Llegaron los nuevos dueños del petróleo

El ingreso del grupo Eskenazi en YPF, el papel cada vez más activo del Estado y de las provincias y el rol de la petrolera estatal Enarsa y de muchas empresas chicas están cambiando el sector
Diego Cabot
(0)
6 de enero de 2008  

¿Qué cambió?

Para el gran público el mercado petrolero sigue siendo el mismo. YPF como líder de un mercado devastado por centenares de medidas, y el resto repartido en otras tres grandes petroleras: Esso, Shell y Petrobras. Eso es todo. Todo se resume a las marcas que lucen los surtidores de combustibles.

Sin embargo, a poco de meter las narices en el sector de los precios millonarios, la situación es distinta. El ingreso del Grupo Petersen a YPF; el anuncio de la venta de los activos regionales de la Exxon Mobil, que en la Argentina opera como Esso; el fenomenal año que tuvo Petrobras aquí nomás, y qué tanto puede cambiar el mapa petrolero regional; la posición expectante de Shell; el papel de la petrolera estatal Enarsa; la irrupción de petroleras chicas que buscan áreas para explorar y el rol cada vez más activo de las provincias petroleras.

Todo este combo, salpimentado con una buena ración de regulaciones confusas y muchas veces impredecibles, y como si fuera poco, con el barril de petróleo más bajo del mundo. Y con un gobierno que ha dado sobradas muestras de que en los mercados regulados va a mostrarse mucho más activo que lo que fue en épocas anteriores.

Así las cosas, el mercado petrolero ha terminado 2007 en una tensa calma. ¿Cómo es eso? Pues bien. El primer gran condimento que ha sucedido es la irrupción de las provincias como un sector con peso propio y creciente. La cronología empieza en 1994, cuando la reforma constitucional devolvió el dominio del subsuelo a las provincias. Pero la medida, reclamada obviamente por las provincias petroleras, no fue reglamentada hasta que el ex gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, llegó a la presidencia. Se sancionó entonces la ley corta, como la llaman, que empezó a regir la materia en enero de 2007.

La norma les dio nuevos aires a las provincias productoras de petróleo y se produjo una verdadera revolución interprovincial de áreas en oferta, pliegos, licitaciones y adjudicaciones. El nuevo juego provincial abrigó una gran cantidad de petroleras chicas, “con mayor llegada y entendimiento al regulador provincial”, como lo definió prudentemente un petrolero.

Y fue entonces cuando se empezaron a consolidar algunos nuevos jugadores en el mundo del oro negro vernáculo, muchos de ellos desconocidos en el mundo petrolero.

Entre la nueva camada de petroleros hay algunos hombres y nombres conocidos. En Santa Cruz, que hizo una licitación de 12 áreas petroleras con muy bajo perfil, resultaron adjudicatarios dos empresarios muy cercanos al kirchnerismo: Cristóbal López y Lázaro Báez. El primero es el titular de Oil M&S, una empresa con alguna trayectoria en el sector, especialmente en la zona de Comodoro Rivadavia. López, además, es el dueño de Casino Club, una cadena que explota salas de juegos en el interior del país, además de las máquinas tragamonedas del hipódromo de Palermo y una participación en el barco que está amarrado en el sur de Puerto Madero.

Oil M&S tiene algún antecedente fronteras afuera, en materia petrolera. Brasil le concedió hace un par de años unas áreas marginales para exploración. Entre otros emprendimientos, opera el área Pampa María Santísima en el golfo San Jorge, Jáchal en San Juan y Barranca Yankowsky en Santa Cruz, en este caso, junto a Repsol.

El empresario santacruceño Báez es aún más cercano a Kirchner que López. Es el dueño de Austral Construcciones, una de las empresas constructoras que más creció con el kirchnerismo, sea en la provincia o en la Nación. Báez, ex empleado del Banco Santa Cruz, siempre estuvo sindicado como de los hombres de negocios más favorecidos por el kirchnerismo. Ahora, dos de las empresas que le pertenecería, Misahar y Epsur, se han quedado con la explotación de varias áreas petroleras. Poco se conoce de los antecedentes exploratorios de estas dos firmas.

Otros de los protagonistas de este mercado que tiene a las provincias como concedentes de áreas petroleras es José Luis Manzano, el ex ministro del Interior durante el gobierno de Carlos Menem, que salió al mercado con la petrolera Ketsal.

Manzano estuvo muy activo en la zona mendocina. Allí hubo una interesante puja cuando salieron a la venta áreas cerca del río Atuel. Cliveden, una empresa que asociada a Manzano, hizo una propuesta de inversión de 33 millones de dólares y le ganó nada menos que a Repsol YPF. El consorcio está integrado por Cliveden Petróleo Argentina, Kilwer e Investmen, esta última presidida Manzano.

Del fútbol al petróleo

Daniel Lalín es también uno de los actores de reparto en un elenco que no deja de crecer. El ex presidente de Racing Club también armó una petrolera llamada Oxipetrol. Lalín y su empresa se hicieron de unos campos petroleros en Salta. Luego se conoció que un grupo chino estaba interesado en la compra de esos campos en una suma cercana a los 1200 millones de dólares.

La sola mención de la cifra -supera lo que pagó Camargo Correa por Loma Negra, una de las principales empresas industriales argentinas- hizo posar los ojos de varios conocedores del sector. "No es razonable que eso ocurra en la Argentina. No hay posibilidades de que se pague ese dinero acá por un campo que no se sabe si tiene o no petróleo", desconfió un petrolero.

Otros de los que ya vienen haciendo intentos por quedarse con una concesión es el grupo Werthein, dueño de La Caja y de parte de Telecom. La familia participó en dos licitaciones en La Pampa. La primera, en la zona de Medanitos Sur, la perdió a manos de la petrolera estatal Enarsa. La segunda, ubicada cerca de Salinas Grandes, la ganó una empresa canadiense.

"Los cambios en materia petrolera tienen que ver con un esquema global. La energía es una cuestión geopolíticas, donde se toma en cuenta no sólo lo económico sino lo político", dijo Víctor Díaz Bobillo, especialista en energía del estudio Díaz Bobillo, Richard & Sigwald. "Esto se está dando en todo el mundo y se da en América latina, los gobierno están con grados de intervención mayor", agregó.

Una de las dudas que sobrevuelan el mercado es saber cuán preparadas están estas compañías como para avanzar en procesos complejos y caros como son la exploración y producción. ¿Cumplen o no con los requisitos técnicos y financieros que se requieren como para operar en este sector?

La abogada Amalia Sáenz, a cargo del área en el Estudio Brons & Salas nos dijo que el marco regulatorio prevé requisitos específicos para ser admitido en el Registro de Empresas Petroleras en la categoría Operador. "La llamada ley corta que traspasa el poder concedente a las provincias ofrece un universo de oportunidades en materia exploratoria a través de concursos por áreas provinciales; sin embargo debemos preservar el énfasis que siempre se ha procurado respecto de la idoneidad técnica, excelencia operativa y solvencia financiera de los nuevos oferentes", dijo.

Para Pino Solanas, ex candidato a presidente y director del Movimiento para la Recuperación de la Energía Nacional Orientadora (Moreno) dijo que "la política petrolera de Kirchner es mucho peor que la de Menem".

"Este gobierno acentuó todo. Ahora hay un festival de las provincias que se van a convertir en republiquetas dueñas del petróleo, pero se olvidan que toda la infraestructura para la explotación la hizo la Nación", dijo.

Las petroleras chicas, que se animaron a sacar pecho ante las grandes firmas, no es todo en el sector.

En febrero se terminará de concretar el ingreso de Enrique Eskenazi y su Grupo Petersen a la firma española. La operación no deja de sorprender por el monto y por la falta de experiencia en materia petrolera del grupo comprador.

"El Grupo Petersen es el socio más idóneo para Repsol YPF por su experiencia en mercados regulados, por su estructura industrial y financiera y por su conocimiento de la realidad del país, a lo largo de sus más de 85 años de existencia." Así empezaba el comunicado redactado por las dos empresas para comunicar la operación. No son pocos los que se devanan la mente buscando un significado a la primer parte de texto: "experiencia en mercados regulados".

El monto de la operación y la escasa información sobre el financiamiento han echado un manto de incógnitas sobre los verdaderos alcances de la operación. "Sucede que se trata de una de las compras récord, si de montos se habla, que se han dado en la Argentina de los últimos tiempos. Y los antecedentes de los compradores están más relacionados con la famosa patria contratista que con la explotación industrial", dijo un consultor cuya palabra es muy tenida en cuenta en el sector.

Pero YPF es casi el nombre del petróleo en la Argentina. Y todo parece indicar que si el líder tracciona, las demás se deben acomodar. "YPF tiene el 26% de las reservas de la Argentina pero el 48% de la producción. Como nosotros tenemos los pozos más maduros tenemos que invertir mucho para mantener nuestro nivel de producción. Para este año vamos a invertir 1600 millones de dólares sólo en exploración y producción, lo que significa el doble de los que invertíamos en 2004. Nuestro compromiso es muy fuerte", explicó Fabián Falco, director de Relaciones Externas de Repsol YPF.

Con el barril a 100 dólares y con las retenciones en un 120%, los petroleros se acomodan. Todo por el preciado oro negro.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?