Suscriptor digital

Mujeres fuertes en la escena porteña

Varios personajes femeninos muestran la vitalidad, la rebelión y el poder del deseo en lo que antes era "el segundo sexo"
(0)
26 de enero de 2008  

Para LA NACION

Buenos Aires, 2008

La cartelera teatral suele deparar sorpresas. Por algunos motivos, no tan fáciles de dilucidar, personajes femeninos potentes, en algunos casos deslumbrantes, son los protagonistas del teatro que en la temporada de verano se ofrece en la ciudad.

Tres mujeres, que en distintas etapas de la vida han tenido al mismo hombre, y que por una circunstancia trágica comparten una larga conversación, se imponen con sus versiones diferentes sobre la misma persona en Secreto entre mujeres , la obra de Carlos Furnaro que, con muy buenas actuaciones de Norma Pons, Silvia Pérez y Sofía Gala Castiglione, se ofrece en Multiteatro.

Una de ellas ha compartido muchos años con un marido al que describe como un entrañable amigo; la otra, una abogada realista y medida, ha conocido otras facetas del mismo personaje y, por último, la más joven, casi una adolescente, espera un hijo de él.

¿Quién es el hombre ausente? Imposible saberlo, salvo a través de los fragmentos, de los recuerdos y de los retazos de existencia que estas mujeres cuentan en escena. Las tres lo han amado. Y tal vez por eso cada una de ellas posea para sí algo de lo verdadero que solo en los lazos del amor puede descubrirse del otro.

Los lazos del amor, en cambio, han estado ausentes para María (Julieta Díaz) y su madre (Leonor Manso) en Solas , un espectáculo de conmovedora belleza basado en la película homónima de Benito Zambrano. Ambas han sido maltratadas por hombres machistas. Pero la inefable ternura de un vecino, interpretado de manera admirable por Juan Manuel Tenuta, las ubica en una senda diferente.

No es casual que el personaje de la madre lo interprete Leonor Manso, una actriz capaz de crear un mundo valiéndose de un gesto mínimo. De no ser por ella, y por la sutil y equilibrada dirección de Alicia Zanca, el espectador no percibiría que dentro del sometimiento de esta madre abnegada, capaz de soportar los peores maltratos, hay una rebelión íntima, casi secreta, que crece lentamente, aun cuando ella siga en la misma cárcel que le impone su marido.

En otro registro interpretativo, Betiana Blum impone su talento en El hombre inesperado , la pieza de Yasmina Reza. Por esas casualidades del destino, el hombre que se sienta frente a ella en el tren es el escritor que ha admirado toda su vida, interpretado con solvencia por Luis Brandoni.

El espectáculo cabalga sobre el monólogo interior de cada uno. Como suele ocurrir, lo más probable es que la construcción que haya hecho de la personalidad de él se parezca muy poco a la realidad.

¿Qué tiene que ver un escritor con su obra? Mucho y nada. Mucho, porque se trata de la persona que la forjó y porque todo ha partido de su cabeza. Nada, porque los textos toman caminos propios.

Shakespeare nunca mató a nadie y ahí están sus impecables descripciones de los crímenes más abominables. La dama de El hombre inesperado tiene también reacciones inesperadas. Es un personaje femenino atractivo, dueña de cierta ternura e ingenuidad que estalla en el espacio escénico.

Por último, el espectáculo más experimental de los nombrados: Mujeres en el baño , de Mariela Asensio, la misma dramaturga y directora del premiado Hotel melancólico .

En el Espacio Callejón, y valiéndose de un grupo de jóvenes y buenas actrices, Asensio convierte el baño de damas en un espacio pleno de significados. A través de una puesta en escena dinámica, en la que no faltan bailes y canciones, el lugar más privado se transforma en el sitio en el que pueden desarrollarse los sueños, algunos más oscuros que otros, pero todos con la impronta y la vitalidad que les confiere el deseo.

¿Hacen falta más pruebas para demostrar que los personajes femeninos pisan fuerte en la temporada de verano? Y lo más importante. No lo hacen desde el lugar degradado del objeto ornamental.

Estas mujeres son mujeres en conflicto, fascinantes aún desde sus contradicciones y pequeñas miserias. Espiando sus vidas, y gracias a ellas, el espectador descubre voces familiares, entrañablemente cercanas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?