Decomisan 500.000 euros a tres ejecutivos del barco casino

No los habían declarado; la empresa justificó la situación
(0)
16 de diciembre de 2006  

La Aduana secuestró 500.000 euros en efectivo que ingresaron en el país tres ejecutivos de la empresa española Cirsa, que maneja los casinos flotantes, al entender que no fueron declarados, por lo que anunció que abrirá una investigación por presunto lavado de dinero.

El incidente se produjo cuando los viajeros arribaron al Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery en un avión privado de la empresa Executive Airlines. La máquina provenía de Madrid, con escala en Recife.

Al pasar el equipaje por un equipo de rayos X, advirtieron que en los bolsillos de seis bolsos, que contenían regalos navideños, estaban los fajos de dinero.

Además, la Aduana retuvo 24 cajas de cartón que contenían regalos empresariales, por exceder la cantidad de equipaje permitido. Contenían botellas de champagne, caviar, algunos jamones y almejas, entre otros productos.

Los ejecutivos españoles de Cirsa son Manuel Lao Hernández, Fermín Ferrán Calzada y Marc Sala, que estaban acompañados por cuatro tripulantes.

En el acta labrada en el Aeroparque, se dejó constancia de que no hubo una maniobra para ocultar el dinero.

Además, tras hacer la consulta con el juzgado en lo penal económico de turno, los funcionarios judiciales señalaron que no se había cometido ningún delito.

No obstante, la Aduana entendió que se estaba frente a una infracción al no declarar dinero por encima de 10.000 dólares, lo que se castiga con la incautación de la plata y una multa que puede ser de una a tres veces el valor no declarado.

Además, ese organismo informó que dará intervención a la Unidad de Información Financiera y a la AFIP para que investigue una presunta maniobra de lavado de dinero.

Las autoridades del casino desmintieron enfáticamente esa posibilidad, al afirmar que el dinero había sido declarado en el aeropuerto de Barajas.

Además, aseguraron: "Como es de práctica habitual en sus desplazamientos por el mundo, los ejecutivos arribados anoche a la Argentina viajaban con dinero en efectivo [y que] esas cantidades de euros sirven como una especie de seguro frente a cualquier imponderable, como, por ejemplo, problemas de salud, inconvenientes con la seguridad personal, necesidades de extender permanencias en sitios con dificultades de bancarización".

Dijeron que el dinero no iba a ser desembarcado, sino que debía permanecer en el avión, por lo que no fue declarado en la Argentina. La Aduana informó que aun así debería haber sido declarado.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?