Suscriptor digital

Dos resultados que ayudan a los planes de Cristina Kirchner

Alegría por Chubut y sorpresa por Chaco
(0)
17 de septiembre de 2007  

En el último test antes de las elecciones presidenciales, el Gobierno apostó a lo seguro para llegar lo más limpio posible al 28 de octubre. Ni Néstor ni Cristina Kirchner viajaron a darle el respaldo a su candidato chaqueño, Jorge Capitanich, ante la posibilidad de vivir una derrota a tan poco tiempo de los comicios nacionales.

Los Kirchner apoyaron sin reserva la reelección de Mario Das Neves en Chubut, que ayer ganó por el 71 por ciento de los votos, pero le dieron un tibio y escaso respaldo al chaqueño, carente de poder asegurarles un triunfo.

Anoche, tanto el Presidente como la primera dama llamaron por teléfono a Capitanich para felicitarlo en lo que aparecía como un posible triunfo. No obstante, el propio Kirchner le pidió "mesura" a su candidato a la hora de salir a festejar, según dijo a LA NACION el jefe de Gabinete, Alberto Fernández. Nadie quería revivir el escenario cordobés. "Garantizate que esté todo bien y volvemos a hablar", le dijo el Presidente, según el relato de un testigo. Quería, así, esperar que se afianzara la diferencia que, al cierre de esta edición, era muy escasa.

La lectura que anoche esgrimían desde el oficialismo era que un apoyo explícito a Capitanich, que se lanzó a la competencia con 30 puntos por debajo del radical Angel Rozas, era un riesgo para la candidata presidencial. Fue así como ni Néstor ni Cristina Kirchner se acercaron a Chaco para hacer campaña. Eso lo reconoce el mismo Capitanich, aunque aclara que recibió, de todas maneras, el apoyo del matrimonio Kirchner.

A pesar de que en los últimos días subió notablemente su intención de votos, el candidato kirchnerista nunca le pudo garantizar un triunfo a la Casa Rosada. En su intimidad, Capitanich se ilusionaba, pero no como para convencer a la primera dama de que viajara a expresarle su respaldo. Recién el jueves se comunicó con el jefe de Gabinete y le transmitió su esperanza. Al otro día, Alberto Fernández se lo contó a Kirchner. Pero ya corría la veda electoral y no había tiempo de hacer campaña.

Un dato muestra las diferencias de la Casa Rosada en los apoyos a sus candidatos: Cristina Kirchner se arriesgó en persona cuando fue a respaldar al ministro de Educación, Daniel Filmus, la misma noche en que entraba a competir con pocas posibilidades de ganar el ballottage porteño contra Mauricio Macri. Y se animó a darle el último empujón a Rafael Bielsa, hace dos semanas, en Santa Fe, cuando la mayoría de las encuestas daban como ganador al socialista Hermes Binner. "La cercanía al 28 de octubre fue clave para que los Kirchner se mantuvieran al margen", justificaba anoche un dirigente chaqueño del oficialismo.

El Gobierno ni siquiera sabía anoche analizar el aparente triunfo. "Habría un proceso de saturación, es el fin de otro caudillo radical", vaticinaban ante la sorpresa.

Temprano, y con mayor seguridad, Kirchner llamó a Das Neves para felicitarlo por el triunfo. Sólo tenía los datos de boca de urna. Lo mismo hizo el vicepresidente y candidato a gobernador bonaerense Daniel Scioli, cuando cerca de las 20 se comunicó con Das Neves y le transmitió que el triunfo "es el resultado de los años de esfuerzo y de la gestión que ha realizado", según dijeron sus voceros a LA NACION. Y hasta Rawson llegó el ministro de Salud, Ginés González García, para participar de los festejos de Das Neves. En paralelo, el teléfono de Capitanich recibía mensajes de sorpresa de los principales ministros del gabinete nacional.

Con los resultados de ayer la Casa Rosada recuperó terreno en el promedio de triunfos y fracasos electorales. De las 14 provincias que eligieron gobernador este año, el oficialismo, gracias a sus alianzas, ganó en nueve distritos si se le suma Córdoba. Pero el Frente para la Victoria (FPV) como tal, sólo se impuso apenas en cuatro gobernaciones: Entre Ríos, San Juan, Tucumán y Chubut. En el resto, el Gobierno ganó en alianza con otras fuerzas, como Catamarca, Río Negro y La Rioja. Kirchner carga con derrotas contundentes como en Capital, Tierra del Fuego, Neuquén y San Luis.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?