Hacia el estrellato, por la ruta de la Red

Internet, clave de la cantante británica
(0)
10 de marzo de 2007  

NUEVA YORK (The New York Times Syndicate).- El éxito repentino de Lilly Allen encontró con la guardia baja a muchos en el mundo de la música. Sin embargo, para ella no fue tan sorpresivo.

"No, porque trabajé muy muy duro para lograr un álbum que fuera lo que yo quería y que a mis amigos les gustara de verdad. Siento que lo logré -dice la cantante y compositora británica-. Creo que no tengo mal gusto musical y jamás sacaría un disco que no me gustara. Este es bueno y estoy orgullosa."

Lilly Allen habla de su disco debut, Alright, Still..., que se ubicó segundo en los rankings británicos en 2006, con temas como los exitosos "Smile" y "LDN". Con Alright, Still... logró dejar una huella importante, tanto que en los Estados Unidos fue mencionado en un par de encuestas de fin de año, a pesar de que allí el disco recién fue editado en enero de este año, y se colocó en el puesto 20 entre los 200 más vendidos en la semana de su debut.

Y hay más. La revista Blender la definió como "la mujer más caliente del pop/R&B" y también hubo elogios de la New Musical Express . Pero la cantante y compositora de 21 años no tiene intenciones de dormirse en los laureles ni regodearse en estos cumplidos. "Para mí, no se trata de ser exitosa, sino de levantarme cada día y hacer algo, y eso es bastante más de lo que hacía un año y medio atrás. Estoy contenta de estar en actividad."

Nacida en Londres, es la del medio de los tres hijos del actor y músico Keith Allen y de la productora de cine Alison Owen, que se divorciaron cuando ella era joven. En pocas palabras, el arte está claramente en sus venas.

"Me pregunto si habrá sido útil de alguna manera -dice Allen-, pero no sé lo que es crecer en una situación diferente, así que no tengo con qué comparar."

Asegura que la educación formal no ha sido su fuerte. "Odiaba la escuela", dice, y agrega que cambió 13 veces de colegio y fue expulsada de algunos de los institutos privados más exclusivos de Inglaterra. "No quería saber nada con estar allí, y me las arreglaba bastante bien para evitarlo. Nunca me llevé bien con mis compañeros. Creo que quizá se trate de que he crecido bastante más rápido que la mayoría de la gente de mi edad. Nunca me sentí conectada con mis compañeros, nunca."

Carrera precoz

Allen comenzó a cantar cuando tenía 11 años, pero dice que en ese momento la música era para ella simplemente algo que hacer sin ninguna intención ni ambición de que se convirtiera en una carrera ambiciosa.

"Necesitaba poner mi energía en algo, y decidí que la música era una buena idea, porque podía cantar y no tenía mucho más que hacer. Es la misma razón por la que se empieza cualquier trabajo, supongo: porque hay que hacer algo para vivir, y eso era viable para mí."

De la misma forma encaró la composición de canciones, sin una fuerza especial que la empujara a hacerlo. "Mi primer manager (George Lamb) me decía que no iba a ganar plata si no me ponía a escribir mis propias canciones, así que puse manos a la obra", recuerda.

Y por lo que parece, tenía un inesperado talento. La primera canción que escribió fue "Smile", un tirón de orejas para un ex novio, escrita poco después de la ruptura. Fue la que se convirtió en su primer éxito.

Allen había firmado su primer contrato de grabación en 2002, pero no fue hasta 2005, cuando se pasó al sello Regal Records, que las cosas empezaron a tomar impulso. Claro que ella no se sentó a esperar a que la compañía la promocionara, sino que comenzó a subir los demos al sitio Myspace , con lo que atrajo la atención no sólo de fans, sino también de críticos del New Musical Express , musicOMH.com y otros medios que comenzaron a elogiarla.

"No fue a propósito -dice ahora-. En Myspace anduve navegando varios días hasta que descubrí que los músicos podíamos poner cosas allí; yo tenía mis demos, así que me puse a subirlos allí. Y todo comenzó a partir de eso. Yo me imaginaba que todos estaban haciendo lo mismo y que todos eran igualmente populares. No me daba cuenta de que estaba pasando algo especial con mis canciones."

Allen siguió utilizando experiencias de su vida para otras canciones de Alright, Still... Algunas tratan sobre otras pasadas relaciones, mientras que su hermano menor fue el inspirador de "Alfie". "LDN" es un comentario social "sobre Londres y las cosas que parecen buenas en la superficie, pero que, miradas un poco más de cerca, no resultan tan buenas".

La versión norteamericana del álbum también incluye "Nan, You re a Window Shopper", una suerte de parodia a "Window Shopper", del rapero 50 Cents, aunque ella rápidamente agrega que su intención fue amigable. "En general, cuando usas la canción de alguien se supone que es medio insultante -dice-. Pero sería bastante ridículo que yo hiciera eso con un tema de 50 Cent, cuando en ese entonces nadie sabía quién era yo, una chica blanca de Inglaterra. No sería muy relevante, ¿no?"

También se las arregló para provocar un par de revuelos durante su corta carrera haciendo comentarios peyorativos sobre Bob Geldof, The Kooks, Kylie Minogue y otros. Un rapero llamado Example parodió "Smile" como "Vile", mientras otro rapero, Sway DaSafo, escribió una cáustica canción en respuesta a "LDN". Y muchos críticos la han acusado de ocultar su origen pudiente y aparecer como una chica de la clase trabajadora. Ella dice que el año pasado hizo muchos amigos. "Y ningún enemigo."

En todo caso, lo peor de su carrera son los viajes. "Es una pesadilla, casi insoportable y difícil, pero es parte del trabajo y hay que hacerlo." Un papel en una serie para la BBC le va a permitir quedarse en casa por lo menos por tres meses, pero antes de eso todavía tiene una apretada agenda, algo muy estructurado para una mujer que dice que prefiere mantener el futuro un poco en la nebulosa.

"No soy tan ambiciosa como para tener todo planeado para los próximos cinco años. No tengo un plan de negocios. Tomo cada día como viene y estoy contenta con las cosas como están ahora."

Levantar olas

  • Con sólo 21 años, Allen logró que su nombre resonara aquí y allá, gracias a Internet primero, pero también a la repercusión que obtuvo en diversas publicaciones. En Estados Unidos ya era elegida en las encuestas de fin de año incluso antes de que se editara allí su álbum debut, Alright, Still,... La influyente revista británica New Musical Express la ubicó en el tercer puesto entre la lista de lo más cool surgido el año pasado, y otra publicación, la norteamericana Blender , dijo que Lilly Allen era el principal motivo para amar a este año. Claro que no todos son elogios: el canal BBC3 dijo que Allen era una de las 10 personas más molestas de 2006.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios