Suscriptor digital

El tren que se demoró 45 horas

(0)
3 de febrero de 1998  

Lo que prometía ser un placentero viaje con destino a San Miguel de Tucumán, pronto se convirtió en una interminable pesadilla para casi mil personas que, desde el sábado último, esperaban que el tren de la compañía Tucumán Ferrocarriles S.A. (Tufesa) se pusiera en marcha.

Cuando, finalmente, ayer por la tarde empleados de Tufesa anunciaron que el convoy partiría a las 18, casi 45 horas después de lo previsto, una sonrisa que mezclaba incredulidad y desdén se dibujó en los labios de las casi 200 personas que aún permanecían en el hall de la línea Mitre, en Retiro.

"¿Están seguros de que llegaremos a Tucumán? ¿Me lo pueden asegurar por escrito?", preguntaban algunos de los agotados pasajeros.

El motivo de tanta incredulidad fue que muchos de los viajeros -alrededor de 700, según ellos mismos calculaban- habían permanecido en la terminal ferroviaria desde las 21.15 del sábado último, horario en que estaba anunciada la salida del tren 265.

Un largo camino a casa

"Estoy acá con mis dos hijos desde el sábado. En todo este tiempo no nos dieron más que un alfajor. Nos echaron de la sala de espera y no pudimos usar los baños", se indignó Graciela Víctor, con un avanzado embarazo.

"Nos mienten. El sábado nos dijeron que saldríamos el domingo a las 21.15. Ese día nos pasaron para las 3 del lunes. Después nos prometieron que saldríamos a las 4 y así hasta las 13 de hoy (por ayer)", enumeró Marta Flores, dando muestras de una creciente alteración.

Según los pasajeros, la empresa de transporte nunca les dio una respuesta concreta cuando ellos preguntaban por el nuevo horario de salida para regresar a sus hogares. "Te dicen una hora y después no cumplen. Y así a cada rato", se quejaron.

Cuando La Nación le preguntó al gerente de Tufesa, Hugo Gómez, la razón por la cual no se le había especificado a los pasajeros el nuevo horario de partida, el hombre dudó y dijo:"Bueno... es que estábamos tratando de resolver el problema. Somos nuevos, no lo podíamos prever".

Adiós, Buenos Aires

Finalmente, cuando ayer a las 18.18 los pasajeros pudieron decirle adiós a Buenos Aires, más de 400 boletos habían sido devueltos.

Así lo informó la jefa de boletería de la Tufesa, Alicia Gómez. La empleada explicó a La Nación : "Lo que pasaba era que hace unos días descarriló un tren (en la estación Mariano Saavedra, en Santa Fe, a 463 kilómetros de Retiro) y las vías estaban obstruidas. Estábamos esperando el permiso de Trenes de Buenos Aires (TBA) para partir."

Sin embargo, Gustavo Gabo, vocero de TBA, manifestó que Tufesa "siempre tuvo vía libre. Podía salir cuando quisiera". TBA es la propietaria de las vías desde Retiro hasta Zárate. A partir de ese punto el dueño es Nuevo Central Argentino (NCA).

Ayer por la tarde, una fuente de NCA confirmó a La Nación : "Las vías fueron reparadas y ya hablamos con Tufesa. El tren partirá a las 18".

La fuente justificó el retraso: "El accidente del sábado último fue muy grave y produjo grandes destrozos. Por eso, tardamos tanto en limpiar las vías. La colisión se produjo entre un tren de Tufesa, que se dirigía de Rosario a Tucumán, y un camión cargado de ladrillos que se atravesó en las vías. Como consecuencia del choque murió el chofer del rodado".

Minutos antes de partir, los pasajeros seguían quejándose. Alejandro Minig se lamentó: "Con todo el dinero que gasté mientras estuve aquí esperando podría haber tomado un avión".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?