Suscriptor digital

Un recorrido por el mundo fantástico

Diálogo entre Gorodischer y Bodoc
(0)
8 de noviembre de 2007  

Lejos de ser irreal, la literatura fantástica debe ser coherente y creíble. El pacto entre el lector y el autor es más fuerte que en otros géneros, y de ello subyace la necesidad de una mayor rigurosidad. Esa es la idea que transmitieron y sobre la que coincidieron las escritoras Angélica Gorodischer y Liliana Bodoc, que anteayer participaron en una nueva jornada del ciclo " adn CULTURA presenta", organizado por LA NACION y Zurich, en el Centro Cultural Recoleta.

Durante más de una hora, la creadora del reino ficticio de Kalpa imperial y la autora de La saga de los confines reflexionaron sobre las buenas épocas -que vienen por oleadas- del género literario, sobre lo que representan las utopías de sus obras y sobre el rol de la palabra, en un diálogo moderado por la periodista Graciela Melgarejo, editorialista de LA NACION.

"La literatura fantástica es la más realista de todas las literaturas, porque es una exageración de lo que vivimos, una exaltación de la realidad", dijo una distendida Gorodischer.

"El placer de escribir literatura fantástica radica en la libertad de no depender de las leyes naturales y a la vez escribir con una estructura creíble. Lo fantástico no es un decorado, sino una esencia, y ése es el desafío", confesó Bodoc.

Ante la inquietud planteada sobre la posibilidad de que las utopías muestren el lado oscuro de la vida, Gorodischer dijo: "Este asunto de la ambigüedad es crucial. Manual del gobernante se terminó publicando en plena dictadura. Los ricos ávidos, los traidores, los gobernantes y las cortesanas parecerían ser tomados de la realidad. Si pudiésemos inventar algo totalmente desconocido no lo sabríamos. El pacto entre el lector y el autor es más fuerte que en la literatura realista".

La escritora santafecina Bodoc agregó: "Uno no debe abusar del pacto que se establece, y en ello reside la rigurosidad. Lo fantástico está muy ligado a lo real. Puedo, por ejemplo, crear un mundo ingrávido pero sólo a partir de la gravedad en nuestro mundo. Los monstruos que aparecen no son sino réplicas de lo que existe".

Radicada en Rosario, Gorodischer fue reconocida por sus libros Retrato de la emperatriz , Kalpa imperial , Kalpa imperial II y Floreros de alabastro , entre otras creaciones. "El mundo en el que vivimos no nos gusta. Una novela es una modificación de eso, y más la fantástica", señaló la escritora, para quien buscar la pureza de las palabras es algo peligroso. "Lo fantástico es el mestizaje", agregó.

"Se agota el paradigma y se necesita la entrada de cierto pensamiento nuevo", dijo Bodoc, explicando por qué las buenas épocas vienen por oleadas. La autora de la trilogía integrada por Los días del venado , Los días de la sombra y Los días del fuego añadió: "La literatura fantástica viene en rescate de la palabra. Como este género es casi indescriptible, nos vemos obligados a forzar el lenguaje, a transitarlo por otros lugares".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?