Suscriptor digital

"No van a poder dar vuelta el resultado"

A Macri le da igual con quien compita en el ballottage, y advierte que la gente está cansada de campañas sucias
Laura Serra
(0)
2 de junio de 2007  

Habla poco y sólo de sus propuestas. No lo dice pero está persuadido de que será el sucesor de Jorge Telerman, uno de sus rivales. Mauricio Macri cree que mañana obtendrá una ventaja de al menos 8 puntos con su rival y, según su información, "nadie que pierda por esa diferencia da vuelta el resultado" en un ballottage.

En un ruidoso restaurante de Palermo Hollywood, donde almorzó después de pasar fugazmente por el living de Mirtha Legrand, en América TV, el miércoles pasado, antes de la veda, el candidato de Pro habló con LA NACION.

-¿Cree que si la ventaja entre el primer y el segundo candidato es contundente igual habrá ballottage?

-Eso va a depender mucho de la conciencia política y cívica del candidato que salga segundo. Nadie que pierde por más de ocho puntos da vuelta el resultado.

-¿Con quién preferiría competir en la segunda vuelta: con Telerman o con Filmus?

-Nuestra apuesta es a construir una relación de mayor confianza con los vecinos, no importa el candidato que tengamos enfrente.

-No cree que si Filmus ingresara en la segunda vuelta, ¿la campaña sucia se haría más cruda?

-Es posible. Pero no vamos a cambiar nuestro estilo: vamos a seguir proponiendo y construyendo vínculos con la ciudad, que está harta del caos en el cual se vive. Ahora las escuelas ni siquiera tienen gas, los subtes no funcionan bien, hay manifestaciones que cortan las calles a cualquier hora. Buscamos un cambio.

-¿No teme que el Gobierno se ensañe con usted en la campaña para la segunda vuelta?

-Que el Gobierno se cuide de que la gente no se ensañe con ellos. La gente está cansada de una política tan sucia.

-Si Telerman pierde y se cae el proyecto presidencial de Carrió, ¿van a octubre con candidato propio o apoyando a Lavagna?

-El 24 de junio hablamos de eso. Lo importante es que la gente tenga una alternativa para cambiar y mejorar su calidad de vida en Buenos Aires.

-No descarta a Lavagna.

-Hasta el 24 de junio no hablo del tema de candidaturas.

-Llama la atención la actitud de su socio Ricardo López Murphy, que ha tenido un perfil muy bajo, casi nulo, en esta campaña.

-Esta es una campaña muy local, y Ricardo está trabajando con su partido. En la elección, 650 fiscales van a ser de Recrear.

-¿Cree que puede ganar porque Pro no nacionalizó la campaña?

-Es una suma de cosas: tenemos las mejores propuestas, el mejor equipo, y los que gobernaron en los últimos diez años fracasaron. Somos el cambio.

-¿Le cambia mucho el escenario a Kirchner con vistas a octubre si usted gana en la ciudad?

-Sí. Porque les va a dar tranquilidad a los ciudadanos argentinos que Pro se consolida como una alternativa y que aun aquellos que estén contentos con este gobierno siempre se van a sentir más seguros si hay una alternativa.

-¿Cuáles son las propuestas que el vecino podrá ver en un año?

-Muchas. Cada área va a tener su propia hoja de ruta con soluciones. Pero lo más importante que el vecino comenzará a percibir es otro trato en los servicios que presta la ciudad. La mayor cantidad del presupuesto será destinado a la inversión.

-Si gana la jefatura de gobierno, heredará un pesado déficit presupuestario. ¿Habrá recorte de gastos o aumento en los impuestos?

-Va a haber mil millones de déficit de acá a fin de año, seguramente. La recaudación está aumentando. Tenemos que demostrar al vecino que tenemos un sentido de austeridad, que usamos el presupuesto en forma inteligente para invertir y de ahí vamos a tener autoridad para pedirle más.

-Uno de los problemas más serios de la ciudad es su falta de autonomía. Usted ha sido diputado nacional y muchas veces despotricó contra el Congreso porque considera que en ese ámbito no se puede debatir, ya que está dominado por el oficialismo. ¿Cómo hará para que esos servicios sean de la ciudad?

-Si Pro gana en la ciudad, significa que gana el pedido de autonomía. El Presidente no va a hacer oídos sordos a esto, va a respetar a los vecinos de Buenos Aires y va a derogar la ley Cafiero. No va a querer fastidiar a los vecinos de Buenos Aires.

-¿Cómo resolvería los problemas si el Gobierno no le da nada?

-Los servicios de la ciudad son independientes de estas políticas macro. Confíen en que el Gobierno no se va a suicidar políticamente con los porteños por algo absurdo, que, además, en definitiva, es sacarse un problema de encima.

La balanza

Aciertos

La estrategia de campaña light, con la catarata de propuestas, lo preservó del fango que pisaron sus dos principales rivales. Eso y la elección de Gabriela Michetti como compañera de fórmula lo ayudaron mucho a reducir los índices de imagen negativa que arrastraba y que lo habían hecho perder hace cuatro años. En el debate televisivo, supo imponer su temario.

Incógnitas

¿Podrá conseguir una diferencia que derribe la barrera de rechazos que le atribuyen las encuestas de cara al ballottage? ¿Podrá en el mano a mano final mantenerse a flote con el plan de recitar propuestas y no responder a las críticas?

Puntos débiles

El lanzamiento de su campaña al lado de una niña pobre en un basural fue muy cuestionado y lo obligó a mostrarse arrepentido. Su negativa a definirse en el escenario nacional dejó dudas sobre el enfoque político de su proyecto.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?