Suscriptor digital

Otro rival para los Pumitas

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
Irlanda ganó una protesta; por ahora jugará en lugar de los sudafricanos
(0)
8 de abril de 1998  

TOULOUSE, Francia.- Atrás quedaron los pueblitos de montaña. Ahora la ciudad que ya se cree el sur de la Tierra por ser una sede de la Copa del Mundo de la FIFA recibe la etapa final del Mundial de rugby de la FIRA y también es el centro del primer problema del torneo manejado, como de costumbre, según el antojo de los franceses. Los Pumitas dejaron temprano Saint Girons con la duda de qué rival los espera en la semifinal de mañana; en el viaje pensaron en Sudáfrica. Acostados en las cercanías del aeropuerto todavía ignoraban el nombre del adversario; pero ya soñaban con Irlanda. Culpas repartidas evitan saber oficialmente quién es, junto con la Argentina, Francia y Canadá, candidato al título defendido por los bicampeones argentinos. Porque los sudafricanos ganaron en definición por penales, pero...

Tarde para que Sudáfrica se olvide será la del lunes último; se imponían por 17 a 0 en el primer tiempo, pero con coraje los irlandeses igualaron. Las opciones para desempatar los mantenían a mano hasta que se recurrió a los remates desde la línea de 22 metros. Cinco chicos por equipo patearon y los pequeños Springboks ganaron por 4 a 3; con un groserísimo error: uno de sus goleadores no había jugado el partido. El reglamento indica que el árbitro pedirá al capitán los nombres de los cinco responsables de los remates, quienes debían haber terminado el partido. Irlanda se dio cuenta de la treta y protestó. Se perdonó el descuido del árbitro -primer culpable de lo ocurrido-, se avaló la queja y se colocó al equipo del trébol en las semifinales. Claro que sólo por ahora. Cualquier cosa es esperable en un torneo de la Federación Internacional de Rugby Amateur; como saber que hasta las 9 hora local puede presentarse un nuevo descargo; o aparecer una rectificación de la actitud de Irlanda.

Parece increíble que los irlandeses retiren su protesta, pero las cansadas caras de los hombres de la FIRA no necesitan palabras que acompañen la sensación de las presiones que sufren. Por eso ganan tiempo y conversan para que el fallo no resulte molesto a una unión que les conviene mantener contenta. El reglamento los ata. Pero, como el año último, en casi idénticas circunstancias, agregaron de apuro un ítem de desempate -menor cantidad de goles en contra- para inclinarse por Gales justo en contra de Sudáfrica, es probable que algún remordimiento de conciencia tengan.

Qué fácil sería para ellos si del otro lado no estuviese otra unión fuerte como la irlandesa; ayer los organizadores dieron su opinión en favor de Irlanda, pero dejaron la puerta abierta para un arreglo entre los interesados. Se entiende, entonces, la preocupación del insólito presidente del comité de disciplina.

Este buen hombre, con rostro agotado, mangas de camisa arremangadas sin esmero y corbata desajustada recibió a los periodistas argentinos. Se vio lo ansioso que estaba por explicar el caso cuando rechazó de entrada el convite a conversar en castellano o inglés. "Sólo francés", dijo. Como comprendió que podía contarse con un traductor soltó algunas palabras en dubitativo castellano. Aunque cuando empezó a dejar bien parada a la FIRA la lengua de Cervantes fue haciéndose más natural para él. Pues claro, hombre, si se trata de José María Epalza, dirigente español...

Anécdota y ejemplo de como se mueve la FIRA; al margen, sus frases fueron tan claras como desconcertantes. "El reglamento apoya la posición irlandesa, por eso le damos por ganado el partido", dijo. Entonces ya está, Irlanda es semifinalista. ¿O, no? "Hay que esperar hasta mañana (por hoy) a las 9, porque la FIRA no hace el papel de policías", retrucó para confundir aún más. "Por caso, si el jugador argentino (Julio Alcacer) suspendido en Inglaterra hubiese actuado ante los rusos y éstos no reclamaban, para nosotros estaba bien". Palabras que más o menos podrían sonar como que si los irlandeses retiran la queja, todo sigue igual. El Pilatos español abrió las manos y agregó: "Le creímos al delegado sudafricano y estamos convencidos de que no actuaron con mala fe; ellos reconocieron el error". Entonces, ¿Irlanda es semifinalista? "Hay que esperar..."

Agradecidos por la diplomática sinceridad, los cronistas dejaron la sede de la organización del Mundial con un 95 por ciento de convencimiento de que Irlanda será mañana el rival de los Pumitas. El restante cinco por ciento se reserva, por las dudas el folcklore de este torneo provoque otro descalabro en una organización firme sólo si está de por medio el interés de Francia.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?