Suscriptor digital

Nuevas señales de Macri le dan oxígeno a López Murphy

Acordaron crear una mesa de diálogo
(0)
1 de julio de 2007  

Una mesa de diálogo para preparar la candidatura presidencial y un acercamiento programático con algún sector peronista no kirchnerista fueron las dos señales claras que ayer le dio Mauricio Macri, electo jefe de gobierno porteño, a su socio político de Pro y postulante nacional de Recrear, Ricardo López Murphy.

A seis días de la victoria electoral en la Capital Federal, Macri y López Murphy se reunieron por primera vez para dimensionar el impacto de ese triunfo y el armado de una estrategia para enfrentar al candidato de Néstor Kirchner en octubre próximo, para lo cual, precisamente, acordaron crear entre los dos la mesa de diálogo.

El encuentro se concretó en el coqueto departamento que el designado jefe de gabinete porteño Horacio Rodríguez Larreta tiene en Palermo. Asistieron, además, la electa vicejefa de gobierno porteño, Gabriela Michetti; los diputados nacionales Pablo Tonelli y Esteban Bullrich, los legisladores porteños Marcelo Meis y Jorge Sanmartino; el presidente de Recrear Buenos Aires, Rito Basualdo, y el jefe de campaña de López Murphy, Marcelo Amenta.

Durante la casi hora cuarenta que duró el encuentro, Macri se mostró muy optimista del papel que jugará Pro en los comicios nacionales. Y reiteró en privado lo que ha dicho en público desde que ganó el domingo último: "Es muy posible ganarle a Kirchner en octubre".

Allegados a ambos líderes de la coalición Pro admitieron ayer a LA NACION que perciben una "clara oportunidad para entrar en el ballottage y disputarle el poder al kirchnerismo". Por eso es que Macri le sugirió a López Murphy que dialogue con todos los sectores políticos y, especialmente con el justicialismo no kirchnerista.

Se supo siempre que Macri tiene una fuerte amistad con el ex gobernador de Misiones Ramón Puerta, que aspira a ser candidato a presidente por el PJ no kirchnerista. La amistad es tan estrecha que justamente hoy Macri partirá a París a descansar durante 10 días en un departamento que el dirigente peronista posee en esa ciudad hace años.

Y aunque se sabe que López Murphy y Puerta han tenido algún contacto informal en las últimas semanas, desde Pro se aguardará los movimientos que efectúen durante el fin de semana los peronistas enojados con Kirchner que se reunirán en San Luis el próximo fin de semana.

Una de las preocupaciones palpables en Pro es que no todos los peronistas que se presume viajarán a San Luis podrían encarnar el proyecto de nueva política y de cambio que Macri ha impulsado en su campaña porteña y que le ha dado tan buen resultado en las urnas.

Dialogar con todos

Si bien se consideró positivo que López Murphy siga su ronda de conversaciones con todos los postulantes opositores a Kirchner para establecer un nivel de trato no agresivo durante la campaña, en la intimidad de Pro se admite que no se tienen "expectativas de acuerdo" con Roberto Lavagna ni con Elisa Carrió.

Es más, ayer sorprendentemente se produjo el primer chisporroteo de campaña entre López Murphy y Lavagna por la delicada crisis energética que afecta al país (ver aparte).

Durante el encuentro, también Macri comentó algunos aspectos de su reunión con el presidente Kirchner en la Casa Rosada. Según se dejó trascender ayer en Pro, Kirchner le habló a Macri sobre su preocupación por la crisis energética, además del tema central del encuentro que había sido dialogar sobre cómo darle a la ciudad su plena autonomía institucional.

Durante el descanso de Macri, en Pro se avanzará en la conformación de la mesa nacional. Desde Recrear se sabe que sus representantes serán Tonelli y Bullrich. Por el macrismo aún no hubo definiciones. Según trascendió, la intención es que los dirigentes que sean designados para el armado de la campaña nacional no estén relacionados con el proceso de transición del gobierno porteño.

Esa mesa nacional de Pro también tendrá facultades para resolver algunos cortocircuitos que se han generado en varias provincias. LA NACION pudo saber que se trabajará fuertemente en recomponer las relaciones en Tucumán, donde habrá elecciones el 26 de agosto próximo.

Es que para enfrentar al gobernador José Alperovich, la alianza Pro Recrear postula la fórmula Ernesto Padilla-Pablo Walter y lleva como candidato a legislador al vicepresidente de Compromiso para el Cambio (CPC), José Saá Belfiore. Pero en los últimos días, el presidente del partido macrista en esa provincia, Martín Méndez, sorprendió a esa alianza al anunciar su decisión de apoyar a la coalición Por la Resistencia, que lidera el diputado nacional Esteban Jerez.

Saá Belfiore no ocultó su enojo y advirtió públicamente sobre el peligro de que CPC de Tucumán "se borocotice" y termine beneficiando al kirchnerismo local.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?