Suscriptor digital

La Colifata, modelo de radio universal

Pasado mañana comenzará un foro mundial de emisoras que funcionan en centros psiquiátricos
(0)
27 de mayo de 2007  

"No hay que olvidar que los «colifatos» de acá adentro alguna vez estuvieron afuera." "Adentro" es el hospital Borda para enfermos mentales. Y "afuera" es la sociedad que integran los hombres y mujeres que se presumen sensatos. La reflexión del director de Radio La Colifata (FM 100.1), el psicólogo Alfredo Olivera, se justifica en la existencia de una emisora que en casi 16 años ha probado servir como herramienta terapéutica. Toda una novedad en técnicas de intervención en pacientes psiquiátricos.

Con semejante know how a cuestas, La Colifata encabeza el Primer Encuentro Mundial de Radios, realizado por Usuarios de Salud Mental. En el foro que durará cinco días y se realizará desde pasado mañana en el Salón Dorado de la Legislatura porteña, en el auditorio de TEA y en FM La Tribu, se hará un intercambio de experiencias. Para ello han venido coordinadores y pacientes psiquiátricos de Francia, España, Suecia, Brasil, Italia y Chile, entre otros países.

Ayer, durante la emisión vespertina de La Colifata, dentro del hospital Borda, varios visitantes de Gran Bretaña, México, Colombia y Alemania expresaron su admiración por la experiencia. Se trata de una emisora hecha en un espacio asociado a la locura, enfermedad que el cliché asocia o bien con la genialidad, o bien con la violencia. "Precisamente, La Colifata es para que la razón o la sinrazón hable de una mirada sobre la vida", dice Olivera.

Esta emisora, que ya tiene 45 radios hermanas tanto en otros países como en el interior de la Argentina, procura aportar una herramienta nueva en el análisis de la locura, que normalmente la sociedad aborda de un modo complejo. "Desde el campo de la comunicación, la emisora ha venido a sumar recursos terapéuticos que, cuando los programas salen al aire por emisoras convencionales, llegan al hombre común", comenta el director.

Lo interesante de sumergirse una tarde en el Borda es que la frontera entre locos y cuerdos puede ser difusa y deparar sorpresas. El humor está siempre presente para hacer llevadera la realidad. Laura Ruiz, una de las coordinadoras de La Colifata Salud Mental y Comunicación Asociación Civil, dice: "Soy la encargada de llevar a los «colifatos» a la Legislatura para el encuentro y después los devuelvo al country [el hospital]". El periodista alemán Sassan Towliati, que hace su tesis en Buenos Aires sobre radios comunitarias, dice a LA NACION que "una radio al servicio de la salud mental es una idea original" y el británico Simon Deeley, que filma un documental sobre salud mental, señaló que la experiencia de radios en hospitales psiquiátricos es excepcional. Dijo que en su país no existe algo similar.

Periodistas colombianos y mexicanas estuvieron ayer durante la emisión de La Colifata y participarán del encuentro en el que habrá debates, presentaciones de artistas y una convocatoria de cortometrajes referidos a las diversas miradas sociales sobre la locura.

Los extranjeros vienen a ver de cerca la experiencia para proponerla después en sus países. "Por ejemplo, en cárceles", dijo el colombiano Juan Diego Grajales. "Y también para sectores en riesgo", agregaron las mexicanas Haydée Martínez y Jaquelina de la Vega.

La paciente externa Silvina de la Moneda, que se sumó a la charla con LA NACION, dice que lo suyo en la radio es leer poesías y que La Colifata es una experiencia hermosa.

De lo que se trata, como dice Olivera, es de comprender que la radio "provee de recursos simbólicos, produce y sostiene lazos sociales, y ayuda a deconstruir el imaginario social en torno de la locura, como enfermedad mental y como construcción social".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?