Suscriptor digital

Los Kirchner tuvieron su foto con Clinton, pero no con Hillary

El ex presidente norteamericano se interesó por Chávez, Bolivia y la economía
(0)
27 de septiembre de 2007  

NUEVA YORK (De nuestro corresponsal).- Medio Oriente, Evo Morales, el futuro de la Argentina y de ellos dos, Néstor Kirchner y Bill Clinton, fueron parte del encuentro que ambos y la senadora y candidata Cristina Fernández mantuvieron ayer en esta ciudad, dijeron anoche a LA NACION dos miembros de la comitiva argentina.

"Si yo fuera un minero boliviano, con hijos y con hambre, también hubiera votado a Evo", dijo el ex mandatario demócrata a los Kirchner, según el cónsul en esta ciudad, Héctor Timerman, cuando juntos repasaron la realidad de América latina.

Clinton también pidió al matrimonio Kirchner que le diera "una explicación sobre Hugo Chávez", pero no sobre los vínculos de la Argentina con el presidente venezolano, sino del bolivariano en sí y de los intereses que persigue. También la Argentina y Brasil fueron parte del diálogo, sustentado por un intérprete de la Cancillería, en uno de los hoteles Sheraton de la Séptima Avenida de esta ciudad, donde el ex presidente protagoniza la Clinton Global Initiative para tratar de resolver problemas mundiales.

"Dijo que por su capacidad en el mercado de los alimentos, la Argentina y Brasil tendrán un desarrollo explosivo", comentó Timerman, lo que confirmó luego el vocero del Presidente, Miguel Núñez, aunque Brasil también afrontará una "limitación en el rubro alimentario" por las características propias de su industria del etanol.

Sorpresa

Al salir del encuentro, la senadora Kirchner señaló que Clinton también se había mostrado "sorprendido" por el "grado de recuperación" de la Argentina, tras la crisis de fines de 2001 y principios de 2002. "La reunión fue estupenda", celebró, mientras el Presidente daba dos pasos hacia atrás para cederle todo el protagonismo.

Timerman y Núñez detallaron luego sobre los Kirchner y los Clinton la inusual "coincidencia" de que ambas mujeres fueran senadoras, abogadas y candidatas a presidente. Fue entonces cuando el también ex gobernador de Arkansas se permitió una broma. Ante la pregunta sobre qué pensaba hacer si su esposa, Hillary Rodham, ganara la Casa Blanca en las elecciones de noviembre de 2008, Clinton, el líder demócrata con mejor imagen popular de las últimas décadas, respondió: "Voy a hacer lo que me ordene".

Hillary fue la gran ausente de la reunión, aunque el Gobierno optó no preguntar por ella, ni mucho menos solicitar su presencia, en medio de su campaña para alzarse con la nominación demócrata. Anoche, Hillary participó junto con otros siete postulantes demócratas en un debate que tuvo lugar en New Hampshire, el segundo estado en el que se celebrarán las primarias en enero próximo, después de Iowa.

Pero hoy, mientras Kirchner será parte de un panel de la Iniciativa Global de Bill Clinton, Hillary participará en un evento de embajadores que explicitarán su apoyo a su campaña en Brooklyn, en las afueras mismas de esta ciudad.

El posible ascenso de ambas mujeres a sendas presidencias llevó también a la senadora argentina a desmarcarse al menos dos veces de una duda que entiende machista, aun cuando surgió durante su charla con Clinton. "¿Por qué todos preguntan que hará Kirchner si soy presidenta? ¿Por qué a él no le preguntaron en 2003 qué haría yo si llegaba a la Casa Rosada?"

Comparaciones

  • NUEVA YORK. (De un enviado especial).- Dijo que no quería meterse en la política interna, pero Cristina Fernández de Kirchner no pudo contenerse y hacer comparaciones. A Bill Clinton los republicanos lo acusaban de mal administrador y él dejó un superávit multimillonario que los republicanos gastaron después, dijo. "Es igual que con los progresistas en la Argentina, que nos acusan de malos administradores, mientras que los economistas liberales, con fama de buenos administradores, llevaron al país al peor endeudamiento de la historia", sostuvo la candidata presidencial del oficialismo.
  • ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?