Marcelo Mercadante

Suburbios del alma
(0)
30 de abril de 2007  

Buenos Aires en camiseta

Cuando al maestro Leopoldo Federico le hicieron escuchar su participación en Suburbios del alma, soltó un elogio que sonó a festejo: "¡Bien, Mercadante! ¡Esto es tango!". El tema se llama "Nunca juegues al póker con René Lavand", tiene música de Marcelo Mercadante y letra de Pablo Marchetti, igual que las doce composiciones del disco. A la usanza de la época de oro del género, Omar Mollo es el encargado de estrenar ese tango, y lo hace con una intensidad conmovedora, igual que en "¿En qué ciudad vivís?", en la que probablemente sea la mejor interpretación de su trayectoria. "Nunca juegues…" hace referencia a algunos personajesde la cultura pop, como Ricardo Bauleo y Libertad Leblanc, pero son esos los únicos guiños que el multifacético Marchetti (periodista, poeta, ¿ex? cantante de rock y director de la revista Barcelona) utiliza en todo el fonograma. La tónica letrística aborda la emoción y la dulzura en consonancia con el sonido, que va de la orquesta típica a pequeños combos. Marchetti y Mercadante, amigos de la infancia que ahora pisan los 40, parecen exorcizarlas nostalgias de un tiempo que sólo vivieron en los viejos discos de vinilo. Una evocación, moderna e innovadora, de la ciudad que Calé dibujó en su tira Buenos Aires en camiseta,que parece hecha a medida para ilustrar estos tangos (o viceversa).

Por Suburbios del Alma desfilan altísimos intérpretes. Desde la península ibérica, se lucen Martirio y el cantaor Miguel Poveda, en una sobresaliente compenetración con el tango. La lista de invitados continúa con las cantantes Lidia Borda y Elba Picó, y notables exponentesdel género (Pablo Mainetti, Hernán Possetti, Pablo Agri, entre otros). El encuentro final es un lujito: Hugo y Francisco Fattoruso, con una cuerda de tambores montevideanos, se acoplanal bandoneón de Mercadante y acompañan a Alejandro del Prado (el hijo de Calé) en "Razonable", un candombe sencillamente irresistible.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.