Blues de la amenaza nocturna

(0)
6 de septiembre de 2007  

No puedo pensar en Manal sin que se me ponga la piel de gallina. Ahora, mientras escribo estas palabras, tengo sobre el escritorio unas fotos de revistas viejas donde el power trío más grosso del rock argentino está posando para siempre con ese estilo retro infinito. En una parecen psicodélicos: pelos largos, pañuelos coloridos, anteojos inmensos para Javier Martínez, caras de nenes para Alejandro Medina y Claudio Gabis. En otra tienen el pelo a la gomina y poleras existencialistas: podrían ser los líderes de la Columna Norte Montonera. Pero a diferencia de estos últimos, los Manal sí fueron revolucionarios. El grupo es parte de esa santísima trinidad que también componen Almendra y Los Gatos. Pero lo que en Spinetta era surrealismo y metafísica, en Manal bajaba a la tierra para punguearle al tango la voz del arrabal. Con Manal -y a través de la extraordinaria poesía de Javier Martínez- el blues porteño alcanza alturas líricas inimaginables: "Luz que muere, la fábrica parece un duende de hormigón/ y la grúa, su lágrima de carga inclina sobre el dock/ Un amigo duerme cerca de un barco español", canta Javier con su voz de ginebra, y los versos se arman en el cerebro del que escucha como se construye la poesía imaginista. Nada de más: imagen y sensación.

Lo curioso de Manal es que mientras pena y relata la ciudad, también añora un lugar en el campo, el paraíso perdido. Una muestra de esto es "Una casa con diez pinos", cuya letra es un manifiesto zen. Es notable que, si bien varias de las canciones de Manal intentan ser educadoras, como "No pibe", o "Jugo de tomate", lo que dicen es tan cierto para el que escucha que más que una orden parece un ruego: "Un jardín y mis amigos/ no se puede comparar/ con el ruido infernal/ de esta guerra de ambición,/ para triunfar y conseguir/ dinero nada más/ sin tiempo de mirar/ un jardín bajo el sol/ antes de morir" ("Una casa con diez pinos"). Creo que la vena lírica que inaugura Manal, es seguida recién por Los Redondos. Este verso de Manal podría perfectamente ser de Solari y Skay: "Sigo organizando ahora el gran festín/ del aburrimiento que siempre doy para mí./Todos pueden venir, se van a divertir/ como yo".

Hay un verso de Manal que me rompió la cabeza y que escuché en mi Winco una de esas tardes post colegio, tirado en la cama de mi pieza. Es de "Avellaneda Blues" y dice así: "Amanece, la avenida desierta pronto se agitará/ Y los obreros, fumando impacientes, a su trabajo van/ Sur, un trozo de este siglo, barrio industrial". Los obreros, fumando impacientes, a su trabajo van. Eso es verdad.

Manal sacó dos discos, uno en 1970 llamado Manal , a secas, y otro en 1971, llamado El león . Como Juan Rulfo en literatura, no necesitó más que dos golpes maestros y unas pocas canciones para dar la vuelta olímpica.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?