Suscriptor digital

Alpargatas, o la historia de la madre que se volvió hija

Había fundado a su compradora en 1907
(0)
11 de octubre de 2007  

Alpargatas, la empresa símbolo de la industria textil y del calzado en la Argentina, celebró este año un siglo de su establecimiento en Brasil. En 1907, fundó São Paulo Alpargatas, la firma que ayer cerró el círculo y se convirtió en controlante de su propia madre.

La compañía argentina tenía ya por entonces 24 años de vida. Había sido fundada por un vasco y un escocés en 1883. Juan Echegaray era un precursor de la fabricación manual de un calzado de lona con suela de yute. Robert Fraser era miembro de una familia productora de máquinas y telas.

Juntos empezaron a fabricar las tradicionales alpargatas, calzado que pronto le daría el nombre oficial a la compañía. No tardaron mucho en internacionalizar su negocio. En 1890 expandieron sus operaciones a Uruguay, donde continúan hasta hoy.

A lo largo de su historia, Alpargatas lanzaría marcas muy arraigadas en el consumidor argentino: Flecha, Pampero, Topper, Palette.

El paso a Brasil no fue menos importante y la vinculación con São Paulo Alpargatas (Spasa) duraría casi 80 años.

"Desde la fundación de São Paulo Alpargatas se fue diluyendo la tenencia de Alpargatas, pero siempre fue el principal accionista hasta 1982, cuando esas acciones fueron compradas por Camargo Correa", comentó a LA NACION Guillermo Gotelli, que en los 90 dirigió la compañía argentina.

En esa época, ambas empresas tenían un tamaño comparable. "Nosotros éramos más chicos, pero teníamos más rentabilidad", recordó Gotelli.

Incluso se llegó a negociar una fusión de las empresas, tanto en el rubro calzado como en textiles (en este caso el acuerdo iba a ser con Santista Textil, otra empresa controlada por Camargo Correa). Madre e hija ya se habían convertido en posibles hermanas.

"Pero lamentablemente no pudimos llegar a un acuerdo", dijo Gotelli.

La crisis

Los años siguientes mostraron realidades opuestas para ambas empresas. Mientras Spasa crecía en tamaño y negocios, de este lado de la frontera la compañía nacional no atravesaba un buen momento con su producción industrial. Por caso, Alpargatas comenzó la década del 90 con 14.000 empleados y actualmente cuenta con 4000 trabajadores.

La crisis de 2001 encontró a Alpargatas en su peor momento. Una deuda de 813 millones de pesos llevó a la empresa a convocatoria de acreedores y hasta estuvo "técnicamente quebrada" a mediados de 2002, según reconoció después uno de sus directivos.

La reestructuración de la deuda le permitió a Alpargatas renacer de sus cenizas y mostrarse como una opción atractiva para los compradores brasileños. Renacía como hija, la madre ya estaba esperándola.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?