Un argentino creó una red social de Internet en la región

Ya cuenta con 6 millones de usuarios
(0)
18 de enero de 2008  

Millones de personas conectadas. En lo que parece ser la era de la digitalización de las relaciones sociales, con ejemplos de redes online como MySpace, Hi5, Orkut o Facebook, también hay lugar para Sónico.com, una red fundada por un argentino.

¿Qué son las redes sociales online ? Sitios de Internet donde los usuarios pueden mostrar su perfil, subir sus fotos, contar cómo fue su día, chatear con sus amigos o incluso desconocidos hasta ese momento y, en definitiva, "estar a la vista". Rodrigo Teijeiro, 29 años, casado, un hijo, lanzó una red social para la región que ya cuenta con 6 millones de usuarios activos.

En la pared de su oficina no hay una máxima de Bill Gates, sino una de Charles Darwin: "No son los más fuertes ni los más inteligentes los que sobreviven, sino los que mejor se adaptan al cambio". Licenciado en administración de empresas, Teijeiro tuvo su primera epifanía hace 8 años, cuando la que entonces era su novia lo llamó por cobrar a los Estados Unidos, donde estudiaba. Al ver el exorbitante precio de la llamada se le ocurrió montar un sitio para la recarga online de tarjetas telefónicas.

Era el momento de la primera burbuja de Internet, que no tardó en estallar. "Las empresas conseguían financiamiento aun antes de demostrar que eran rentables, vendían puro humo", opina Teijeiro. Hoy, muchos analistas vaticinan un nuevo delirio con las puntocom. "Si llegamos hasta acá, sin financiamiento externo y reinvirtiendo todo lo que ganamos, es porque en Internet hay negocio", replica Teijeiro, que hoy emplea a 90 personas.

Sus ideas parecen muy simples: un sitio que avisa con mensajes al correo electrónico o al celular de los cumpleaños de los amigos (cumplealerta.com), postales gratuitas para celebrar acontecimientos (Tarjetasbubba.com, y Tupostal.com) y un sitio para subir fotografías (Flodeo.com). "Facturamos 8 millones de dólares al año y todo se reinvierte en nuevos desarrollos", explicó.

Sónico.com, el nuevo desarrollo, demandó una inversión de un millón de dólares. Para fin de año prevé alcanzar los 30 millones de usuarios. Según un informe de la consultora Tendencias Digitales, el 20% de los conectados a Internet usa una red social en la Argentina, cifra que en EE.UU. trepa al 80%, lo cual demuestra el potencial del negocio.

Teniendo en cuenta que MySpace tiene 110 millones de usuarios activos y Facebook, unos 60 millones, ¿por qué alguien elegiría la versión local de un éxito mundial, pudiendo elegir el original? "Las redes sociales no son todas iguales", explica Teijeiro. "Se diferencian por la política de privacidad y en la calidad de la información. En algunas se puede mentir el nombre, inventar un perfil y poner la foto de un supermodelo. Otros incluso se han convertido en un lugar de citas. Nosotros tenemos información real de la gente y los perfiles se moderan, no se puede colgar cualquier cosa".

¿Y dónde está el negocio? En los productos y servicios que se generan para la inmensa masa crítica que compone la Red y en los avisos publicitarios. Por ejemplo, subir fotos que se puedan compartir en Internet y luego imprimir, sobre lo cual Sónico.com cobra una comisión.

El 40% de los usuarios registrados tiene más de 25 años. Teijeiro obligó incluso a su familia a comunicarse a través de la Red, incluyendo a sus padres. Quizá por deformación familiar, (es hijo del economista Mario Teijeiro), el emprendedor admite que una de sus grandes obsesiones es cómo hacen los países para crecer. "Yo veo al país como una compañía y me da bronca que se pongan trabas a la producción de carne o de soja, en lugar de aprovechar las ventajas competitivas que tenemos en este momento", dice.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.