Suscriptor digital

Cada vez circulan más autos blindados

Según informó el Renar, en el país existen 2540 vehículos a prueba de balas; hace cinco años apenas superaban los doscientos
Pablo Tomino
(0)
5 de agosto de 2007  

El taxi, en las calles del centro, llama la atención. No por sus colores, amarillo y negro, ni por su licencia reglamentaria. Sino porque se trata de un Volvo casi nuevo. Pero ni siquiera imagine tomarlo. En realidad el taxi es el automóvil blindado de un hombre de negocios, dueño del edificio de una conocida ex tienda por departamentos, que es conducido así por su chofer, para no llamar la atención. Hay quienes afirman que la hija del empresario utiliza un Jaguar blindado.

Tales son las medidas de seguridad que rodean a gerentes, altos ejecutivos y banqueros, y que, al compás de la inseguridad en el país, en especial en la Capital y el conurbano bonaerense, dispararon un nuevo hábito de consumo: en los últimos cinco años se multiplicó más de diez veces la cantidad de autos blindados que hay en la Argentina.

Según el Registro Nacional de Armas (Renar), hay 2540 vehículos privados y de empresas a prueba de balas, mientras que en 2002 eran poco más de 200. Incluso, este año las empresas que realizan blindajes incrementaron el 50 por ciento su producción, con una particularidad: algunos empresarios que ya tenían un auto blindado ahora hacen reforzar un segundo para sus hijos o para alguno de sus familiares.

"Mi hija utiliza un Volkswagen Beetle negro blindado. Me quedo mucho más tranquilo cuando sale a la noche con sus amigas", confió a LA NACION un empresario automotriz.

Según tres empresas del sector consultadas por este diario, en lo que va de 2007 blindaron más de 150 vehículos, cifra que generalmente cumplían en todo un año de trabajo.

El Renar, la institución oficial donde se registra la tenencia de estos rodados blindados, afirma que no todas las empresas están homologadas para desarrollar la actividad, aunque cada vez son más las que ofrecen reforzar los vehículos o brindar algún tipo de seguridad adicional. Y el listado de propietarios de estos autos "súper seguros" que maneja el Renar, por obvias razones, es secreto. Actualmente hay 5 compañías en el mercado, aunque tras la crisis de 2002 hubo hasta 17 dedicadas al negocio.

"Se dio la misma tendencia que en Brasil. Primero vino el pánico, después se empezaron a blindar autos de media gama y los dueños se desprendieron de los de lujo para no llamar la atención. Ahora se están blindando nuevamente vehículos de alta gama y hasta el segundo y tercer auto de la familia", explica Claudio Beatriz, director de Alive, una empresa que está en el negocio desde 1999, con su taller que parece un inmaculado laboratorio, en Avellaneda.

Lo cierto es que blindar hoy un automóvil cuesta entre 17.000 y 35.000 dólares. El blindaje asegura protección contra disparos de armas de puño hasta un calibre 44 o una Magnum 357.

"Hay gente que ya blindó el auto y difícilmente deje de tenerlo; otros ya incorporaron el segundo para la mujer y los hijos. Esto muestra un poco más la psicología del cliente. Hay una realidad: blindamos más que nunca. Cuando en todo un año hacíamos 30 vehículos, en este primer semestre blindamos 25 y calculamos llegar a 50 a fines de año", contó a LA NACION Guillermo Dietrich (hijo), gerente de la concesionaria Dietrich.

Los motivos que llevaron a este incremento en la demanda es la inseguridad, dicen los especialistas. "Los robos forman parte de un proceso acumulativo, ya que todos los años se suma gente al círculo de inseguridad, y que antes no estaba", señaló Dietrich. En la Argentina, según las empresas, hoy se blinda más de 250 autos por año, mientras que en el mercado latinoamericano, Brasil lidera el rubro con 3500 autos a prueba de bala por año; México, 1100; Venezuela, 800, y Colombia, 100.

Pablo Montaner, gerente general de la empresa Next-Glass SA, contó a LA NACION: "Nosotros blindamos automóviles desde los 18.000 dólares hasta los 26.000 dólares, depende de cada rodado. Se tarda entre 30 y 40 días terminarlo y este año aumentó notoriamente la demanda. La calidad del material es RB3, que cubre todas las armas de puño", explicó Montaner.

Y agregó: "El usuario tiene que entender que debe estar protegido. Uno se encuentra con todo tipo de cliente: el que llega por conocidos; el que tuvo problemas con algún asalto, o el que quiere estar prevenido".

Agradecimiento

Beatriz relata lo que le pasó a un cliente, manteniendo en secreto su identidad, pues la discreción es una de las medidas de seguridad: "El ejecutivo llegó a donde estaba estacionada su camioneta Cherokee y vio a dos hombres sospechosos. Cuando se subió, lo encañonaron. El ejecutivo trabó sus puertas e intentó huir. Recibió varios tiros en el parabrisas y salvó su vida. Me llamó por teléfono a Brasil para contarme y agradecerme que no era su viuda la que lo llamaba para llevarle a reparar el auto".

Blindar todo el vehículo, con neumáticos incluidos, tiene un costo de 30.000 dólares. Para cumplir con todas las exigencias, las empresas demoran entre 30 y 60 días. Los automóviles tienen una carga extra de entre 170 y 270 kilos, aunque, dicen los especialistas, en los autos grandes no influye en la velocidad final ni en la maniobrabilidad.

La empresa Interservit SRL, que hace blindado de camiones, asegura que en la actualidad "se subió el nivel del blindaje en los rodados de gran porte a RB4, y todas las empresas lo están renovando. ¿El motivo? Esto se dio porque en la actualidad cualquier banda delictiva tiene en su poder armas más potentes. Esas armas deberían estar en poder del Ejército, pero hoy las tienen los delincuentes", dijo a LA NACION Hugo Torres, socio gerente de la firma, y que especificó que blindar un camión hoy cuesta desde 35.000 dólares en adelante.

También en los vehículos se advierte una nueva tendencia en materia de seguridad: la instalación de troneras ocultas para que el conductor pueda disparar al exterior sin bajar las ventanillas. Esto, claro, está específicamente diseñado para aquellos empresarios o funcionarios que viajan con personal de seguridad a bordo.

Aunque también hoy se cuenta con otros accesorios, aunque menos sofisticados, muy útiles para salir en una situación de escape de agresores, como luces especiales para que los divisen los helicópteros y sirenas y alarmas de gran alcance.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?