Lockerbie: La Haya falló en favor de Libia

Calificó de ilegales las demandas de los EE. UU. y del Reino Unido
(0)
28 de febrero de 1998  

LA HAYA (EFE).- El Tribunal Internacional de Justicia de la UN se pronunció ayer favorablemente sobre las tesis de Libia frente a las de los Estados Unidos y del Reino Unido en el litigio que los enfrenta desde hace siete años por el atentado de Lockerbie, en Escocia.

El fallo fue interpretado como una victoria del gobierno de Trípoli y una derrota para los de Washington y Londres, que pedían la extradición de los presuntos autores de la explosión de un avión sobre la localidad escocesa.

El máximo organismo judicial de la UN pronunció la sentencia, que es inapelable, en la que se declara competente para dar cabida a las quejas de Libia en contra de los Estados Unidos y el Reino Unido.

El tribunal califica de ilegales las demandas de los Estados Unidos y el Reino Unido para exigir la extradición desde Libia de los dos agentes del servicio secreto acusados de ser los responsables del atentado con explosivos que causó la muerte de 270 personas.

Al mismo tiempo, el fallo debilita o prácticamente anula la base legal de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la UN en contra de Libia por no cooperar con la justicia internacional y no extraditar a los dos presuntos responsables de la tragedia de Lockerbie.

El atentado terrorista ocurrió el 21 de diciembre de 1988, cuando un avión de la compañía norteamericana PanAm estalló en el aire y cayó sobre la localidad escocesa de Lockerbie, causando la muerte de sus 259 ocupantes y de 11 personas más en tierra.

No a la extradición

Los dos terroristas, Abdel Baset Ali Mohamed al Megrahi y al-Amin Khalifa Fhimah, colocaron explosivos en una maleta sin acompañante y tomaron vuelos desde Londres con distintos destinos el mismo día del atentado.

El Reino Unido y los Estados Unidos exigieron a Libia la extradición de los dos agentes secretos, pero el líder libio, Muammar Khadafy, y su Parlamento Popular lo rechazaron y ofrecieron, en cambio, un juicio "justo" en Libia controlado por miembros de la Liga Arabe y de las Naciones Unidas.

Ante la constante negativa del gobierno de Trípoli a extraditar a los dos autores del atentado, el Consejo de Seguridad de la UN le impuso en 1992 sanciones diplomáticas y económicas.

La disputa legal en el Tribunal Internacional comenzó en marzo de 1992, cuando Libia pidió juzgar a los dos sospechosos en su país de origen con el argumento legal de la Convención Internacional de Montreal, que posibilita a sus signatarios someter a procesos judiciales a nacionales que han cometido delitos en el extranjero.

Posteriormente, Trípoli amplió la querella denunciando la ilegalidad de las resoluciones del Consejo de Seguridad, diciendo que fueron dictadas para obligar a este país nordafricano a extraditar a los dos sospechosos.

El juez que presidió la sesión de ayer, Christopher Weeramantry, dijo que el tribunal decidió que tenía jurisdicción sobre el caso por trece votos contra tres.

Añadió que tiene jurisdicción ya que las demandas de Libia en el Tribunal son anteriores a las resoluciones del Consejo de Seguridad.

Los fallos del Tribunal Internacional de justicia son inapelables y pueden ser aplicados con la ayuda de resoluciones del Consejo de Seguridad de la UN.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios