Suscriptor digital

Kirchner volvió a reclamar por los policías asesinados

El Presidente aseguró que el Gobierno quiere "saber la verdad a fondo" sobre los hechos y exigió que no se "inventen cosas que hieran la inteligencia de los argentinos"
(0)
22 de octubre de 2007  • 14:19

Mientras la Justicia investiga el asesinato de los tres policías bonaerenses encontrados el viernes último en La Plata como un posible caso de venganza , el presidente Néstor Kirchner volvió hoy a pedir justicia y exigió que no se "inventen cosas que hieran la inteligencia de los argentinos".

"Les quiero decir a todo el pueblo argentino y a todo el pueblo de la provincia de Buenos Aires que los argentinos no queremos ver a más perejiles presos. Queremos saber la verdad a fondo de estos hechos, que es central", dijo el Presidente en un acto al visitar un complejo deportivo en la localidad bonaerense de Bolívar, donde estuvo acompañado por el vicepresidente, Daniel Scioli, y por la senadora y candidata a presidenta, Cristina Fernández.

De este modo, el jefe del Estado intentó mantener la hipótesis que lanzó el viernes último cuando sostuvo que la matanza de los policías estaba relacionada con cuestiones políticas y con las elecciones presidenciales de octubre.

Pero la versión que le adjudica al caso el carácter de un “mensaje mafioso” ejecutado por policías exonerados por el ministro de Seguridad, León Arslanian, perdió fuerza entre los investigadores.

Fuentes con acceso al expediente dijeron anoche a LA NACION que se sospecha que los tres policías ultimados el viernes en Arana (sur del conurbano bonaerense) conocían a dos de las víctimas, que vivían en el mismo barrio.

“Creemos que son cuatro malandras del barrio que fueron a buscar armas y de paso cargarse a los policías, a quienes conocían, para darse corte. Sabían que los policías eran nuevitos, que no estaban preparados”, dijo un investigador a LA NACION.

Los dos policías, que al parecer conocían a sus asesinos son Alejandro Vatalaro, de 27 años, y Ricardo Torres Barbosa, de 26. Ambos vivían en el barrio La Cumbre. Allí, en la calle 45 entre 145 y 146, dejaron abandonada la camioneta de la policía, en la que escaparon.

Es más: ese móvil policial fue dejado frente a la casa del tío de Torres Barbosa y a unos 200 metros de la casa de Vatalaro, según confiaron los informantes. Esta fue la primera pista que condujo a los investigadores al barrio. "Lo raro es que en el barrio todavía no encontramos un «buche» que nos marque a los delincuentes. Aunque alguna pista tenemos, pero es muy pronto para decirla", reveló anoche una de las fuentes del caso.

El crimen ocurrió el viernes a la madrugada, en una planta transmisora de la Dirección de Comunicaciones de la policía bonaerense, situada en el barrio Aeropuerto, de La Plata. A Vatalaro, según los primeros peritajes, le aplicaron 33 puñaladas; a Torres Barbosa, 14. Después los remataron con las pistolas calibre 9 mm, marca Bersa, que portaban los policías.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?