreando" a Rossi lo iban a matar. Furman, que trabajaba para la emisora radial 2 de Octubre, debió instalarse en un hotel de esa ciudad.

"Pensamos que Rossi es un ladrón confeso, que traicionó a su pueblo, se enriqueció de forma ilícita cuando fue vicegobernador y en las veces que fue intendente, y está condenado, así que queremos que se vaya ya mismo, que deje de ser protegido por la policía y el poder político", aseguró ayer a LA NACION la vecina María Elena González de Vega.

A su lado, el ex sindicalista del gremio de la carne Luciano Espinoza, que denunció a Rossi en reiteradas oportunidades durante los últimos 15 años, sostuvo ayer en medio de la manifestación que el ex vicegobernador "además de ser lo que ya conocemos, todo lo que determinó la Justicia, es una especie de monstruo que no conoce siquiera los límites".

Para Espinoza, el intendente Rossi "parece no tener conciencia de las monstruosidades que ha hecho, y va más allá de lo que aconsejaría la prudencia, incluso alguna estrategia política, porque la impunidad que le han brindado los jueces, ya que la condena es un chiste, hace que se crea todopoderoso".

Espinoza cuestionó al gobierno provincial que lidera el kirchnerista Jorge Busti porque a su criterio "le ha facilitado la permanencia a Rossi con la modificación de una ley a la medida de Rossi".

El dirigente sindical advirtió, además, que los miembros de la Justicia "serán sus socios si permiten que el expediente con la condena duerma eternamente para que este hombre se quede para siempre en el poder" en esta localidad de Entre Ríos.

La manifestación de ayer fue provocada por expresiones de vecinos adjudicatarios de viviendas, que denunciaron por medios de comunicación masiva cierto atraso en las obras y un faltante de dinero, y adjudicaron la responsabilidad al intendente Rossi.

Anteanoche, los vecinos "autoconvocados" habían realizado pintadas en diversos sitios de Santa Elena, en las que recordaron la situación judicial del intendente Rossi.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios