Suscriptor digital

Tolerancia cero para el alcohol en las rutas: retendrán autos y registros

Los choferes de ómnibus y camiones podrían ser inhabilitados de por vida; vuelven los radares
(0)
26 de marzo de 2007  

LA PLATA.- Habrá tolerancia cero en los controles de alcoholemia y duros castigos en las rutas de la provincia de Buenos Aires para quienes violen las normas de tránsito, además de que se utilizarán otra vez los radares para detectar los excesos de velocidad en las principales vías de la costa atlántica. Es más: si se comprueba que un chofer de un ómnibus o de un camión ha bebido más de lo permitido podrá ser inhabilitado de por vida para conducir.

Estas medidas forman parte de la estrategia del gobierno bonaerense para reducir la cantidad de accidentes que ocurren en las rutas provinciales, que en lo que va del año ya causaron 186 muertes.

A mediados de enero último, cabe recordar, el gobernador de la provincia de Buenos aires, Felipe Solá, decretó la emergencia vial en el distrito y hasta ahora habían surgido varias críticas por la falta de instrumentación de medidas concretas.

El uso de los radares para controlar el cumplimiento de los límites de velocidad y multar a los infractores es otra disposición que, tras varias postergaciones, será puesta en marcha a partir de Semana Santa.

Los conductores que, según lo determinado por esos aparatos, infrinjan las velocidades máximas permitidas se expondrán ahora al pago de multas, y a esto se sumará la intensificación de los controles de alcoholemia, que podrán derivar en la inhabilitación de por vida para los choferes de micros y camiones que tengan un nivel de alcohol detectable en la sangre.

Durante el verano último, la policía utilizó este mecanismo de control para notificar a quienes superaban las velocidades permitidas, pero sólo ahora la advertencia será acompañada de la multa correspondiente.

Controles de alcoholemia

El decreto N° 40 de este año, que declara la emergencia vial en la provincia, prohíbe conducir con una concentración de alcohol en la sangre superior a 0,5 gramo por litro (o un quinto de gramo si se trata de manejar una motocicleta). Y quienes transporten pasajeros o cargas (es decir, principalmente los camioneros y choferes de micros) no pueden tener un nivel detectable de alcohol en sangre. Por eso, si el control se halla siquiera el mínimo rastro de esa sustancia están en infracción. ¿Cuál será la pena? Inhabilitación de por vida para conducir.

"En realidad, queremos apuntar a que haya tolerancia cero para el consumo de alcohol, no simplemente a que se respete el límite legal", explicó a LA NACION Ana Serrano, directora del Registro de Bebidas Alcohólicas del Ministerio de Salud bonaerense y coordinadora de los controles de alcoholemia que la Subsecretaría de Atención a las Adicciones de esa cartera realiza junto a la Policía de Seguridad Vial. "En algunos controles tuvimos que dejar ir a conductores que tenían 0,48 gramo de alcohol en la sangre. La idea es que nadie conduzca si bebió, aunque no supere el máximo permitido."

Según se supo, los controles de alcoholemia a los conductores se realizará en horarios clave: luego del almuerzo y de la cena. Tampoco se descartan operativos sorpresivos en discotecas, pubs y restaurantes de distintos destinos bonaerenses.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?