Polémica por los 6 meses de licencia para Eric Calcagno

Buenos Aires quedaría con dos senadores
Gustavo Ybarra
(0)
29 de febrero de 2008  

En una medida que genera suspicacias, el Senado aprobó anteayer un pedido de licencia por seis meses para el ex embajador en Francia y senador por la provincia de Buenos Aires, Eric Calcagno, que fue designado por la presidenta Cristina Kirchner para ocupar la Subsecretaría de la Pequeña y Mediana Empresa.

La licencia sería una más de las que suelen pedir legisladores para ocupar cargos en el Poder Ejecutivo, si no fuera por que Calcagno no tiene suplentes, y en las últimas horas, con la crisis desatada en el Ministerio de Economía, su nombre comenzó a sonar como posible reemplazante de Martín Lousteau.

Este escenario abre el interrogante sobre qué sucederá ante una eventual renuncia a la banca de Calcagno, ya que la provincia de Buenos Aires se quedaría sólo con dos representantes: el actual presidente provisional del cuerpo, José Pampuro, por la mayoría, y la peronista disidente, Hilda González de Duhalde, alias "Chiche", por la minoría.

La situación no hace más que alimentar algunas especulaciones que ya habían circulado el año pasado: la supuesta intención del kirchnerismo de vaciar la representación bonaerense en la Cámara alta para convocar a elecciones de senadores en ese distrito en algún momento del presente año.

De acuerdo con esa hipótesis evaluada por referentes de la oposición y del oficialismo crítico, la movida pergeñada por la Casa Rosada estaría destinada a demostrar que el kirchnerismo puede ganar la provincia más importante de la Argentina sin el importante arrastre de votos que le tributó Daniel Scioli como candidato a gobernador en octubre último, y que fue clave para que Cristina Kirchner evitara el ballottage y ganara la presidencia de la Nación en primera vuelta.

La ausencia de suplentes para los senadores por la mayoría de Buenos Aires fue provocada por el propio oficialismo.

Sucede que Calcagno llegó al Senado nacional luego de que Cristina Kirchner renunció a su banca para ocupar la presidencia, y de que hizo lo mismo la primera suplente de la lista del Frente para la Victoria, Graciela Ocaña, para desempeñarse en el Ministerio de Salud.

Como si esto fuera poco, Calcagno sólo ocupó el escaño de senador por espacio de diez días, ya que en la primera sesión tras haber jurado el cargo, el 10 de diciembre último, el cuerpo le aprobó una licencia que vence hoy.

Esa dispensa se extenderá ahora por otros seis meses tras la votación registrada anteayer en la Cámara alta.

Quejas en el recinto

Esa situación irregular fue destacada en pleno recinto hace dos semanas, por Hilda González de Duhalde. "Nuestra provincia queda en una situación particular. Si son seis meses y se va a integrar [al cuerpo], uno puede tener tolerancia [con el pedido de Calcagno], pero la provincia queda con dos senadores y sin suplente", advirtió.

Las quejas volvieron a escucharse en la última sesión, a tal punto que los senadores de la Coalición Cívica, María Eugenia Estenssoro y Samuel Cabanchik votaron en contra de otorgar la licencia.

"No lo apoyamos porque creemos que la Constitución establece que cada distrito tenga tres senadores y dejar a una provincia con una representación menor no es lógico", argumentó Estenssoro.

El de Eric Calcagno no es el primer caso de este tipo. Graciela Ocaña mantuvo vacío su escaño de diputada nacional cuando fue designada durante la presidencia de Néstor Kirchner interventora en el PAMI, primero, y presidenta del organismo, después.

En el Senado, otro tanto ocurrió con Alicia Kirchner, elegida por la provincia de Santa Cruz en 2005 y que, a mediados de 2006, pidió licencia para retornar al Ministerio de Desarrollo Social, hasta su renuncia definitiva, en diciembre del año pasado.

Ante la curiosa circunstancia que originó la licencia otorgada a Calcagno, el jefe del bloque radical, Ernesto Sanz, le pidió al oficialismo que evaluara cuidadosamente la situación porque "si el cargo va a ser ocupado hasta el término del mandato del Poder Ejecutivo, no sería conveniente dejar a una provincia con su representación menguada".

Por el momento, en el radicalismo no creen en la hipótesis de la elección anticipada de senadores en la provincia de Buenos Aires, aunque en diálogo con LA NACION, Sanz se preguntó "para qué trajeron desde Francia" a Calcagno como senador nacional si iba a terminar asumiendo un cargo en el Poder Ejecutivo. Un misterio que sólo el kirchnerismo y el tiempo develarán.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.