Suscriptor digital

Emilia Attias y un sueño cumplido

Hoy, a las 18, por Telefé, comenzará la nueva telenovela juvenil de Cris Morena
Natalia Trzenko
(0)
21 de marzo de 2007  

Los sueños se cumplen. Al menos en la experiencia de Emilia Attias eso es lo que sucede cuando alguien desea mucho algo y pone toda la energía con la que cuenta para conseguirlo. Aunque se tengan trece años y más sueños que certezas de triunfo. Pero siete años después, la chica de los ojos verdes y la sonrisa fresca dice que no se siente abrumada ni intimidada por lo que le toca vivir hoy, ser la protagonista de la tira Casi ángeles que Cris Morena creó para la pantalla de Telefé y que produce junto a RGB. Cuenta que cuando otros a su alrededor se sorprenden por este presente, ella lo toma más naturalmente. No por soberbia sino porque ella estuvo ahí construyendo cada paso del camino que la condujo hasta el trabajo soñado.

Antes estuvieron las publicidades, el trabajo como modelo y una tapa de la revista Gente a los 16 años que la colocó en el mapa.

“Ahí empecé a mover las fichas en el medio. Pero ya venía trabajando hacía unos años haciendo comerciales, desfiles y fotos. Siempre fui muy busca y muy responsable al mismo tiempo. Todo fue de menor a mayor y como el camino me lo hice yo sola, tengo los pies sobre la tierra”, detalla la chica que acaba de cumplir 20 años como para despejar dudas sobre lo meteórico de su carrera. Esa que la ubicó como una de las chicas que aparecían en No hay dos sin tres, que la llevó hasta arriba de un escenario junto a Miguel Angel Cherutti como vedette y de ahí directo al programa que la hizo verdaderamente popular: ShowMatch, más precisamente “Bailando por un sueño”. En la segunda edición del concurso organizado por Marcelo Tinelli, Attias fue la mejor bailarina y una de las participantes más populares, aunque terminó perdiendo frente a la histriónica Florencia de la V.

Y aunque cada una de sus presentaciones la mostraba como una bailarina experimentada, lo cierto es que Emilia asegura que nunca tomó clases, más allá de las que tuvo durante el ciclo: “Aprendí en el teatro y gracias a «Bailando...» tuve que aprender dos ritmos a la semana y como me gustaba mucho me quedó todo grabado”, confiesa. Semejante facilidad le vino a las mil maravillas cuando le llegó la propuesta de su vida: encabezar junto a Nicolás Vázquez Casi ángeles, la tira juvenil que Cris Morena creó al término de Alma pirata, la ficción de aventuras que tuvo un paso errático por la programación 2006 de Telefé.

“La verdad es que tenía ganas de dar un paso en mi carrera, de hacer algo distinto. Quería dar un mensaje más fuerte, venía haciendo teatro y aunque la experiencia fue genial, necesitaba estar en algo donde pudiera expresar más. Todo el tema del teatro, la vedette y demás está buenísimo, pero yo quería contar otras cosas. Y llegó esto. Era lo que yo quería exactamente en el momento en que lo necesitaba”, dice Attias, vestida, peinada y maquillada como Cielo, su personaje en la historia que combina algunos elementos de Chiquititas con unas pizcas del relato de aventuras sobre el que giraba Alma pirata.

“Mi personaje se llama Cielo Mágico. Es una chica que a los diez años queda huérfana y por el shock emocional pierde la memoria. Está sola y la pasa mal hasta que la encuentran unos viejitos que son dueños de «El circo mágico», por eso le ponen ese nombre, y la crían. Le enseñan acrobacia y ella vive ahí hasta que los viejitos mueren y llega un nuevo dueño al circo. Un mal tipo, un desastre total, un mafioso que quiere plata. Entonces me subo a mi carromato y salgo en busca de mi destino. Es una persona que siempre va para adelante. Va en busca de trabajo, canta, baila y va a formar una banda. Y en medio de todo esto se topa con una casa de huérfanos. Buscando una cosa, encontrará otra”, adelanta la actriz sin dar demasiados detalles porque, según ella, ya se irá viendo como se desarrolla el relato en los primeros capítulos. Claro que toda la información que escamotea para generar la necesaria intriga sobre la ficción se amplía cuando se trata de contar el proceso de trabajo que llevó a cabo mucho tiempo antes de interpretar la primera escena como Cielo.

“Fueron dos meses de entrenamiento que comenzaron en noviembre. Tuve que aprender acrobacias con cuerda, con tela y me encantó, de hecho pienso seguir con el entrenamiento más allá de la tira. Me conecto muy bien con todo lo que tiene que ver con el baile. Además, tomamos clases de canto, hicimos un taller de teatro para engancharnos con los personajes, con los otros actores. Fue un intensivo de dos meses para tomar la onda de la tira, para aprender cosas del personaje. Que incluye el canto”, dice Emilia.

La primera trabajadora

Como otros proyectos de Cris Morena, la historia de Casi ángeles incluye un grupo de música creado para la ficción pero que rápidamente superará sus límites. La banda que lidera Cielo/Emilia se llama Teen Angels y ya tiene un disco, que saldrá a la venta el 17 de abril. El primer corte es la canción “Voy por más”, leitmotiv del ciclo (Ver aparte).

“Para mí el baile es una cuestión de pasión y el canto me gusta mucho. Estudiamos con Willy Lorenzo, que me ayudó a colocar la voz y está bien. No van a encontrar a Whitney Houston pero si a alguien que afina”, se sincera la actriz que desde enero graba más de doce horas por día para adelantar trabajo pensando en la época en que Casi ángeles llegue al teatro.

“El disco ya se grabó, pero ahora estamos preparando el teatro y grabando la tira. Antes manejaba todo yo, ahora tengo alguien que se ocupa de mis horarios, de mi agenda, del estilo de mi ropa. Estoy asesorada por todos lados y está muy bien porque me permite concentrarme en la actuación”, dice Emilia, y rápida agrega: “Para el trabajo es muy bueno tanto asesor, para la vida no tanto”.

Lo cierto es que en el futuro inmediato la vida de Attias será puro trabajo, una temporada de teatro con dos funciones diarias que comenzará antes de las vacaciones de invierno y que seguramente se extenderá varias semanas más allá de ellas, las grabaciones y la posibilidad de una gira. “Aun no se habló, pero todos sabemos que si nos va bien se vienen las giras. A mí me encanta viajar y me encanta hacer shows así que para mí será como tocar el cielo con las manos”, fantasea Emilia. Ella que cuando se estrenó la primera temporada de Chiquititas tenía ocho años, la edad indicada para ser espectadora de la historia que emitía Telefé. “Me crié con Chiquititas. De chica consumí los productos de Cris y sé lo que un espectador quiere. Sé qué quieren los chicos y estando de este lado hablando con Cris y todos los que saben tanto me sirve para completar lo que se necesita para el personaje”, concluye Attias con la seguridad de alguien que sabe que los sueños, algunas veces, se hacen realidad.

Un ángel ocupado

  • La previa: desde noviembre, Attias y Vázquez se entrenan para interpretar a sus personajes. Ella tuvo que aprender diversas acrobacias y tomó clases de canto para interpretar las canciones de programa.
  • Las grabaciones: en enero, dos meses antes de la salida al aire, comenzaron las grabaciones en los estudios Pampa, de Martínez. Allí están armados los elaborados decorados en los que transcurre la historia. Una escuela, una mansión algo tenebrosa y un carromato de circo serán los escenarios fundamentales de la tira.
  • El disco: el 17 de abril saldrá a la venta el disco del grupo Teenangels.
  • El teatro: dentro de un par de meses se estrenará la versión teatral del ciclo que ya están preparando.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?