El adiós al abate Pierre

Jorge Rouillon
(0)
29 de enero de 2007  

Desafiando el frío que azota en estos días a París, unas 2500 personas siguieron el viernes último desde el exterior de la catedral de Notre Dame, gracias a una pantalla gigante, la misa de exequias del abate Pierre, el fundador del movimiento Emaús, fallecido a los 94 años. Acompañaron así a quien en 1954 conmovió a los franceses al hacerles ver el drama de quienes estaban sin techo, a la intemperie, en el frío del invierno parisino, y promovió un movimiento de repercusión mundial.

En el templo estaban el presidente de Francia, Jacques Chirac; el primer ministro, Dominique de Villepin; miembros del gobierno y de la oposición, todos cerca del ataúd, sobre el cual reposaban la boina vasca y el bastón que usaba el abate Pierre, así como su alba y su estola de sacerdote. El arzobispo de Lyon, cardenal Philippe Barbarin, elogió el "dinamismo intrépido" de un hombre consagrado "a Dios y al servicio de los pobres".

El problema de los sin techo sigue vivo en Francia -donde se promulgará una ley para asegurar a todos una casa-, y en todo el mundo; también en Buenos Aires, donde puede verse a tantas personas durmiendo acurrucadas en entradas de casas o comercios, o en algunas plazas.

En tanto, el embajador de Francia en la Argentina, Frédéric Baleine du Laurens, asistió a una concurrida misa por el abate Pierre que Emaús Burzaco hizo oficiar en la iglesia Nuestra Señora del Tránsito, de Ministro Rivadavia. Concurrió acompañado por el capellán de los franceses, padre Jean de Montalembert, y el párroco de la Merced, monseñor Eugenio Guasta, quienes concelebraron con el párroco local, presbítero Carlos Cattani.

La parroquia elegida está en una zona del partido de Almirante Brown donde Emaús Burzaco, iniciada en 1956, ejerce su acción. El embajador y los presentes visitaron la Casa del Niño, donde almuerzan cada día 440 chicos; la trapería, donde se reacondiciona ropa, muebles, artefactos domésticos, y el Instituto Emaús, de formación profesional. El abate Pierre convivió con las familias de esa zona en los cuatro viajes que hizo al país.

Otro recordado sacerdote será honrado aquí, al año de su muerte. En la parroquia Resurrección del Señor, Dorrego 892, hoy, a las 19.30, se oficiará una misa por monseñor Alfredo Trusso, coautor de una versión argentina de la Biblia, el Libro del Pueblo de Dios .

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios