Señalan a Menem como gestor de la paz

En el parlamento libanés le atribuyeron responsabilidad para mediar en la crisis de Medio Oriente; apoyo argentino.
(0)
4 de febrero de 1998  

BEIRUT.- En su segundo día de visita a estas tierras, el presidente Carlos Menem habrá experimentado seguramente una alegría muy particular. El gobierno libanés lo señaló como uno de los hombres con responsabilidad para lograr la paz en el Medio Oriente, una función en la que siempre estuvo interesado el jefe del Estado argentino, que tiene, entre sus aspiraciones, el premio Nobel de la Paz.

El titular del Parlamento libanés, Nabih Berri, no escatimó elogios para Menem al hablar ante la asamblea nacional, y aprovechó para reiterar el pedido libanés para que la Argentina motorice la vigencia de la resolución 425 de las Naciones Unidas (UN), que establece el desalojo de las fuerzas israelíes del sur del Líbano.

Berri es el tercer hombre en la línea de poder del Líbano y, en un ambiente que le fue favorable, Menem no dejó escapar la oportunidad para reforzar ante los parlamentarios "el apoyo tradicional de la Argentina a la soberanía e integridad territorial del Líbano a partir del abandono de tropas extranjeras", cuestión que se traduce en "la adhesión a las resoluciones de la UN", según explicó.

Los elogios libaneses

"Desde su alto puesto de responsabilidad en la Argentina, él obra para ahondar las relaciones entre su patria de origen, Siria, y la Argentina, y para realizar la paz en el Medio Oriente", dijo Berri.

"Su experiencia ha hecho de él (por Menem) un combatiente político, gran admirador de ´Quiroga´, que ha sido perseguido y encarcelado cinco veces. Es un gran honor recibir en el Líbano al presidente de la República Argentina", agregó Berri, de extracción shiíta (musulmán). Inmediatamente, el presidente del Parlamento se refirió a los orígenes de Menem: "Este honor es doble, ya que nuestro invitado nació en la ciudad siria de Yabroud, en una casa llena de tradiciones y costumbres árabes, donde se mezclaron la civilización árabe y la argentina".

Defensor de la Constitución

En otro de los párrafos de su discurso, sostuvo: "Es un placer recibir a un combatiente político argentino que estudió Derecho, que se ha esforzado por reivindicar la aplicación de la Constitución y, que de gobernador, se transformó en presidente de los argentinos".

De haber sido pronunciada en la Argentina, la aseveración hubiera provocado más de una irónica sonrisa entre los políticos de la oposición, que cada vez que ven asomar la idea de la segunda reelección acusan a Menem de no respetar la Carta Magna y de pretender modificarla de acuerdo con sus necesidades electorales.

Tras "saludar la aspiración de la Argentina" para desempeñar un papel internacional y contribuir a la solución de los conflictos en Medio Oriente, Berri realizó una advertencia al jefe del Estado argentino. "Este papel debe ser conforme a las realidades relativas de los conflictos (en cuestión)".

A partir de allí, el libanés se dedicó a recordar que desde hace 50 años su país es "víctima de agresiones diarias en las que Israel usa armas modernas de alta tecnología, destructivas y prohibidas internacionalmente. Estas agresiones han tenido como primeros objetivos a los civiles y a toda forma de vida".

Al referirse a la ocupación israelí en una parte del territorio libanés, Berri pareció enviar un mensaje indirecto a los Estados Unidos: "Lo que nos sorprende es que Israel es una excepción a la que no se aplican las resoluciones internacionales".

Datos para Menem

Casi sobre el final del prolongado discurso que pronunció ayer por la mañana en la sede del Parlamento, Berri aclaró al Presidente: "He intentado relatarle estos datos claramente, para que sea usted justo con respecto a la cuestión de Medio Oriente".

Después del tono de advertencia que tuvieron sus últimos párrafos, el jefe del Parlamento libanés remató su alocución con más elogios para Menem.

Berri agradeció públicamente la visita del mandatario argentino, porque sostuvo que ello "muestra su confianza en la resurrección del Líbano y su apoyo al sistema parlamentario democrático, el interés por participar en el proceso de construcción de este sistema y la instauración de la paz en el país".

Luego, equiparó la relevancia de gira efectuada por el presidente argentino con la que realizaron los mandatarios de Francia, Jacques Chirac, y de Italia, Luigi Scalfaro.

Entonces llegó el turno de Menem. Sus palabras fueron breves.

"Nuestros países tienen puntos de vista coincidentes sobre diversos temas de interés internacional, en particular la permanente preocupación por la situación en Medio Oriente", dijo el presidente argentino.

En el flamante palacio construido para el Parlamento, con sus exteriores de piedra y sus interiores repletos de mármol, Menem reiteró que la Argentina apoya los esfuerzos de la comunidad internacional para llegar a una solución consensuada en el Medio Oriente, y recordó que su gobierno está "a disposición de las partes para colaborar en la instauración de una paz duradera en la región".

Además de la comitiva oficial, un grupo de empresarios argentinos participó de la visita al país árabe.

Menem explicó a la asamblea que en nuestro país existen empresas con una vasta experiencia en proyectos de infraestructura que podrían efectuar un valioso aporte en la reconstrucción del país luego de los daños que causaron más de quince años de guerra. Este era, sin dudas, otro de los objetivos que se perseguía con la gira.

Si bien tan sólo hoy por la mañana partirá desde Beirut, ayer fue el último día con actividades oficiales del jefe del Estado en el Líbano. Por la tarde visitó la ciudad de Byblos, ubicada a una treintena de kilómetros de Beirut, y participó de una cena en su honor que le ofreció el presidente del consejo de ministros, Rafic Hariri.

Visita a Byblos

BEIRUT (De una enviada especial).- El presidente Carlos Menem viajó durante la tarde de ayer desde esta capital hacia la ciudad de Byblos, ubicada a orillas del mar Mediterráneo.

La histórica ciudad, distante 30 kilómetros de Beirut, fue un importante bastión comercial en la Edad Antigua y uno de los nexos de comunicación entre la cultura occidental y oriental. En su recorrido, el Presidente pudo observar las ruinas de las construcciones fenicias, romanas y europeas que durante siglos dieron una fisonomía cosmopolita a esta pequeña ciudad.

Los europeos también se hicieron presentes en esta parte del Líbano cuando construyeron impactantes fortificaciones bélicas destinadas a proteger a los cruzados en los siglos XII y XIV.

Tras visitar el antiguo puerto fenicio de Byblos, el jefe del Estado retornó a Beirut, desde donde hoy tenía previsto partir hacia Egipto.

Una misión imposible de realizar por el Presidente

El presidente Carlos Menem quiere jugar un papel como gestor de la paz en Medio Oriente, y esa fue una de las razones por las cuales visitó el Líbano. Pero el pedido que le formuló su colega libanés, Elías Hraoui, en Beirut, es una misión imposible de realizar.

Hraoui le solicitó anteayer alpresidente argentino su intervención para que las tropas de Israel se retiren del sur de su territorio, donde establecieron una "zona de seguridad" para prevenir ataques de grupos terroristas.

"No podemos retirarnos en las actuales condiciones, porque no tenemos la seguridad de que el Hezbollah no nos vaya a atacar", afirmó a La Nación el embajador de Israel en la Argentina, Itzak Avirán, quien dijo que espera hablar con el Presidente cuando regrese de su gira por el exterior.

Al Hezbollah, un grupo fundamentalista islámico, asentado en el sur del territorio libanés, Avirán le adjudica la autoría de los atentados contra la embajada de Israel y la AMIA.

"Como sabemos, el Hezbollah está en la triple frontera (de la Argentina, Brasil y Paraguay)Es un movimiento terrorista que está apoyado por Irán para las actividades que realiza fuera deMedioOriente y por Siria en elLíbano", continuó.

Desde ese punto de vista, el embajador sostuvo que también para los intereses argentinos es importante que Israel ejerza un control sobre el Hezbollah en territorio libanés.

Pero no se mostró sorprendido por el planteo de Hraoui: "Sabe que Menem tiene muy buenas relaciones conIsrael y que seguramente nos va a transmitir el pedido". Tampoco criticó la visita de Menem al Líbano, porque "nosotros, a diferencia de los países árabes, nunca nos opusimos a que nuestros amigos tengan relaciones con nuestros vecinos".

Las tropas sirias

EnBeirut, y ante el planteo deHraoui, Menem reclamó el cumplimiento de la resolución 425 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que pide el retiro de las tropas de Israel.

Pero también establece condiciones para que se replieguen. "No tenemos ningún interés en quedarnos y apoyamos la resolución en todos su términos", dijo Avirán.

Pero la solución imaginada por los integrantes del Consejo de Seguridad no se pudo aplicar -según Avirán- por la influencia que ejerce Siria sobre el Líbano.

"Hraoui fue presionado por la parte siria para cambiar de opinión.Primero apoyó la resolución, pero después dijo que sólo la cumplirán cuando termine el proceso de paz, los palestinos tengan plena autonomía y se produzca la devolución del Golán", sostuvo el embajador.

Israel conquistó las alturas del Golán durante la Guerra de los Seis Días y las anexó a su territorio en 1981. Siria reclama desde entonces su devolución, conflicto que de alguna manera están librando en el Líbano como escenario.

"Cuando se habla de tropas extranjeras en el Líbano, no se debe olvidar que hay un ejército de más de 70 mil sirios en el Líbano", consignó el embajador, para quien la defensa por parte de Menem de la resolución de la UN constituye "un apoyo a Israel".

La propuesta que el secretario general de la Presidencia, Alberto Kohan, formuló en Beirut de incorporar tropas argentinas a una misión de paz de la UN que reemplazaría a las tropas israelíes en la franja de seguridad, sólo se podría aplicar si se resuelven antes aspectos muy complejos del proceso de paz enMedioOriente.

De hecho, la resolución 425 no hace ninguna mención a una misión de paz. No es más que la base de un acuerdo que nunca se pudo aplicar.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?