Suscriptor digital

El peronista Capitanich ganaba en Chaco

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
El senador nacional marchaba al frente del escrutinio por escaso margen; Rozas aún tenía esperanzas de revertir el resultado
(0)
17 de septiembre de 2007  

RESISTENCIA.- El candidato peronista Jorge Capitanich se imponía anoche como gobernador chaqueño frente al radical Angel Rozas, aunque las demoras en el recuento de votos no permitían garantizar el resultado. Sin embargo, el candidato del PJ proclamó su triunfo pasadas las 22, mientras el dirigente de la UCR guardaba silencio ante la sorpresiva elección que lograba su rival.

Con el 54,56 por ciento de los votos escrutados, Capitanich sumaba el 47,21% contra el 46,42% que obtenía Rozas.

El candidato que supera el 45 por ciento de los votos logra aquí ganar la elección, por lo que anoche Capitanich estaba cerca de conseguir su primer mandato provincial en su tercer intento por alcanzar la gobernación. Si se confirma el resultado, el peronismo conseguiría una victoria clave en el escenario nacional, ya que ésta es la única provincia comandada por un radical, Roy Nikisch, que no se define como gobernador K.

Capitanich se declaró ganador a las 22, con datos obtenidos de sus propios fiscales. "Por la información que tenemos es que nos imponemos en primera vuelta, con una ventaja de uno a tres puntos. El triunfo es irreversible", aseguró, y agregó que había conversado telefónicamente con el presidente Néstor Kirchner.

La jornada había comenzado con un primer grito de triunfo radical. La táctica elegida por el comando de campaña de Rozas fue pegar primero. Rapidito salieron a instalar el triunfo de UCR apoyados en encuestas en boca de urna.

A las 18.05, en la casa de gobierno provincial, los responsables de la consultora Nordeste dieron como resultado un 50,5 por ciento para el oficialismo local y 40 por ciento para Capitanich. Por entonces ya se conocía extraoficialmente que la medición de Enrique Zuleta Puceiro apuntaba también a una ventaja de diez puntos a favor de Rozas. Cerca de las 19, ese consultor político llegó a la gobernación con sus datos sobre 9032 casos, con 51,8 por ciento para la UCR y 41,3 por ciento para el PJ y sus aliados locales.

Con esas cifras no oficiales empezó el juego político de declararse vencedor en cada campamento. El primero en aparecer fue el jefe de campaña radical, Hugo Maldonado, que indicó: "Los resultados que tenemos nos dan tranquilidad: ganamos en primera vuelta". Aunque dejó abierta la posibilidad de que la distancia real fuese menor. "Como en el fútbol, si se gana por 1 se gana igual, y nosotros esperamos ganar", agregó.

Rozas sabía que aquí una encuesta podría no tener el ciento por ciento de eficacia, en una sensación que le transmiten sus muchas elecciones pasadas en Chaco. Esperaba imponerse por una diferencia de entre siete y diez puntos. Los sondeos previos le marcaban una ventaja de 20 puntos, pero otra vez parecían volver a confundirse aquí.

Ante los números que difundía el radicalismo, desde la sede del PJ se salió al cruce. El apoderado partidario, Jorge Alcántara, dio sus propias cifras de boca de urna, con 613 casos, que le daban el triunfo a Capitanich por 49 por ciento contra 35 por ciento. Minutos antes de las 20, el propio Capitanich se acercó a la prensa para mostrarse confiado con los resultados que pasaban sus fiscales. Pidió un par de horas para tener una tendencia y dar su palabra, pero no evitó lanzar una frase: "Estamos ganando de manera espectacular".

Lentitud en el Correo

El escrutinio era lento anoche en el Correo. A las 21 se sostenía un empate entre la UCR y el PJ, pero sin que estuviesen cargados los resultados de las mesas de esta ciudad capital y de Presidencia Roque Sáenz Peña, los dos principales distritos electorales y donde Rozas confiaba imponerse con comodidad. A última hora, la UCR seguía manteniendo esa esperanza, sin que los datos oficiales ayudasen a sostener esa expectativa.

Capitanich tenía esperanza; en cambio, en la suma que le aportarían sus aliados, con acuerdos electorales que permitían que su fórmula cosechase no sólo los votos de la tradicional lista 2 del PJ, sino también de otros seis partidos que llevaron la boleta de Capitanich como candidato a gobernador. Entre esas coaliciones una llama la atención fuertemente: Recrear unió su lista a diputados con la fórmula de Capitanich.

Otro acuerdo poco común se dio entre fiscales. Los hombres del Partido Obrero le advirtieron a ARI que en muchas mesas no estaban las boletas de Alicia Terada, la aliada local de Elisa Carrió, que terminó en una denuncia ante el tribunal electoral.

Más allá de esa denuncia y de la lluvia que complicó el comicio en el interior de esta provincia, el día electoral se desarrolló con tranquilidad. La noche fue diferente porque muchos chaqueños se fueron a dormir sin saber quién había ganado. Una situación que se repite demasiado en la Argentina.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?