Suscriptor digital

Macri niega un acuerdo oculto con el Gobierno

Dijo que esa versión es un "disparate"
(0)
16 de mayo de 2007  

Categórico, Mauricio Macri respondió con un "no" tajante y seco cuando LA NACION le preguntó ayer si había alguna posibilidad de que el presidente Néstor Kirchner lo respaldara en una eventual segunda vuelta en las elecciones porteñas. "De ninguna manera. Es absolutamente imposible", agregó el candidato y líder de Propuesta Republicana (Pro).

"Esa teoría es otro disparate creativo de la señora Carrió", acusó Macri en respuesta a la líder de ARI, que anteayer había denunciado que Pro había llegado a un "acuerdo" con el kirchnerismo para un apoyo en el casi descontado ballottage en los comicios porteños.

"Eso es un disparate. No hay ninguna posibilidad de que Kirchner nos respalde o de que Pro respalde a Kirchner. Nuestra fuerza tiene sus propios dirigentes, que solamente tienen un acuerdo con los vecinos de Buenos Aires. Las acusaciones son parte de la vieja política", respondió el candidato, que, de esa manera, intentó desarticular la estrategia de Carrió y su Coalición Cívica de posicionar a Telerman como la única opción opositora porteña.

Aunque el diputado nacional buscó distanciarse de Kirchner, señaló que aspira a una "convivencia inteligente" que aporte soluciones: "Apostamos al no conflicto. Por eso no nos van a ver en este tramo de campaña contestando agravios", agregó.

Macri habló con LA NACION al término de un desayuno con referentes del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA), en el hotel Sheraton, donde el postulante porteño presentó propuestas junto a su candidata a vicejefa de gobierno, Gabriela Michetti.

Cambiar el modelo

"Nuestro objetivo es romper el modelo de clientelismo que utiliza el Estado", dijo Macri ayer frente a los empresarios, y acusó a los últimos 10 años de gestión porteña de "profundizar" la figura del "puntero" y tener como "variable de ajuste" la subejecución de inversiones. "Por eso hay tantas promesas de obras incumplidas", señaló.

Durante el encuentro, además, el presidente de Boca prometió "volver a los cargos por concurso", rearmar el escalafón de la carrera pública, lograr que "el Estado deje de ser una mochila" y trabajar para que la política se dedique exclusivamente a la gestión.

También dedicó tiempo a uno de los ejes de su campaña: la seguridad. Macri dijo que espera articular "capacitación laboral" con el sector empresario, "generar programas" de inclusión social y "urbanizar villas de emergencia".

El momento más enfático de la mañana sobrevino cuando el candidato habló de la justicia penal. Allí destinó buena parte de sus críticas: "Basta de jueces que sueltan por 400 pesos de fianza un chico que le disparó a la policía", exigió Macri. "Como si esto fuera un concurso de tiro al blanco. Como no le pegó, pague 400 pesos y siga. Esto no es el Ital Park y nosotros somos los muñequitos", ironizó el postulante a la jefatura porteña.

"Hay que bajar la estadística aberrante que señala que sólo 5 de cada 1000 delitos cumplen prisión efectiva", pidió, y acusó al Estado de "no cuidar a nadie".

"Ese es una mensaje duro y claro", dijo Macri. "Significa: «Robe, que total acá no va a pasar absolutamente nada»."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?