La planificación como inversión.

Por Sebastián Aldao, arquitecto
(0)
18 de junio de 2018  • 11:35

Muchas veces, por la ansiedad de comenzar un proyecto nuevo -ya sea una casa desde los cimientos o un reciclaje- los propietarios quieren dar comienzo a "La obra" lo antes posible. Lo recomendable, sin embargo, es dedicarle un poco de tiempo adicional y realizar una adecuada planificación de los trabajos, pensándolo como una "inversión" y no como una "perdida de tiempo" o "atraso en el comienzo de los trabajos".

Muebles. Una adecuada selección del mobiliario y su ubicación dentro del espacio, marcará la necesidad de determinada instalación eléctrica, tanto de tomas como de teclas de encendido. Modificar o agregar cañerías una vez terminados los revoques es engorroso y costoso, más aún, si la obra está terminada. Es recomendable realizar un diseño de instalación versátil, que permita mover los muebles por lo menos en dos posiciones diferentes.

Iluminación. Deberá ser dinámica, permitiéndole al espacio adaptarse a distintas situaciones de uso: centros en los cielorrasos, brazos en las paredes para iluminación de cuadros o del ambiente, tomas en el piso para enchufes, etc.; todo con teclas de encendido independiente. Si aún no están definidos los artefactos de iluminación, de todas maneras se debe instalar la cañería, dejándola tapada hasta el día que se decida a usarla.

Home Theater. Pensar en su ubicación o en sus posibles ubicaciones, sobre todo por la orientación de las ventanas de la sala en donde se instale, nos indicará cual es la mejor cortina para garantizarnos un correcto oscurecimiento, teniendo en cuenta el movimiento del sol. También, debemos pensar en la instalación de las cañerías (una para electricidad y otra independiente para datos y sonido), ya que por su diámetro son difíciles de ocultar o disimular debajo de un zócalo, por ejemplo, o detrás de un mueble.

Sonido. Pensar en tener un sistema de música funcional o parlantes Hi-Fi en el área pública de la casa no es ya una sofisticación muy grande. Es recomendable dejar instalada la cañería durante la obra, con sus salidas para los parlantes entre 2.00 y 2.40 metros de altura. Esto evitará a futuro la instalación de los cable canales o tapa cables de plástico.

Instalación de agua. Quizás al momento de empezar con la obra, no se cuente con los medios necesarios para realizar un sauna, un pequeño SPA o un baño de pileta exterior, pero planificarlo de antemano y con la cañerías hechas no es tan costoso. Simplemente, quedan los caños dentro de la mampostería. Lo mismo ocurrirá con el sistema de calefacción.

Materiales y costo de mantenimiento. En la elección de materiales, en general, deberá tenerse en cuenta cuestiones no sólo estéticas, sino también de costo de mantenimiento, respetando siempre las indicaciones de cada fabricante. Es el caso de los mármoles para las mesadas de cocina cuando se colocan en lugar de granitos. En este caso, es recomendable la aplicación de un curador o plastificante que le otorgue mayor duración y evite el manchado y percudido del mármol.

Lo mismo ocurre con las maderas, especialmente, si se trata de un deck exterior: una madera dura es más costosa que una madera blanda o de pino impregnado, pero a su vez tiene una duración mucho mayor en años, y un costo de mantenimiento anual mucho menor que éstas.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.