Falleció el coronel (R) Héctor E. Cabanillas

(0)
1 de febrero de 1998  

Expresiones de pesar causó la noticia del fallecimiento del coronel (R) Héctor Eduardo Cabanillas, acontecido en esta ciudad, a los 84 años.

Las circunstancias históricas hicieron que el coronel Cabanillas fuera protagonista de un hecho de profunda repercusión política.

Por orden del entonces presidente provisional de la Nación Pedro Eugenio Aramburu, se le encomendó, en 1956, la responsabilidad del operativo de ocultamiento del cadáver de María Eva Duarte de Perón.

Tres lustros más tarde, Cabanillas fue convocado nuevamente por las autoridades del Ejército para la restitución del cuerpo al ex presidente Perón, quien en 1971 residía en Madrid.

En 1956, el entonces teniente coronel Héctor Cabanillas se desempeñaba como jefe del Servicio de Inteligencia del Estado (SIDE). Meses después reemplazó al titular del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE), teniente coronel Carlos E. de Moori Koenig.

Fue precisamente Moori Koenig quien mantenía escondido el cuerpo de la ex primera dama dentro de la sede del SIE, sita en la esquina de Callao y Tucumán.

Con la perspectiva que los años le otorgan a los acontecimientos históricos, el coronel Cabanillas relató para un documental de la televisión inglesa, hacia fines de los 80, que el operativo de ocultamiento del cadáver fue tan férreo "que ni el propio presidente Aramburu sabía dónde yacía el cuerpo".

Sus testimonios también sirvieron de valioso aporte documental para la novela "Santa Evita" del escritor y periodista Tomás Eloy Martínez.

A partir del silencio se tejieron muchas conjeturas sobre el destino de los restos de Eva Perón, como por ejemplo que habían sido incinerados o arrojados al mar. Pero Cabanillas, cumpliendo las órdenes impartidas, mantuvo el secreto durante 16 años.

Se supo luego, de sus propias evocaciones, que Eva Perón había sido sepultada en un cementerio milanés bajo el nombre de María de Magistris.

En un marco de violencia en el país, poco después del secuestro y asesinato del ex presidente Aramburu por Montoneros, le fue ordenado restituir el cuerpo de Eva Perón.

Al regresar al país tras cumplir con sus órdenes, en septiembre de 1971, La Nación lo entrevistó en el aeropuerto de Ezeiza. Pero el coronel Cabanillas se excusó diciendo que no le era autorizado revelar los detalles de la tarea que se le había encomendado.

Héctor Cabanillas había egresado del Colegio Militar de la Nación en 1934 como subteniente de Infantería. En 1958 fue nombrado agregado militar en la embajada argentina en París, pero al mes de hacerse cargo fue llamado a Buenos Aires y, casi de inmediato, fue pasado a retiro. En 1962 se desempeñó como subsecretario de Guerra por un breve período.

Los restos del coronel (R) Héctor Cabanillas fueron inhumados en el cementerio Parque Memorial, de la localidad de Pilar.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?