Suscriptor digital

Ballenas y suspenso en la Patagonia

El director Alex Tossenberger y los actores Federico D´Elía, Isabel Macedo y Georgina Barbarossa hablan del film
(0)
16 de enero de 2008  

El calendario de estrenos argentinos para 2008, que ya se vislumbra que será tanto o más abundante que el del recién terminado 2007, anuncia para mañana Gigantes de Valdés , su cuarta novedad. Presentada por Primer Plano, es la ópera prima del hasta ahora publicista y documentalista Alex Tossenberger, una aventura no exenta de drama, ambientada en Chubut, para la que reunió a Federico D Elía, Miguel Dedovich, Alfredo Casero, Isabel Macedo, Georgina Barbarossa, Jorge Sesán y Mirta Wons.

El director y tres de sus figuras centrales -D Elía, Barbarossa y Macedo- dialogaron con LA NACION acerca de lo que significó convivir seis semanas muy lejos de sus hogares y qué fue lo que los decidió a participar de la aventura de una película en esa zona, por más de un motivo privilegiada, de la Patagonia argentina.

"Tengo una productora de cine publicitario para el mercado nacional y extranjero, y durante bastante tiempo hemos realizado numerosos documentales de distintos temas, muchos de fauna, por toda América latina", asegura el cineasta. "En realidad éste es mi quinto largometraje, el primero como director. En 2007 y con Eduardo Calcagno, con quien empecé a hacer cine hace 24 años, estrenamos El salto de Christian . Después de filmar mucho en península Valdés, en especial documentales acerca de cetáceos, estuve hablando con gente amiga acerca de lo increíble que es la fauna y el paisaje del lugar, y siempre fantaseamos acerca de «¡qué bueno sería hacer una ficción allí!», además de lo que significa para el patrimonio de la humanidad. Es uno de los lugares más lindos del mundo", explica.

"Pensamos en cómo combinar ficción con naturaleza tomando elementos genuinos del lugar, y con esas bases construimos una historia, tomando matices que me fue ofreciendo el lugar mismo filmando documentales a lo largo de una década. En todos lados hay cosas que por la fuerza del dinero y de la gente sin escrúpulos se tratan de hacer y que tienen impacto fuerte en la naturaleza. A veces uno plantea la ficción como algo que no es real, pero, sin embargo, hay muchas cosas que no están alejadas de la realidad, por noticias, por datos, que son los que te permiten pensar y, en todo caso, también anticiparte", asegura el cineasta.

"Tengo una posición tomada al respecto, donde la explotación de los recursos y el reconocimiento de nuestros lugares hay que hacerlo de manera responsable, y en lo que a mí atañe, con documentales o ficción, me parece muy interesante: en definitiva, son las personas las que cuidan el lugar. Más allá de todas las gestiones que se puedan hacer, está en cada uno denosotros tener la actitud de cuidar lo que nos pertenece", reconoce. "La ficción no se pelea con el registro documental, porque en realidad es una ficción con el aporte de mis conocimientos como documentalista -insiste-. Fue fundamental saber cómo se comportan las ballenas, de lo contrario hubiera sido imposible lograr nuestra meta", dice, convencido, el realizador.

D Elía, quien si bien ya apareció en cuatro largometrajes, es conocido -y mucho- por la TV y su personaje de Santos en la serie Los simuladores . En Gigantes de Valdés interpreta a un ejecutivo de una empresa constructora, que tiene que asegurar la posibilidad de convertir la costa de Puerto Pirámide en un centro de turismo vip que nada tiene que ver con su naturaleza, con su historia, con su gente. De alguna forma, vuelve al papel que le dio fama al simular en el film que es un periodista en busca de una nota.

A pesar de su misión, el forastero recapacita y se las ingenia para que su ética no sea violentada por los planes de sus jefes. Así, unido a un veterano marisquero, que conoce el mar como la palma de su mano, termina cambiando por completo de opinión y, codo a codo con los buenos vecinos, enfrentando a quien se cree dueño del destino de los que allí construyen su futuro y el de sus hijos.

Con cetáceos

"Para mí es como empezar de nuevo, porque ya no me acuerdo de la última vez que aparecí delante de una cámara de cine", dice D Elía refiriéndose a Héroes y demonios y Sólo un ángel . "Mi personaje es un tipo que enseguida se deja influenciar por estos pueblerinos y no deja de ser bastante torpe Me acuerdo que leí las primeras diez hojas del guión y ya había aceptado hacerlo: era una invitación a un viaje apasionante al mundo de las ballenas, que me daba pánico, pero que quería hacer. Que fuera protagónico o no, me preocupaba poco: me interesó porque los personajes, la historia y el elenco eran buenos, eran una aventura, algo que al cine argentino le viene faltando ¡Ojo que yo estoy mejor que las ballenas!", dice el actor, con una sonrisa.

"Hubo química con los actores y con la gente del lugar -agrega Tossenberger-. A veces, las condiciones de navegación no eran las más cómodas, pero siempre hubo la mejor actitud y voluntad. Quería a Casero para el papel del villano Morelo por el afecto que tiene hacia el lugar y creo que a partir de la experiencia de cada uno, todos se fueron conectando. Como el de Casero, el de Federico no era un papel para cualquiera, y el de este último requería cierto estado físico y mucha predisposición para meterse en el mar."

"Alex nos dirigía con mucha clama y seguridad, y eso nos ayudó a hacer mejor lo nuestro", interviene Georgina Barbarossa, que compone a la dueña del almacén local, enamorada en secreto del viejo lobo de mar. "Me apasionó el proyecto, el lugar, lo que cuenta, los valores, lo ecológico, por la épica, por la relación entre el yuppie y el viejo marisquero, y lo lindo de haber visto la película terminada y que no te decepcione."

"La experiencia del cine es increíble, más cuando participás de una historia muy bien escrita y mejor filmada", dice la muy bonita Isabel Macedo, que después de haberse iniciado en TV en tiras como Muñeca brava, Verano del 98, Son amores , de ser la mala de Floricienta y Alma pirata en tiempos en los que fue -en la vida real y por casi una década- la novia de Facundo Arana, ahora prueba suerte en la pantalla grande. "Me quedé con muchas ganas de hacer más cine", asegura. Y lo dice con mucho entusiasmo, cosa de que aparezca quien le preste atención a su deseo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?