Preocupa el consumo de alcohol en chicos

En los centros de atención, el 50% de los que consultan tienen entre 15 y 22 años; apuntan a los problemas de socialización
(0)
1 de septiembre de 2007  

El acceso que tienen los menores de edad al alcohol no es una novedad para nadie en la Argentina. Sin embargo, en los últimos años, esta vía libre se ha venido convirtiendo en una autopista para entrar en el patológico mundo de las adicciones.

Hoy el 50 por ciento de las personas que ingresan en un centro de rehabilitación tiene entre 15 y 22 años. El dato surge de un relevamiento realizado por LA NACION en institutos que luchan contra las adicciones, en la Capital y en el Gran Buenos Aires.

"La Subsecretaría de Atención a las Adicciones de la provincia de Buenos Aires realizó recientemente un estudio que lo confirma. Dice que el promedio de edad de las personas que están en tratamiento es de 19 años."Así lo explica a LA NACION Patricia Segovia, subsecretaria de Atención de las Adicciones bonaerense. Esta media surge de una investigación realizada en 13.100 pacientes de centros de rehabilitación de ese distrito.

"Cuando planteamos los ejes para la prevención, en los primeros en los que pensamos es en los chicos", explica la funcionaria y agrega: "De hecho, para 2008, una de las campañas principales que impulsará la Subsecretaría para reducir el consumo de alcohol estará destinada a niños de apenas diez años.

"Este año trabajamos con chicos de 12 años y, si queremos pensar en prevención, tenemos que bajar hasta la edad en la que empiezan a tomar", desarrolla Segovia.

Los centros de rehabilitación consultados por LA NACION comparten el preocupante diagnóstico de la dependencia gubernamental: en todos los casos relevados hubo por lo menos un paciente de 15 años o aun de menor edad.

Otras drogas

"A la institución han llegado chicos de 11 años con serios problemas de adicción", cuenta el padre Gustavo Mascó, de la asociación civil El Almendro, que funciona como centro de rehabilitación para las adicciones, en Liniers. El es el primero en destacar algo que luego mencionaron todos: "Es difícil que un chico venga con una sola adicción". En general, explican en los establecimientos que luchan contra estas patologías, el alcohol viene acompañado por otras drogas.

Por la naturaleza de Alcohólicos Anónimos, la mayoría de las personas que se acercan a buscar ayuda en esa entidad lo hacen porque tienen un problema con el alcohol aunque, explican allí, es muy común recibir y atender a gente con otro tipo de adicciones.

En esa mundialmente reconocida institución, también confirman que el 50% de quienes allí se tratan tiene entre 15 y 23 años.

"Antes esto no ocurría. Cuando nos adentramos en las razones vemos que, como dicen en los Estados Unidos, el alcohol muchas veces es usado como lubricante social", explica Héctor M., que trabaja en la oficina de servicios generales de esa institución.

"Los jóvenes tienden a pensar que el mecanismo más fácil de socialización es a través de una botella de una bebida con alcohol. Es la manera que tienen para enfrentar los problemas", define Sergio Landini, director terapéutico de la asociación civil Valorarte.

En la adolescencia, los problemas de socialización pueden formar parte del cóctel de padecimientos que trae la pubertad. Y justo en esa edad es cuando los jóvenes empiezan con el alcohol, explican los especialistas.

La edad de inicio

Un estudio de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar) indica que la edad de inicio en el consumo de alcohol es los 15 años. La investigación, realizada en 2006 sobre 3365 personas, revela que el problema no es exclusivo de las clases sociales más bajas: en este estudio, los encuestados fueron estudiantes universitarios de siete casas de estudios de la zona metropolitana.

Otro informe, realizado por la Subsecretaría de Atención a las Adicciones bonaerense, indica que el 99% de los jóvenes llegan a la mayoría de edad, los 18 años, ya iniciados en el consumo de alcohol.

"Los que recurren a los centros de atención para las adicciones entre los 11 y los 16 años, en general, vienen de núcleos familiares inexistentes y de barrios marginales. A partir de los 17, empiezan a llegar personas de clase media", explica José Rshaid, de la Federación de Organizaciones no Gubernamentales de la Argentina (Fonga), integrada por instituciones de todo el país, dedicadas a la prevención y asistencia de los adictos.

Los centros de rehabilitación consultados por LA NACION coinciden en que las pésimas condiciones sociales en las que viven muchos pacientes abren la puerta a las adicciones.

Según los especialistas, los jóvenes en algunos casos se convierten en adictos porque quieren ingresar en el mundo que crean algunas publicidades. "La fuerza del mercado asocia el alcohol con la diversión", opina Segovia.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.