Suscriptor digital

Volkswagen invertirá $ 1000 millones

Fabricará a fines de 2009 una pickup que requerirá el mayor desembolso de la firma alemana en la historia argentina
Francisco Olivera
(0)
17 de octubre de 2007  

La imagen del Surán rojo estridente, entrando ayer al mediodía en la planta de Pacheco, vale más que cualquier agradecimiento gubernamental. Néstor y Cristina Kirchner saludaban a los empleados desde los asientos de atrás, con las ventanas abiertas. Adelante, Viktor Klima, presidente de Volkswagen, acompañaba al director Ronnie Frost, que conducía. Fue el cuadro que eligió la empresa para anunciar la inversión más importante de su historia en la Argentina: destinará 1000 millones de pesos a la fabricación de una nueva pick up a fines de 2009.

"Valoramos el gran esfuerzo del Gobierno para el crecimiento -dijo Klima en su discurso-. Ha tomado medidas concretas hacia el sector, creando empleo y mejorando la calidad de vida de millones de argentinos." Todavía no se dio a conocer el nombre de la pick up. Se sabe que demandará 2000 nuevos puestos de trabajo directos.

Cristina Fernández no iba a hablar en público, pero lo hizo después, alentada por Klima. La primera dama fue en todo momento protagonista. Llegó, se bajó del auto y encaró a los obreros. "¿Cómo les va? Gracias por venir", sonrió de cara al sol, y se corrigió inmediatamente: "Bueno, claro, están acá porque trabajan acá".

Klima le agradeció con el mejor reconocimiento: dio por descontada su condición de próxima jefa del Estado. "En este acto contamos con la presencia de la primera presidenta elegida por el pueblo de los argentinos", soltó, con acento austríaco. Más cauto fue el gobernador bonaerense, Felipe Solá, otro de los que compartían el escenario junto con los ministros Miguel Peirano (Economía) y Aníbal Fernández (Interior) y el vicepresidente Daniel Scioli. "Esperamos que, dentro de los próximos días, sea la presidenta electa de los argentinos", dijo Solá.

Kirchner habló en tercer lugar. Eran todas buenas noticias, pero estuvo siempre serio. Volvió a criticar a quienes piden enfriar la economía. "No nos interesa que la Argentina crezca para unos pocos. Nos tratan de meter miedo. Algunos caen en esa trampa, que hay que crecer con gradualismo. Como en el 99, cuando parecía que había un inicio de reactivación y vino el impuestazo." El Presidente buscó diferenciarse de las habituales promesas de retiro de líderes políticos. "En 2009 espero estar aquí con ustedes como simple ciudadano. No me voy a retirar: no creo que uno se retire de la lucha y de las ideas."

Aplaudían unos 1000 invitados. Kirchner no lo dijo directamente, pero dejó entrever la necesidad de inversiones. "Es lógico que surja la demanda y después la inversión. No conozco ningún país del mundo en que los empresarios inviertan y esperen sentados el consumo. Hay que hacerle entender al sector financiero que baje las tasas. ¡Claro que hay más fuerza en la demanda! Es mucho más fácil tener una Argentina dormida, con exclusión. Hay algunos que añoran la vieja Argentina."

Los años 90

En realidad, a lo que el Presidente suele llamar "vieja Argentina"se había referido Solá, sin soslayar su condición de ex funcionario de Carlos Menem. "Dios me dio la posibilidad de vivir el peor momento del país y el del crecimiento más vigoroso desde Juan Domingo Perón. La producción automotriz superará al mejor año, el del 98. Pero esto es diferente de lo del 98: estos autos van a crecer más y van a generar distribución del ingreso; hay actividad en las pymes y talleres."

No estaba previsto que Cristina hablara. Pero Klima, ya con el acto prácticamente terminado, le pidió que subiera al atril. Y la candidata subió. "Hay una Argentina que se va, afortunadamente, que ya empezó a irse hace algunos años", dijo, y su despedida pareció también una respuesta a alguna crítica: "No hay mejor calidad institucional que cada argentino tenga su trabajo y no dependa de nadie. Esta es la calidad institucional que construye ciudadanía".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?