La Vela Puerca

El impulso
(0)
1 de mayo de 2007  

Primero fue la semilla."Mi semilla", en realidad. El tema de La Vela Puerca que, por teléfono, enamoró a Gustavo Santaolalla pertenecía a Deskarado. El disco, producido por Claudio Taddei, fue relanzado afines del milenio pasado por Surco, con Santaolalla y Kerpel como productores asociados, bajo el sencillo título de La Vela Puerca. Se trataba (se trata) de unamuestra excepcional de rock latino, con elementos de punk rock, ska, la murga y folclore uruguayo. Un canto primal de denuncia y resistencia tercermundista proferido desde Montevideo. Luego vino la primera evolución: De bichos y flores, algo así como la fórmula del primer disco pero mejorada, el primer paso a la masividad porteña. Una catarata de hits ("El viejo", "Por la ciudad", "José sabía"), pilares fundamentales del repertorio puerco, con un notorio protagonismo de la sección de vientos. Pero A contraluz es la visagra. Un disco que "profundiza el camino del grupo en la creación de su propio universo musical y poético" (Kleiman dixit). Con esta placa (y un trabajo de hormiga de muchos años) llegó la consagración: estadios llenos en Buenos Aires, la proyección hacia el interior de la Argentina y la cabeza de los festivales más importantes del occidente del Río de la Plata. Y ahora, desde arriba, La Vela toma impulso.

Y una vez más hay que hablar de una evolución, de una nueva vuelta de tuerca. Lo primero que impresiona es el modo en que se amalgaman los instrumentos, conformando un verdadero paredón de sonidos, que se impone de un modo monumental. Detrás de una aparente sencillez melódica (en ciertos pasajes pueden remitir al pop), las nuevas canciones de La Vela ostentan una potencia arrolladora y la ya característica oscuridad existencialista en las letras de Sebastián Teysera. En muchos casos, son viñetas que forman relatos cuasi literarios en formato canción, que en su modo de cantar alcanzan un tono cada vez más intimista. Pero también hay frases que pueden quedar impregnadas en el imaginario (rockero) colectivo, como el ganchero "O te rebelás o te consumís", de "El señor"; "La hipocresía se vuelve moda", de "Clones" (con letra del otro cantante, "Cebolla" Cebreiro); o "Colabore para no desaparecer", de "Colabore", un rockito con destino de hit radial.

Después de dos discos exitosos, Santaolalla delega su trabajo con el grupo en Juan Campodónico, que de a poco se ha transformado en uno de los productores más importantes de la región: alma pater de Bajofondo, colaborador histórico de Jorge Drexler desde el disco clave("Frontera") y gran responsable del resurgimiento del Cuarteto de Nos. Luciano Supervielle se encargó de los arreglos de cuerdas y vientos y participa en el disco como pianista, redondeando un aporte que le da al impulso una cuota de búsqueda estética y refinamiento comparable a Los Hermanos, el grupo brasileño elogiado por el mismísimo Caetano Veloso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?