Suscriptor digital

"Son profundos los cambios que restan", dijo Cristina Kirchner

En La Matanza, la candidata apeló a los indecisos antes del inicio de la veda
(0)
26 de octubre de 2007  

Pisó el estrado seria, con una mezcla de nerviosismo y emoción. Cristina Kirchner cerró ayer su campaña presidencial con un mensaje claro: repasar la gestión de su marido para alcanzar votos que le garanticen pasado mañana un triunfo en primera vuelta. Fue en un acto de fuerte perfil peronista en el que su compañero de fórmula, el radical Julio Cobos, no habló y sólo la acompañó desde el escenario.

"No estamos aquí con discursos vacíos de promesas. Estamos aquí con el testimonio del compromiso de lo hecho", dijo la candidata presidencial del oficialismo, en lo que fue la idea central sobre la que giraron sus palabras durante 16 minutos. Y enfatizó: "Son profundos los cambios que restan".

Cuando caía la tarde en un predio al aire libre del Mercado Central, en La Matanza, la lluvia incipiente la recibió a las 18.30, mientras el sol se resistía a mostrarse.

La estrategia de último momento de la primera dama fue convencer a los descreídos. "Los convoco a participar y jugarse por vivir en una sociedad mejor. Estamos cambiando la historia, dando vuelta un destino que parecía que siempre nos iba a ser adverso".

En busca de los votos que le garanticen un holgado triunfo, Cristina Kirchner apeló al voto de la mujer y de los jóvenes, dos sectores a los que poco había apelado durante la campaña. "A mis compañeras de género las necesitamos organizadas, participando fuertemente", sostuvo. A la juventud le pidió un "compromiso de vida", y recordó su propio pasado como militante. "Muchos de los sueños de estos cuatro años y medio fueron los sueños de este hombre que está sentado ahí y míos, cuando éramos muy jóvenes y nos conocíamos."

Ese hombre era el Presidente, que ayer la acompañó con casi todo el gabinete al acto de cierre. No llegó Alberto Fernández, que se quedó atrapado por el tránsito.

Todo el protagonismo lo tuvieron ayer los candidatos. Además de Cristina Kirchner habló el vicepresidente y postulante para la gobernación bonaerense, Daniel Scioli, y el candidato a intendente de La Matanza, Fernando Espinoza. Kirchner no habló, pero se mostró eufórico, mucho más que su esposa. Ambos se animaron a bailar al final, con la hit oficial de la campaña.

A pesar de que hubo referencias a la concertación plural, el acto de ayer tuvo más bien una estética peronista. Muchas banderas comunales y gente movilizada en colectivos, que a pesar del trabajo de los punteros políticos apenas superaron las 8000 personas. La lluvia torrencial habrá hecho lo suyo.

Tal vez para evitar abucheos de los militantes, que se mostraron más bien apáticos, Cristina Kirchner nunca nombró a Cobos y hasta se reivindicó como peronista, lo que levantó entusiasmo en el público, que la apoyó con bombos y aplausos.

Con todos

"Es obligación de todo argentino convocar no solamente a los que piensan como uno sino también a aquellos que desde distintas experiencias históricas tienen el mismo objetivo", dijo, en defensa del armado político con otras fuerzas.

"Tenemos una certeza: la concertación junto a hombres de la Unión Cívica Radical, del socialismo, independientes, y nosotros, los peronistas, que estamos aquí", ratificó como para que no quedaran dudas de que su mensaje estaba exclusivamente dedicado a quedarse con esa porción del justicialismo que parece llevarse el candidato Alberto Rodríguez Saá.

Anteayer había sido el propio Kirchner quien se había puesto al frente de la conquista del voto peronista con la promesa, durante un acto en Ituzaingó, de reorganizar el PJ.

"Quiero convocarlos por los sueños que faltan", arengó al final. Y advirtió: "Nunca tuve miedo". Se abrazó con Kirchner, apoyó la cabeza en su pecho y lloró. Anoche festejó, por anticipado, con el Presidente y su círculo más íntimo en Olivos.

Sin disfraces

  • Cristina Kirchner confesó que no le gusta disfrazarse. "Nunca me gustó disfrazarme de lo que no soy. ¿Tendría que disfrazarme de pobre para ser una buena dirigente política?", se preguntó la candidata en una entrevista con Radio 10. Aseguró que nunca se hizo una cirugía plástica: "No digo que no me las vaya a hacer cuando se me caiga la cara". "Me preocupa otra parte de volumetría del cuerpo que no te puedo decir porque estamos en el horario de protección al menor", agregó. "Me levanto normalmente de buen humor hasta que leo los diarios", agregó. "Siempre me he definido en contra del aborto", afirmó.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?