Redondo: "Passarella es capaz de cualquier cosa"

Por Mabel Galaz, Diario El País, España
(0)
18 de abril de 1998  

MADRID.- Fernando Redondo lloró bajo la ducha en el vestuario del Westfalenstadion (Dortmund, Alemania). Acababa de hacer uno de los mejores partidos de su vida. Había rozado la gloria en Europa, pero en ese momento le dolía más que nunca ese Mundial que no jugará.

A sus 28 años siente una amargura terrible por no poder vestir la camiseta argentina, pero cree que la final de la Copa de Europa le ayudará a olvidar.

-¿Sus lágrimas eran de dolor o de alegría?

-Sucedió de repente. Me encontré llorando. Estaba muy emocionado. Había hecho probablemente el mejor partido de mi vida y me acordé del Mundial. Necesitaba esto para olvidar.

-¿Se acordó también de Passarella ?

-No. Pensé que dentro de diez años me daré cuenta de que por culpa de él me voy a perder algo muy importante. Pero estoy feliz de haber ayudado a mi equipo a llegar a la final. La Copa de Europa me servirá para olvidar. Conforme se acerca el Mundial siento más dolor.

-¿Qué planes tiene para junio?

-Imagino que estaré en la Argentina y veré el Mundial desde allá como un aficionado más.

-¿Se arrepiente de algo?

-No. Estoy tranquilo. Lo pensé mucho. No fue fácil para mí. La idea del Mundial fue lo que más me hizo pensar, pero está claro que no a cualquier precio. Aunque me duela no poder vestir la camiseta de mi selección en un Mundial, estoy tranquilo.

-¿Por qué tomó esta decisión?

-Cada uno tiene una manera de ser y de vivir. En este caso para mí hay veces que las cosas no dan igual. Yo no soy de los que hoy dan un abrazo y mañana una puñalada. Esto no es así. Passarella ha sido una persona que me ha fallado, mintió y después dijo que el mentiroso era yo. No puedo ser partícipe de un proyecto en el que no creo.

-¿En que le mintió Passarella?

-Passarella habló conmigo una cosa y públicamente dijo otra. Cuando volvimos a hablar yo esperaba una explicación. Yo puedo no estar de acuerdo con alguien, pero si ese alguien se mantiene en un pensamiento yo lo respeto. No puedo respetar a alguien que habla una cosa y sale diciendo otra. Passarella no me inspira confianza, es capaz de cualquier cosa.

-Uno de los motivos de sus diferencias fue la longitud de su pelo. Pero, ¿ha sido lo único?

-Realmente parece que así ha sido. Ahora yo no sé si Passarella realmente me quería llevar al Mundial. La primera reunión que tuvimos en la que me explicó su proyecto me pidió que me cortara el pelo. Me dijo que después de lo de 1994, con lo de Maradona, quería cambiar un poco la imagen de la selección...

Yo no podía creer que me estuviera pidiendo algo así.

Luego, los periodistas argentinos me llamaron y yo les conté que no nos habíamos puesto de acuerdo por esto. A la semana las críticas a Passarella fueron terribles, se llegó a meter con los homosexuales.

Entonces, él dijo que si yo no estaba en la selección no era por mi pelo, sino por la posición que él me ofrecía y que según su versión yo no quería ocupar. Eso es totalmente falso. A mí me indignó.

El Káiser le contestó desde Roma

ROMA (De un enviado especial).- Daniel Passarella se enteró. En la capital italiana, el Káiser escuchó todo lo que de él había dicho Fernando Redondo. Y no pudo callarse.

"Yo no puedo tener en la selección a un jugador que no quiere estar en el equipo. Que no quiere trabajar con nosotros por distintos motivos. No lo puedo tener.

El de Redondo es un caso cerrado. Es más: es el único caso cerrado. Los otros están todos con las puertas abiertas, porque a los otros sé que si los llamo vienen a jugar, vienen con ganas.

Entonces, eso a mí me gusta. Que los jugadores tengan ganas, tengan la humildad y la dedicación de Simeone, por ejemplo, que podría no haber venido hoy (por ayer) si no quería.

Y vino. Le dijo al técnico del Inter (Gigí Simoni) que quería venir a entrenarse con la selección argentina. Esos son los jugadores que me gustan y que quiero tener en la selección". Textual del técnico argentino.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios