Suscriptor digital

Con nombre y apellido

(0)
4 de julio de 2007  

En la foto, el señor de camel es Francis Ford Coppola , en una de sus últimas apariciones porteñas antes de volar para Estados Unidos. Fue en la galería de arte Appetite, en San Telmo, bastión de las artes visuales más emergentes. El hombre miró, evaluó, habló poco, pero sacó muchas fotos de obra: las pinturas cinematográficas de Ana Vogelfang, las fotos atrevidas de Yamandú Rodríguez, los acolchados bordados de Victoria Colmegna... Todos nombres noveles que interesaron a Coppola, pero no hasta el punto de comprar en el acto. Tal vez vuelva a su vuelta, planeada para agosto: para ese momento dejó en Buenos Aires proyectos, quesos y vinos, pero, eso sí, se llevó su escritorio itinerante, que con lámpara y todo lo acompaña en todos sus recorridos. Una costumbre común entre los guionistas millonarios: Steven Spielberg hace lo mismo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?