Suscriptor digital

Quiénes ganan y quiénes pierden de los candidatos presidenciales

Habrá efectos para los Kirchner, Carrió, Sobisch y Blumberg
Mariano Obarrio
(0)
4 de junio de 2007  

Hubo vencedores y perdedores entre los candidatos presidenciales para las elecciones del 28 de octubre próximo que tenían algo en juego en los comicios porteños de ayer. Cristina Kirchner se subió al palco con Daniel Filmus y procuró, al igual que todo el Gobierno, exhibir ese lejano segundo lugar como el gran triunfo.

Lo es, pero sólo en parte. Néstor Kirchner, la senadora y Alberto Fernández vencieron, sí, a sus enemigos: Jorge Telerman y la candidata presidencial de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, que recibió su golpe más duro, sin dudas. Pero, las apariencias engañan. Casi el 70 por ciento de los porteños votó contra la Casa Rosada.

El candidato oficial, Daniel Filmus, obtuvo menos de 24 por ciento. Y gracias al aporte de Aníbal Ibarra: 12,6 por ciento.

El Frente para la Victoria sacó el 11,2 por ciento para jefe de gobierno. Ese es el partido que dirige Alberto Fernández. No es poco; tampoco mucho. Es cierto que el techo de Kirchner, en Capital, es mayor: ronda el 40%. Pero el gran voto "no kirchnerista" debería encender luces amarillas por el potencial contagio a futuro.

Seguramente, no comprometerá el triunfo de Kirchner o de Cristina Kirchner en octubre, pero son un cambio de tendencia para después: la Capital anticipa los humores que al tiempo se verifican a nivel país.

Serán claves las primeras encuestas rumbo al ballottage. Y luego, la Casa Rosada leerá el resultado de la segunda vuelta. De éste dependerá si finalmente el candidato presidencial oficial es "pingüino o pingüina". Si Macri arrasa, podría reflotarse la reelección de Kirchner. Si Filmus grantiza un piso del 40%, se confimaría el "plan-Cristina".

Ayer revivió un muerto político de hace dos meses: Jorge Sobisch. Ganó la centroderecha en la Capital -Macri- y también en Neuquén. No es un dato menor. El gobernador neuquino, tras la muerte de Carlos Fuentealba, parecía enterrado. Un Macri ganador lo podría colocar en la línea de largada que compartirá, ahora con renovados bríos, con Ricardo López Murphy, de Recrear, y con Roberto Lavagna, quienes por ahora miden muy bajo.

No es seguro que Macri haga una fuerte opción por uno de éstos tras el ballottage. Dependerá de la contundencia del resultado.

En la escena aparece un potencial candidato macrista inesperado: Juan Carlos Blumberg. Sus encuestas lo ponen en carrera, dicen en el macrismo. Y contaría con más carisma que los otros, en un contexto, claro, en el que el péndulo de la política viaja de regreso, de izquierda a derecha.

Carrio sufrió ayer el más fuerte revés de su carrera política. Pero no se bajará de la pelea nacional. Dentro de su frustración y angustia el claro voto opositor de Capital fue una buena noticia para ella. Su coalición le aportó un 9 por ciento a Telerman. Y muchos "lilistas" votaron a Macri. Carrió proponía un discurso opositor que sólo fue tomado por Telerman al final.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?