Suscriptor digital

El adiós a Jorge Laplaza, un maestro

Jugó y enseñó con pasión; desde 1979 vivía en el Sur
(0)
21 de mayo de 2007  

Murió el profesor de ajedrez Jorge Laplaza, de 63 años, como consecuencia de una infección pulmonar; fue en Rawson, donde residía desde 1979, y nadie olvidará su estampa frente al tablero, como jugador y maestro. Y con el paso del tiempo asumió otros roles: dirigente y periodista especializado en una disciplina que abrazó con pasión durante más de medio siglo.

Había nacido en la Capital Federal el 20 de junio de 1943 y despertó su interés por el juego-ciencia en el Círculo de Villa Martelli donde conquistó, a los 20 años, el título de campeón juvenil, y un buen día optó por otra geografía: el Sur, y se radicó, en 1979, en la ciudad de Rawson. Cinco años después conoció a Ana, su esposa; el enroque familiar se completó con sus hijos Ezequiel Francisco y Octavio Valentín.

Jorge Laplaza, de contextura endeble, tenía la mirada diáfana y un corazón tan amplio como su mente; hablaba poco, decía mucho. Como jugador obtuvo el campeonato universitario (UBA) en 1967; fue semifinalista, en cinco ocasiones, del campeonato argentino, y durante once años retuvo el título de campeón de Rawson. En 1993 la Federación Internacional de Ajedrez por Correspondencia (ICCF) le otorgó el título de Maestro Internacional.

Fue dirigente, secretario del Círculo de Villa Martelli, vocal de la FADA, presidente de la Federación de Chubut y periodista; trabajó en LA NACION y se destacó -entre otras misiones- en la cobertura del match por el título mundial entre Karpov y Korchnoi en Filipinas, en 1978.

También hizo importantes aportes desde la docencia. En los años, enseñó y orientó a cientos de jóvenes en los salones de Villa Martelli, el Club Argentino y la Universidad de Buenos Aires. Fue el creador de los Congresos Nacionales de Profesores de Ajedrez y su Didáctica, en Necochea, entre 1992 y 1996, y de los Festivales de Ajedrez en Playa Unión, en Rawson, donde en febrero último festejó el 25º aniversario de aquellos foros. Asimismo, fue director de la escuela taller de ajedrez El Peón Rey, en Rawson y Trelew, en 1995 y 1998.

En 2004 fue invitado a Menorca, en España, junto a los siete mejores entrenadores de ajedrez del mundo; allá ofreció su tesis sobre "Los rasgos germinales del ajedrez infantil y el desarrollo de las habilidades intelectuales". Tras la exposición, sus colegas lo aplaudieron durante varios minutos; probablemente Jorge Laplaza, con timidez, hubiese preferido un movimiento en silencio en un tablero de ajedrez.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?