Obras para el ramal más conflictivo

Se llamó a licitación para electrificar 100 kilómetros de vías; los coches tendrán aire acondicionado
Franco Varise
(0)
12 de marzo de 2008  

Ayer, a las 7, Elena Lugo estaba parada en la estación de Ezeiza del ferrocarril Roca. Quería llegar sin contratiempos a su trabajo. Pero por más que lo intentó, el tren apareció a las 8.20 y no pudo cumplir con su horario. "Salgo cada vez más temprano para llegar a tiempo y siempre llego tarde a Constitución. No doy más, es un desastre." Esto es lo que sufren prácticamente a diario miles de usuarios del ferrocarril Roca, el más conflictivo de los ramales interurbanos.

Apenas unas horas más tarde, en la Casa de Gobierno, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció un plan de obras en esa línea que demandarán, al menos, cuatro años, con una inversión de unos 1392 millones de pesos. En rigor, es la tercera vez que se anuncia el proyecto.

"Es un gesto de justicia hacia un sector del sur del conurbano, que siempre estuvo muy abandonado en el sistema ferroviario", expresó la Presidenta al detallar un plan que incluirá la electrificación de las vías (se agregarán 100 kilómetros a los 55 que ya existen) y la elevación de los andenes para que puedan acceder los pasajeros con capacidades diferentes. Después, en una segunda etapa, vendrán la incorporación de 200 nuevos coches eléctricos con aire acondicionado, la renovación del sistema de señalamiento, la eliminación de los pasos a nivel y un taller ferroviario en la ciudad de Tolosa.

"Es un salto a la modernidad", agregó la Presidenta en el acto de llamado a licitación, acompañada por el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido. De concretarse, la iniciativa, mejorará "la calidad de vida" de los vecinos de los distritos del sur del conurbano, aseguró.

Durante el acto, Cristina de Kirchner admitió que la línea Roca "es la más deteriorada de todos los servicios ferroviarios" y que esta obra -de todas las que le tocó anunciar- "tiene un sabor particular", porque recordó que, cuando era chica, viajaba de La Plata a la Capital en ese tren.

El anuncio de ayer llegó luego de los cuestionamientos por el millonario proyecto del tren bala a Rosario, que costará unos 1500 millones de dólares. Ayer, Kirchner defendió la construcción del tren de alta velocidad al señalar que apunta a "un desarrollo de una infraestructura ferroviaria moderna" y, subrayó, que "existe la decisión de una política ferroviaria" en el país.

La línea Roca comprende 198 kilómetros de vías, 70 estaciones y 146 pasos a nivel, y cumple con 907 servicios diarios en sus distintos ramales.

El año pasado las demoras y el servicio calamitoso de este ferrocarril desencadenaron la furia de los pasajeros, que provocaron serios daños en la estación Constitución. El Gobierno anunció pocos días después de ese episodio que le retiraba la concesión al empresario Sergio Taselli y que un consorcio de varias empresas, denominado Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia (Ugofe), se haría cargo de hacer correr los trenes. El Estado asumió, así, el costo de las obras y la carga laboral del ferrocarril.

Que el servicio de trenes funciona mal no es una novedad. Pero sí lo es que de las cinco denuncias judiciales que presentó el defensor del pueblo por este tema una sola (la que demostró el mal estado del ramal Retiro-Pilar) obtuvo un fallo favorable de la Corte Suprema. Pese a la orden judicial, las mejoras no se hicieron y la Corte ordenó, el 14 del mes pasado, a la Secretaría de Transporte pagar $ 500 por día de multa.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.