Escritores por los niños

"Las palabras pueden", es una iniciativa convocada por UNICEF que reúne a personalidades como Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Ema Wolf y Eduardo Galeano para abordar la problemática infantil
(0)
28 de febrero de 2008  • 17:05

Nombres como José Saramago, Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Eduardo Galeano y Ernesto Sábato, formarán parte de una voluminosa antología: "Las palabras pueden", sobre del tema del niño y sus derechos, publicada por iniciativa del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Nils Kastberg, director regional de UNICEF para América Latina y el Caribe, explica la convocatoria alrededor del tema de "la infancia indígena y afrodescendiente, que traen con ellos su historia, sus valores, sus cosmovisiones, sus leyendas, sus lenguas, sus músicas".

La compilación de 200 escritores y más de 800 páginas, instala desde el inicio el tema social como señala Kastberg: si bien disminuyó la mortalidad y la desnutrición, aún "millones de niños, indígenas y afrodescendientes permanecen excluidos del progreso".

"Las palabras pueden" tuvo una labor exhaustiva de edición a cargo de Guillermo Mirecki Quintero, Roque Delgado y Jerome Seregni; con una concepción original: cruzar distintos géneros literarios para reunir textos -muchos de ellos inéditos- de estilos y generaciones disímiles.

Seregni, creador del proyecto, explica que si en un principio la convocatoria parecía una locura, los autores respondieron con entusiasmo. El resultado es esta edición ilustrada realizada por UNICEF y el Programa Mundial de Alimentos (PMA). "Es un libro simbólico al reunir por primera vez, en la historia de la literatura, voces y culturas diferentes para una misma causa. Esperamos difundirlo en escuelas para que se conozcan y respeten las tradiciones y lenguas de nuestros antepasados, y los derechos humanos de las poblaciones excluidas", agrega.

El libro incluye textos tanto de best sellers (Isabel Allende, Paulo Coelho, Angeles Mastreta) como de autores jóvenes y de aquellos que en América latina se expresan en sus lenguas originarias: mapuche, guaraní, aymará, kechua.También la literatura afroantillana está presente en esta compilación con autores como el haitiano Anthony Phelps (autor de un libro inmenso: "Orquídea negra"); el costarricense Quince Duncan y entre otros, George Lamming de Barbados.

Entre la ficción literaria y la reflexión política, las voces de "Las palabras pueden", pueden martillar sobre el tema del desamparo. Así, el escritor uruguayo Jorge Majfud se refiere al eufemismo de "efectos colaterales" respecto a la mortalidad infantil. En tanto, el español José Manuel Caballero Bonald resume, con una imagen de infancia, "la perversión humana"; tenía 11 años cuando, en plena Guerra Civil vio a un niño rebuscando la basura para comer, y la imagen, dice, "ha perdurado hasta hoy".

La presencia de escritoras mujeres se hace notar en el libro. A la brasileña Ana Piñón, la mexicana Elena Poniatowska y Laura Restrepo de Colombia, por nombrar algunas, se agrega la española Rosa Montero, que inicia su texto de modo tajante: "Hay algo suicida en la manera en que los humanos estamos tratando a nuestros niños".

Resulta preponderante la literatura infantil y juvenil, muchas veces armando su ficción con rúbrica de moraleja. Desfilan así textos de la ecuatoriana Edna Iturralde, el cubano Juan Miguel Llanes; Carlos Rubio de Costa Rica y los argentinos Ema Wolf y Gustavo Roldán.

De los 23 escritores argentinos que incluye el texto, figuran Federico Andahazi, Leónidas Lamborghini, Laura Devetach, Elsa Bornemann, Marina Mariasch y Luis María Pescetti.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.